12 de agosto de 2019
12.08.2019
Tráfico

Las carreteras de Málaga suman ya 16 fallecidos tras un mes de julio negro

Siete personas, casi la mitad de las víctimas mortales registradas desde enero, murieron el mes pasado en las vías interurbanas de la provincia, un repunte del 133,3% respecto al mismo periodo del año pasado

12.08.2019 | 05:00
Una imagen de la MA-20 con retenciones.

Pere Navarro defiende la presencia de los falsos radares

  • El director general de Tráfico, Pere Navarro, defiende la existencia de ‘falsos radares’, las cajas con señalización de radar que sin embargo no contienen estos aparatos. «Es un tema de gestión, surte el mismo efecto la caja con señal con radar que sin radar», aseguró durante una presentación. Preguntado sobre estos ‘radares falsos’, Navarro destacó que no hace falta «llenarlo todo con radares» para que se cumpla la ley. «Además, dicen que tenemos afán recaudatorio; pues que haya cajas con señales y que no tengan radar anula aquello del afán recaudatorio», añadió. Navarro, que reconoce que ni él mismo conoce cuáles son las cajas que están vacías, añadió que este método sirve para hacer cumplir los límites de velocidad, dado que «el objetivo es que se cumpla la ley» y, además, «permite tener muchos más puntos de control de velocidad». Negó que se trate de un «engaño» al ciudadano. «El término es un poco fuerte», comentó.

Casi un 38% de los fallecidos circulaba en moto

Dieciséis personas han fallecido en las carreteras interurbanas de la provincia de Málaga en lo que va de año –la última un peatón de 60 años arrollado el pasado viernes en la A-357–, cifra que supone siete víctimas mortales más que las registradas a la misma altura del año pasado, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) a los que ha tenido acceso La Opinión de Málaga. Sin duda, en este incremento del 77,7% en los primeros siete meses y pico han sido claves las siete muertes que sumaron las vías malagueñas el pasado julio, un mes negro y que supuso un aumento del 133,3% respecto a los 3 fallecimientos que se contabilizaron durante el mismo mes del año pasado. Este balance provisional pone muy difícil mejorar el mínimo histórico de 19 óbitos contabilizados en 2018.

Mucho peso tienen también en estos datos la siniestralidad en nuestras carreteras entre los motoristas, los más vulnerables junto a ciclistas y peatones. Desde que comenzara el año, seis personas que circulaban en este tipo de vehículos han perdido la vida en la vías interurbanas, presentando el 37,5% del total de los fallecidos en lo que va de año y el doble que los registrados el mismo mes del año pasado. Según explicaron fuentes de Tráfico a este diario, durante la reciente presentación de la II Operación Especial del Verano, si entre enero y julio del año pasado la media de edad de los ocupantes de esas motos era de 34 años y todos eran conductores que fallecieron en carreteras convencionales, durante el presente ejercicio la edad media se eleva a los 49 años y el escenario se amplía a autopistas y autovías, donde cinco de los fallecidos pilotaban los vehículos y uno era acompañante. En ambos ejercicios coinciden las causas principales de los accidentes: la velocidad inadecuada/distracción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook