03 de agosto de 2019
03.08.2019
La Opinión de Málaga
El Palo

Cuatro detenidos por falsear las matrículas de sus barcas en los varaderos de El Palo y La Araña

La operación Amaya, desarrollada por la Policía Local con la colaboración de la Capitanía Marítima y la Policía Nacional, permite detectar irregularidades graves en varias embarcaciones y constatar el mal estado o el total abandono de otros muchos botes

03.08.2019 | 05:00
Una de las zonas de varada repleta de barcas

Cada matrícula es única e intransferible

  • «El indicativo de matrícula es el conjunto alfanumérico que individualiza a cada buque o embarcación de las demás, siendo, por tanto, único». Así define el Ministerio de Fomento la identificación que deben llevar todas las embarcaciones a partir de los 2,5 metros de eslora. Cada matrícula llevará un número inicial que indica la actividad del barco, seguido de las letras de la provincia marítima, otro número para el distrito marítimo, otro para el folio en el que consta y, finalmente, el año de matriculación. Cada campo irá separado por un guion. La matrícula tendrá que ir pintada o fijada en ambas amuras de todas embarcaciones de recreo (lista 7ª) a la máxima altura posible de la línea de flotación, debiendo ser su tamaño proporcional a las dimensiones del bote para que pueda ser fácilmente identificado en la mar. En este sentido, destaca que las matrículas deberán ser de color blanco sobre cascos oscuros y negro si estos son claros.

La línea que diferencia un varadero de un vertedero náutico puede ser tan difusa como el horizonte que separa el cielo y el mar una mañana de agosto. Si a lo lejos el grupo de barcas forma una de las estampas más marineras de la ciudad, en las distancias cortas la arena también es el cementerio de una flota y unos aparejos que nunca volverán a la bahía. Sobre el papel, el caos y alguna falsedad documental. La operación Amaya, denominada así para homenajear a la intérprete y a la canción que representaron a España en la edición de Eurovisión de 1982, ha sido desarrollada por la Jefatura de la Policía Local del Distrito Este en estrecha colaboración de la Capitanía de Málaga y la Comisaría de la Policía Nacional de El Palo para sacudir las alfombras de los seis varaderos localizados en Pedregalejo, calle Quitapenas, plaza del Padre Ciganda, calle Banda del Mar, playa del Dedo y La Araña con un resultado revelador. El informe, cuyo objetivo es verificar la documentación y el estado de los botes, ha contabilizado 114 embarcaciones matriculadas de las que casi la mitad no se ha identificado a los propietarios; 78 que deberían estar matriculadas y no lo están; otros 25 artefactos flotantes como hidropedales, tablas o veleros de los que muchos no tienen dueño conocido; 24 embarcaciones y objetos en estado de abandono y 33 tornos sin demasiado uso. El Ayuntamiento ya ha retirado algunas embarcaciones abandonadas y otras o con el permiso de sus propietarios. Y tirando del hilo, la Policía Local ha detectado graves irregularidades que hasta el momento han provocado que la Policía Nacional haya detenido a cuatro personas por falsear o duplicar las matrículas de las embarcaciones que tenían en estos puntos del litoral este. Según ha podido saber este diario, una quinta persona vinculada con la pesca ilegal está siendo investigada por motivos similares.

Pesquisas

Una de las investigaciones se inició una tarde de finales de marzo en el varadero de La Araña. Los agentes detectaron durante la inspección que dos pequeñas embarcaciones que estaban unidas por la misma cadena de un rulo de arrastre lucían la misma matrícula. Tras ordenar el almacenamiento de las embarcaciones y realizar la correspondiente consulta a la Dirección General de la Marina Mercante, esta constató que ese indicativo correspondía a una barca propiedad de un vecino de El Palo. Poco después, este hombre se presentó en la Jefatura para reclamarlas y reconoció que a una de ellas le había puesto el mismo conjunto alfanumérico de la original porque esta era ya muy antigua. Con todo el informe del caso trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional de El Palo, estos constataron la irregularidad y detuvieron al propietario por un presunto delito de falsedad documental.

También el 27 de marzo, los policías locales comprobaron que entre las barcas del varadero de la calle Quitapenas había una cuyo nombre y matrícula coincidía con otra que habían visto días antes en la zona de varada de la plaza Padre Ciganda, por lo que ambas fueron trasladadas a dependencias municipales. A principios de abril se presentó en sede policial el que decía ser el dueño de la embarcación retirada en Quitapenas. El hombre presentó un contrato de compra de la misma y declaró que desconocía quién podía ser el propietario de la otra barca. Días después, tras presentar documentación de la Capitanía de Algeciras que avalaba su propiedad, fue a recoger su embarcación y aseguró que la otra embarcación también era suya y que quería vendérsela al propietario de un chiringuito para que la usara como espetero. Finalmente, la Policía Nacional también le comunicó su detención por un presunto delito de falsificación documental.

Más complicada fue la investigación iniciada a raíz de dos embarcaciones con matrículas sospechosamente parecidas. Una de ellas estaba en La Araña y la reclamó un hombre que presentó documentación de la misma y aseguró que un familiar fallecido se la había dejado. Sin embargo, los policías locales siguieron trabajando tras comprobar que una barca del varadero de Quitapenas lucía una matrícula muy similar. Ante la sospecha de que una, otra o ambas fueran falsas, llegó el turno de la Capitanía, desde donde informaron que ninguna se ajustaba a los estándares. Durante la investigación, que incluyó gestiones con propietarios de matrículas similares en Lloret de Mar (Girona) y Fuengirola, los agentes comprobaron que ambas barcas amanecieron en días consecutivos sin matrículas. La placa de madera de la de La Araña fue retirada y la de la barca de Quitapenas, borrada con pintura blanca. Días después, esta última mostraba una nueva identificación que Capitanía no vinculaba ni con el supuesto propietario. Finalmente, con toda esta información, el primero fue finalmente detenido por la Policía Nacional, al igual que el propietario de la barca que lucía una nueva matrícula, que también fue localizado.


Un total de trece embarcaciones sin regularizar han sido retiradas estos días de las zonas de varada de las playas de El Palo y El Dedo, en una actuación conjunta de las áreas municipales de Playas y de Seguridad, en la que también se ha retirado abundante material sin uso con un peso total de más de 10 toneladas. En concreto, se ha actuado en las zonas de varada comprendidas desde la calle Quitapenas, pasando por Banda del Mar, hasta llegar a la Playa del Dedo. Esta actuación se enmarca dentro de la aplicación de la Ordenanza para uso y disfrute de las playas de Málaga que regula las zonas de varada, estableciendo que las embarcaciones deben de estar debidamente listadas, lo que supone deben tener sus matrículas inscritas en el registro marítimo correspondiente.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook