17 de agosto de 2019
17.08.2019
Alerta sanitaria

Siete intoxicados en Málaga por consumir carne mechada en mal estado

Se trata de siete adultos, todos ellos pertenecientes a la misma familia, que presentan listeriosis y a los que se les ha puesto un tratamiento con antibióticos y no han requerido hospitalización

17.08.2019 | 05:00
Los siete afectados por la listeriosis acudieron a las urgencias del Clínico.

El brote comenzó a finales de julio en Sevilla y, según el consejero de Salud, Jesús Aguirre, solo habría afectado a dicha provincia y limítrofes y no se conoce ningún caso de intoxicación fuera de la región andaluza.

Málaga ha registrado los primeros afectados por el brote de listeriosis que ha motivado que se declare la alerta sanitaria en las últimas horas en Andalucía. Se trata de siete personas pertenecientes a la misma familia.

Los afectados acudieron este viernes a Urgencias del Hospital Clínico con síntomas de gastroenteritis aguda y dos de ellos tenían también fiebre y vómitos, según informaron desde el centro hospitalario. Un nuevo caso que se suma a los detectados en los últimos días en la región y que ha hecho que la Junta de Andalucía decrete la alerta sanitaria tras detectar el brote en carne mechada de la marca «La Mechá».

Los profesionales sanitarios realizaron a todos los afectados un test de heces que dio positivo en la bacteria listeria monocytogenes. Por ello, se les ha puesto un tratamiento antibiótico de amplio espectro pero no han requerido hospitalización.

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, ha decretado una alerta sanitaria sobre el producto de carne mechada con el nombre comercial «La Mechá», fabricado por la firma Magrudis, con domicilio en Sevilla capital, tras comprobar que este producto es el agente causante de los brotes de listeriosis registrados en Sevilla en las últimas semanas. Hasta ayer, el número de afectados en la capital andaluza se elevaba a 44 personas, una veintena aún están ingresadas.

Aprovechando su visita a la feria de Málaga, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, explicó ayer que el brote «se está controlando» y confía en que no haya ninguna infección nueva por el consumo de este producto. «Estamos localizando cada una de las partidas a través de la distribución y a través de los medios de comunicación informando de que nadie consuma ese producto porque evidentemente está contaminado», concretó.

Por otro lado, el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, defendió la «celeridad» con la que la Junta ha respondido al brote. Tanto Aguirre como el subdirector de Protección de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Peinado, destacaron que la Junta decretó la alerta sanitaria, como es preceptivo, el jueves por la tarde, escasas horas después de que las analíticas confirmasen que esta intoxicación procedía del mencionado producto cárnico.

Asimismo, el consejero añadió que los casos de listeriosis son habituales en Andalucía, aunque no se habían detectado brotes tan importantes como el actual, que comenzó a final de julio. Además, el contagio sólo habría afectado a Sevilla y a sus provincias limítrofes y señaló que no se conoce ningún intoxicado fuera de Andalucía.

En cuanto a los síntomas, a listeria produce diarrea, vómito y sintomatología leve, como cualquier toxicidad, según indicó Peinado, quien afirmó que «no suele ser por falta de cocción», sino que esta bacteria puede «colonizar cualquier fase de producción a pesar de una buena higiene».


Investigación de la empresa

El gerente de la empresa Magrudis –proveedora de la carne mechada «La Mechá» infectada por listeriosis–, José Marín, señaló ayer que se encuentran realizando una investigación paralela para conocer cuál ha sido el foco de este brote. Aún así, aseguró que cumple con «todos los protocolos de seguridad».

En declaraciones a RTVE y a Canal Sur Radio, Marín, preocupado por el origen de esta infección, indicó que se trata de una bacteria microscópica y «llevará algún tiempo quitarla», aunque están en ello.

Así,indicó que la empresa con sede en Sevilla «ya ha puesto en marcha un protocolo de avisos a sus clientes». «La factoría cumple con todos los protocolos de seguridad», aseguró, teniendo en cuenta que el último análisis sanitario se realizó en julio «sin ninguna anomalía». La empresa familiar, que no descarta ninguna posibilidad –exterior o interior– como causante de esta bacteria, cuenta con una veintena de trabajadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook