31 de julio de 2019
31.07.2019
Ayuntamiento

Málaga cierra 2018 con el mejor ratio de solvencia desde 1995

La Cuenta General arroja un año más un saldo favorable, que asciende a más de 64 millones de euros

31.07.2019 | 17:35
El Ayuntamiento de Málaga, en una imagen de archivo.

El Ayuntamiento de Málaga ha aprobado la Cuenta General correspondiente al año 2018 en la Comisión Especial de Cuentas celebrada esta mañana, que se ha cerrado con la mejor ratio de solvencia y la más baja de endeudamiento desde 1995.

De hecho, la mayoría de los indicadores financieros calculados por la Intervención General mejoran respecto al año pasado, e incluso algunos obtienen los mejores resultados de los últimos 24 años.

El primero de ellos, el de solvencia, relaciona el activo total con la deuda, y se sitúa en el 437% lo que quiere decir que el activo - patrimonio con el que cuenta el Ayuntamiento - es 4,3 veces superior a la deuda contraída.

Aparte de ésta, también presentan los mejores datos de toda la serie histórica con la que trabaja el Ayuntamiento desde el año 1995 los indicadores de deuda a largo plazo, que se encuentra en el nivel más bajo de las últimas dos décadas; y de consistencia, que confirma que las inversiones municipales se están financiando en menor proporción con deuda a largo plazo y más con fondos propios.

Además, la ratio de tesorería se sitúa en el 109,3% en el ejercicio de 2018, una situación de equilibrio para dicha ratio que significa que con la tesorería de que dispone el Consistorio se pueden pagar todas las deudas a corto plazo y aún se dispondría de tesorería. También son favorables la de liquidez con un 215% y que muestra el buen estado de la tesorería municipal, ya que supera en 1 punto la situación de equilibrio; y la de endeudamiento que es la más baja desde 1995.

Estos indicadores ponen de manifiesto la salud y solidez financiera del Ayuntamiento, gracias a una gestión económica municipal basada en el realismo, la prudencia y el control del gasto.

La Cuenta General de 2018 está integrada por toda la documentación preparada por la Intervención General del Ayuntamiento en relación a la actividad económica durante el pasado año del Consistorio, sus organismos (de forma directa), así como de las empresas (a través de informes de auditoría de las cuentas y balances de las sociedades municipales de capital íntegramente municipal y aquellas en las que el Ayuntamiento tenga una participación mayoritaria), las Fundaciones Palacio de Villalón y Revello de Toro, y el Consorcio de la Orquesta Ciudad de Málaga.

Incluye, además, los datos de la Liquidación Presupuestaria de 2018, ya aprobada, pero a diferencia de ésta, pone de relieve todas las operaciones (tanto ingresos como gastos) que figuran en la contabilidad municipal a lo largo de un año, con independencia de que tengan un reflejo en el presupuesto de ese mismo ejercicio o procedan de obligaciones o derechos contraídos en años anteriores. La Cuenta General también recoge los costes de los servicios que presta el Ayuntamiento y sus entes.

64 millones de euros de saldo favorable

La cuenta de resultados en términos consolidados de todas las áreas, organismos, empresas municipales, las dos fundaciones y el consorcio, ha vuelto a arrojar un saldo favorable de más de 64 millones de euros y el balance de situación, el activo y el pasivo consolidado del sector público del Ayuntamiento ascienden a 3.260,68 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,88% respecto a 2017.

En cuanto a los principales resultados obtenidos: por un lado, los ingresos consolidados han sido de 796,31 millones, lo que se traduce en un crecimiento en torno al 3% motivado, principalmente, por el incremento de las transferencias recibidas de otras administraciones públicas, destacando el aumento de las procedentes de la Unión Europea gracias a la sobreejecución en fondos europeos; y manteniéndose los ingresos tributarios en similares términos a 2017, con incremento tan solo en IBI e ICIO como reflejo de la reactivación económica de la ciudad.

Por otro lado, los gastos consolidados han alcanzado los 732,18 millones de euros. En este apartado, cabe señalar dos aspectos: el crecimiento del apartado en personal del 2,35% resultado de las subidas salariales establecidas por ley y por el aumento de efectivos; así como el aumento del 3,18% en las transferencias de gastos corrientes que se destinan principalmente a colectivos desfavorecidos, fundamentalmente por el incremento de las ayudas municipales al alquiler de vivienda y a la implantación de ascensores.

Las inversiones municipales adjudicadas por el Ayuntamiento en 2018 han ascendido a casi 85 millones, incluyendo parte de las inversiones financieramente sostenibles promovidas a final de año.

La cuenta incluye también los datos de la liquidación presupuestaria que arrojaba un remanente positivo de tesorería consolidado de 121 millones de euros.

Proveedores

En lo relativo al volumen de tesorería consolidada, ha aumentado un 1,73% con una alta capacidad de pago. De hecho, según los datos aportados por el Ministerio de Hacienda y recogidos en el Informe de la Intervención General, el Consistorio ha mantenido durante el ejercicio pasado su plazo medio de pago a proveedores por debajo de lo que establece la Ley, concretamente en diciembre del año 2018 se han pagado las facturas en 15,5 días y el periodo medio de pago anual se ha situado en los 23 días, lo que suponen 3 días menos que en 2017.

A 31 de diciembre de 2018 se habían hecho efectivas obligaciones de pago a proveedores por valor de 198 millones de euros de un total reconocido de 214 millones, lo que equivale a un 92,1%. En los primeros meses de 2019 se han completado los pagos restantes.

Reducción de la deuda
El balance de situación que recoge la Cuenta General refleja una disminución de la deuda a largo plazo en unos 80 millones de euros (incluye tanto la bancaria como otros conceptos).

Además, el Ayuntamiento de Málaga realizó en 2018 pagos a las entidades financieras por valor de 72 millones de euros, según información facilitada al Banco de España; dentro de este importe destaca la capacidad del Ayuntamiento de hacer amortizaciones anticipadas, que el año pasado ascendieron a más de 46 millones de euros.

El índice de endeudamiento, en base a esos mismos datos, ha descendido a 31 de diciembre de 2018 al 67,67%, muy por debajo del límite legal del 110%; y es del 54,83% si se excluye la deuda derivada de las hipotecas por la construcción de viviendas protegidas.

Por último, hay que reseñar que como se anunció, el Ayuntamiento salió, el 31 de diciembre de 2018, de su plan de ajuste, dos años antes de lo previsto gracias a su gestión económica responsable

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook