11 de julio de 2019
11.07.2019
Informe Visión 2019

Málaga necesita ofertar 50.000 metros cuadrados más para oficinas

La ciudad ha de doblar su superficie actual de hoteles de cinco estrellas

11.07.2019 | 11:58
José Félix Pérez, director para Andalucía de Savills Aguirre Newman.

Málaga capital necesita ofertar en torno a 50.000 metros cuadrados de oficinas en los próximos años para absorber la demanda de empresas que quieren instalarse en la ciudad, lo que supone entre un 10% y un 15% de la superficie actual dedicada a esta actividad (entre 500.000 y 600.000 metros cuadrados), según ha explicado hoy José Félix Pérez Peña, director para Andalucía de Savills Aguirre Newman en la presentación del informe Visión 2019 Mercado Inmobiliario de Málaga.

Este consultor ha señalado que en el periodo 2016-2018 se ha producido una importante reducción de la disponibilidad en este mercado, lo que ha provocado un incremento de las rentas. Los precios más elevados se registran en el Centro Histórico y su zona de influencia, con rentas superiores a 18 euros por metro cuadrado al mes. Sin embargo, la renta media de esta parte 'prime' de la urbe se mantiene en posición inferior en comparación con otras plazas europeas muy consolidadas en el mercado de oficinas. De hecho, Málaga representa una excelente alternativa para el desarrollo de nuevos proyectos en este mercado debido tanto al futuro recorrido de las rentas como a la demanda insatisfecha insistente.

Savills Aguirre Newman también destaca que la demanda de espacio de nuevas empresas, las múltiples reubicaciones y ampliaciones por crecimiento, junto con la escasa oferta, hacen imprescindible el desarrollo de nuevas iniciativas de oficinas para cubrir las actuales necesidades de los usuarios (calidades, espacio flexible, servicios, certificados de sostenibilidad, diseño y ubicación). Además, el concepto de 'oficinas junto al mar' supone un gran potencial para la capital en el segmento. Sumado a las características actuales de las nuevas oficinas, el concepto workplace, la oficina flexible y los coworking son una tendencia que cada vez tiene más presencia y que empieza a despertar gran interés en la ciudad.

Los repuntes en renta, la demanda creciente, así como la reciente operación en rentabilidad de un edificio exclusivo que era intermediada por la consultora y otros procesos de venta actualmente en mercado, "suponen un hito en la ciudad y hacen avanzar el futuro, en el que el interés de fondos e inversores patrimoniales puede llevar a nuevas transacciones y a alianzas para el desarrollo de nuevos espacios que amplíen, mejoren y profesionalicen el parque de oficinas".

Pérez Peña ha señalado que hay mucha demanda de empresas que quieren modificar su ubicación actual, crecer o instalarse en Málaga, compañías de fuera de la urbe que quieren venir y no pueden. "Málaga tiene una necesidad brutal de crecimiento" en este mercado, ha dicho, para recordar que el PGOU nunca previó el desarrollo de suelo para oficinas, por el que el hotelero paga más. Proyectos interesantes en este sentido son los del Muelle 4, Martiricos o Repsol, "la demanda los va a acoger con muchas ganas", porque los edificios de oficinas están ahora ocupados en más del 90%, incluso en el PTA.

Estas compañías, sobre todo, quieren estar en el centro, sus trabajadores desean vivir cerca de donde trabajan, comer al lado e ir en patinete a la oficina, explica el consultor, quien ha señalado que también, en distintas zonas de la ciudad, hay promotores o propietarios que han reconvertido edificios residenciales, locales comerciales o naves en espacios de oficinas, algunas de ellas situadas en zonas secundarias de la urbe. En cuanto a los edificios exclusivos, las rentabilidades para construirlos deben estar de media en 15 o 16 euros por metro cuadrado, si no no se plantean levantar un inmueble.

Hoteles


En cuanto al mercado hotelero, hay doce proyectos en marcha en la capital que suponen 2.000 nuevas camas. Crecen las pernoctaciones, la rentabilidad y se busca un turismo de mayor poder adquisitivo, por lo que le falta a la ciudad son hoteles de cinco estrellas, que suponen ahora el 2,7%, y deben duplicarse, llegando al 5%. Hay proyectos como los del hotel del Puerto o la Equitativa que sí vienen a paliar esa demanda, pero son necesarios más.

Al aumentar la oferta, sube la competencia. La consultora prevé una estabilización de los precios de las habitaciones a largo o medio plazo. La inversión en 2018 no dejó de crecer, así como el interés en la capital de los operadores más relevantes, nacionales e internacionales. La Alameda Principal y el Soho están en el foco de la inversión hotelera.

Los apartamentos hoteleros, por cierto, se ven beneficiados de que haya falta de camas en la capital, aunque en algún momento, ha dicho, se regulará más el mercado y estas viviendas tenderán a concentrarse más en edificios concretos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook