11 de julio de 2019
11.07.2019
Crisis humanitaria en Venezuela

"La palabra emigrar en los venezolanos no existía, íbamos de vacaciones"

Entrevista al presidente de la Asociación de Venezolanos en el Mundo (AVEM), Javier Durán

11.07.2019 | 00:14
Javier Durán, presidente de AVEM.

Comienza la recogida de medicinas para Venezuela

  • La Asociación de Venezolanos en el Mundo (AVEM) ha puesto en marcha, junto al Ayuntamiento de Málaga, una campaña para recoger medicamentos para la población venezolana, que desde 2014 está sumida en una grave crisis política, económica y humanitaria. Según el presidente de AVEM, Javier Durán, se realizarán envíos en paquetes de entre 20 y 50 kilos para evitar que sean secuestrados por el Gobierno de Nicolás Maduro y serán recogidos en 15 puntos certificados en Venezuela, principalmente, en comedores infantiles, colegios, iglesias y organizaciones de Cáritas. La meta que la asociación se propone es llegar a recoger una toneladas de medicinas, con especial preferencia por la medicación para niños, como el Dalsy, y otras tomas para la diabetes, los parásitos...así como los tratamientos para el cáncer, muy escasa en el país caribeño. En la provincia de Málaga, hay hay varios puntos validados para la recolección, entre ellos varias iglesias y restaurantes como Mucha Pasta ,en Torremolinos, Taberna Pampatar, en Fuengirola y Málaga en tu sitio de cambio, en la capital. La campaña estará abierta hasta el domingo 21, día en el que además se celebrará la fiesta del Arepazo para recaudar los fondos necesarios para los gastos de envío de los paquetes. Será en el Centro Ciudadano de Parque Mediterráneo.

En octubre de 2017, recién llegado a España junto a su familia, Javier decidió fundar esta entidad, que hoy ayuda a personas en su misma situación, en la que trabajan seis personas y que cuenta con más de 300 colaboradores.

Javier Durán es el presidente de la Asociación de Venezolanos en el Mundo (AVEM). En 2017 llegó a Málaga junto a su familia, según cuenta, huyendo de Venezuela. En España buscó el mar, que le recordaba a su hogar, y empezó a construir una nueva vida con una furgoneta «muy pequeña y muy antigua» para hacer mudanzas.

A día de hoy es autónomo, trabaja aún haciendo mudanzas y portes, pero ahora con un furgón más grande, pero no quita los ojos de la tierra que lo vio nacer. A través de AVEM ayuda tanto a venezolanos que han cruzado el charco hasta Málaga como a aquellos que se han quedado en tierra.

Ahora el objetivo de la asociación es enviar medicamentos a Venezuela para luchar contra la carestía.

No es la primera vez que se hace una recogida de medicamentos para Venezuela desde España, ¿esto va para largo?
La necesidad va para largo. No podríamos ni con diez mil toneladas de medicinas cubrir la necesidad que hay en el pueblo. Es solamente un granito de arena lo que estamos colocando allí. La necesidad de medicinas en Venezuela es muy grande, es un quiebre estructural.

¿Qué les diría a quienes piensan que lo que pasa en Venezuela no es para tanto, o que los medios lo exageran?
Yo les invitaría simplemente a que vayan a Venezuela y se queden tres noches en el centro de Caracas, o una noche, o una hora. La respuesta la van a tener al momento. Tú viajas hoy a Venezuela y te paras en Caracas, en una plaza, y a los diez minutos ya no tienes ropa, ya no tienes nada, porque te robaron, te atracaron, te secuestraron... Si a esa persona la hieren, va al hospital y se muere porque no hay medicinas, no hay luz, si la van a operar se murió y si la van a enterrar, no hay donde enterrarlo.

Venezuela no era un país de emigrantes, era un país de inmigrantes. La palabra «emigrar» en los venezolanos no existía, íbamos de vacaciones a muchos países. Venían a nuestro país de otras nacionalidades, de otras latitudes, a disfrutar de la bondad de Venezuela.

Cuando se intenta buscar un culpable, la comunidad internacional culpa a Maduro y Maduro a la comunidad internacional ¿De quién es la culpa?
Venezuela está sentada sobre una montaña de petróleo, de coltán, de diamantes... ¿Qué pasa? El mal manejo de los recursos. Es como si tú tuvieras una casa llena de oro y al día siguiente estás pidiendo prestado a todo el mundo. La opresión, el sistema totalitario, desigual, donde no se respetan los valores humanos, los derechos civiles, el derecho a la vida... Es una mezcla de las peores tendencias ideológicas concentradas en Venezuela.

Que [Maduro] busque culpables fuera, los peores dictadores del mundo siempre han echado la culpa al de afuera, nunca se han revisado dentro y ver qué han hecho ellos para dañar un país.

¿Ha cambiado algo entre los venezolanos que llegaron a Málaga cuando se creó la asociación y los que llegan ahora?
Las últimas personas que están saliendo vienen con muchísimas necesidades, con problemas de salud, y en algunos casos, muy desesperanzados. Hasta hace dos o tres años, llegaban con algunos recursos para poder durar unos seis meses, tal vez un año, con sus ahorros. Ahora directamente tienen que ir a Málaga Acoge, a Cruz Roja... porque llegan solo con el boleto aéreo, el del autobús y un café. Estas personas que vienen llegando últimamente son personas que vienen ya con el alma rota y los pies descalzos.

¿Cómo tiene que transformarse Venezuela para decidir dar pasos para atrás y volver?
Tengo mucha fe en que Venezuela se reconstruya cuando nos demos cuenta de que todo debe pasar por un proceso de ley. El primer foco que hay que atacar, para mí, es la corrupción. Corrupción cero, porque mientras eso no pare, Venezuela no avanza.

Llegaron a Málaga en 2017 y ese año se creó AVEM.
Tenía un par de ideas rondando en la cabeza y sobre todo, por mucha necesidad. El que llega no sabe dónde está, no sabe por dónde empezar, cómo legalizarse, cómo obtener su permiso de trabajo, cómo homologar su carné de conducir... Ahí es donde entramos nosotros como grupo organizado, articulado.
 
¿Colaboran con otras asociaciones en otras partes de España? 
Pertenecemos a la Federación de Asociaciones Venezolanas en España (FAVE), que apenas está naciendo. A su vez, pertenecemos a la Federación de Asociaciones Venezolanas en Europa, ahí estamos más integrados como asociación a nivel europeo pero con mucho trabajo por delante. Es muy importante mantenerlo y empoderarnos de eso.
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp