Triste hallazgo este viernes en aguas de Marbella, donde en torno a las once de la mañana Salvamento Marítimo daba aviso de la aparición del cadáver de una ballena azul a la altura de Puerto Banús. La embarcación Vega empleaba su casco para dirigir el cuerpo del cetáceo al puerto de la Bajadilla, donde Protección Civil y agentes del cuerpo de bomberos de Marbella se encargaban de recuperar el cuerpo del animal.

La operación concluía sobre la una de la tarde, y en ella también intervinieron miembros del Aula del Mar, que estudiaron el cuerpo de la ballena (de entre 7 y 8 metros de largo y unas 8 toneladas), para determinar las causas de la muerte. Finalmente, una empresa especializada en el transporte de este tipo de residuo orgánico se hacía cargo del cuerpo.