17 de agosto de 2019
17.08.2019
Seguridad

Sorprendido al volante poco después de ser multado por consumir hachís y cocaína

La Policía Local lo vio circulando con un porro en la mano y terminó dando positivo en cuatro drogas

17.08.2019 | 05:00
Zona en la que ocurrieron los hechos.

Un malagueño de 30 años ha sido detenido en la Carretera de Cádiz tras ser sorprendido circulando con un porro en la mano minutos después de ser sorprendido por la Policía Local fumándose otro en el interior de su vehículo y reconocer a los agentes que también había consumido cocaína. En las pruebas que le hicieron en sede policial dio positivo en esta droga, THC, anfetaminas y metanfetaminas, según fuentes policiales.

Todo ocurrió la madrugada del pasado 2 de agosto después de que una patrulla de la Policía Local de la Jefatura de la Carretera de Cádiz observara que un vehículo ocupado por dos personas se encontraba en doble fila en la calle Chico del Matadero, en el barrio Virgen de Belén. Al acercarse para corregir la infracción, los agentes comprobaron que al volante había un hombre que se estaba fumando un porro acompañado por una mujer que estaba en el asiento del copiloto. Al identificar al varón, los funcionarios le apreciaron síntomas de encontrarse bajos los efectos del hachís y del alcohol, aunque durante el cacheo le encontraron en un bolsillo una bolsita que parecía contener cocaína. En la inspección del vehículo localizaron una funda de CD con restos de esta droga en el salpicadero. Reconoció que había consumido drogas y aseguró que no pensaba conducir en ese estado, pero los agentes lo denunciaron por posesión el consumo de ambas drogas y se marcharon. Sin embargo, la patrulla regresó minutos después y sorprendieron a la misma persona reanudando la marcha con el vehículo mientras se fumaba otro porro.

Una vez interceptado, los agentes solicitaron una unidad de apoyo para realizarle al conductor las correspondientes pruebas de alcohol y drogas, a lo que al parecer se negó tajantemente entre insultos y amenazas graves a los agentes, que se vieron obligados a llamar a sus compañeros del Grupo de Atestados. Detenido por un presunto delito de amenazas graves y dos contra la seguridad vial, fue llevado a dependencias policiales, donde finalmente accedió a realizarse las pruebas en las que arrojó una alcoholemia de 0,23 miligramos por litro espirado (por debajo del límite) y positivo en THC (principal componente psicoactivo del cannabis), cocaína, anfetaminas y metanfetaminas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook