23 de julio de 2019
23.07.2019
La Opinión de Málaga
Viviendas turísticas

El Ayuntamiento de Málaga trabaja en la limitación de las viviendas turísticas por zonas

Los distritos Centro, Este y Carretera Cádiz son los más masificados por este tipo de alojamientos

23.07.2019 | 13:35
Turistas en el centro.

En la capital hay cerca de 5.000 alojamientos registrados, y se estiman más de 9.700 ilegales que operan a través de plataformas de internet

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga está trabajando desde hace unos meses en una zonificación de la ciudad que permita delimitar la ubicación de viviendas turísticas, un tipo de alojamiento vacacional que en la capital roza las 5.000 localizaciones y que proliferan en tres distritos: Centro, Este y Carretera Cádiz.

Según el concejal de Urbanismo, Rául López, "la zonificación lo que pretende es marcar dónde puede haber más o menos viviendas turísticas en función del resto de usos que tengan las parcelas", es decir, se realizará un mapeo de la ciudad que establecerá límites al establecimiento de estos alojamientos según las características de la zona: residenciales, industriales, comerciales...

Una vez acometida la zonificación, el Consistorio se plantea la elaboración de una ordenanza municipal para la regulación definitiva de las viviendas turísticas. "Hasta el momento hemos hecho todo lo que podíamos hacer. Existe una dispersión normativa muy amplia que hace todavía más complicado la intervención por parte de los ayuntamientos", ha explicado la portavoz del equipo de Gobierno, Elisa Pérez de Siles.

Con esta nueva ordenanza se plantea supeditar el permiso para constituir una vivienda turística a dos aspectos claves: la zona en la que se ubique y a la intensidad de uso de estos hospedajes de cada área de la ciudad. Por otro lado, el Ayuntamiento pretende añadir como nuevo requisito para la inscripción de la vivienda en el Registro de Turismo de Andalucía (RTA), el consenso de la comunidad de propiterarios a la que pertenezca.

Así, el equipo de Gobierno persigue erradicar la saturación del entorno, un problema especialmente reprochado por los residentes del Centro Histórico.

Moción para una regulación estatal


La portavoz del grupo popular, Elisa Pérez de Siles, ha anunciado la propuesta de una moción en el próximo pleno municipal para pedir una regulación estatal en materia de viviendas turísticas. La iniciativa recoge también una petición de acuerdo entre gobierno central y autonómico que para aprobar la consideracion de la explotación de viviendas turísticas como una actividad económica para dotar a las comunidades autónomas de "un servicio de inspección suficiente" para evitar los alojamientos ilegales.

"La vivienda turística es un sector que viene a complementar la vivienda turística en la ciudad. No pretendemos demonizar, sino que solicitamos su regulación y su ordenación", ha declarado Pérez de Siles, que ha detallado que el Ayuntamiento ya tiene en marcha varias medidas para el control de estos alojamientos como la imposición de la tasa de basura o la creación de una estadística local y pública con las diferentes ubicaciones, así como la actualización mensual del listado de viviendas turísticas que se adhieren al registro andaluz.

Discrepancia vecinal

La Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga se refiere al asunto de las viviendas turísticas como «un drama social» y reprocha al Ayuntamiento que no se cuente con la opinión de los residentes.

«A pesar de que lo hemos pedido, hemos estado en el Ayuntamiento y hemos estado hasta en el Ministerio,y no nos han llamado para nada. Eso es un clásico», afirma el vicepresidente de la asociación vecinal, Alejandro Villén, quien asegura que llevan dos años luchando contra este problema.

«Empezar ahora a estudiar algo, después de dos años, y con los precios del alquiler y lo que estamos pasando de ruido y de molestias, y como están dejando el centro...es indignante», asegura Alejandro Villén.

El vicepresidente de la asociación de vecinos sostiene que el problema es de base y que radica en la existencia de viviendas de uso turístico ilegales que no aparecen en los registros oficiales y que no se tienen en cuenta, una situación que está obligando a muchos residentes a abandonar su domicilio en el Centro y que, en paralelo, supone un obstáculo para optar a un alquiler en esta zona de la ciudad.

«No tengo vecinos, mis amigos no tienen dónde vivir y he llegado a soportar despedidas de soltero pared con pared», denuncia Alejandro Villén.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook