22 de agosto de 2019
22.08.2019
Empresas

Málaga, la provincia andaluza con mayor tejido empresarial

Durante los últimos cuatro años, el dinamismo empresarial a nivel andaluz ha logrado recuperar las tres cuartas partes del número de empresas perdidas durante los años de crisis

22.08.2019 | 14:22
Arciniega

Datos por sectores empresariales en Andalucía

  • En la comunidad andaluza, la construcción aumentó su actividad por encima de la media nacional, un 9,3 por ciento según el INE, con lo que ya van cuatro años consecutivos de tasas positivas. Respecto al sector servicios, los mayores incrementos correspondieron a Madrid en un 3,2%, Andalucía en un segundo lugar, con un 3%, según el INE, y Castilla-La Mancha y Galicia, en un 2,9% en los casos. En cuanto al sector primario, durante el pasado 2018, todas las comunidades autónomas experimentaron un crecimiento. Andalucía se encuentra entre las que mayores avances lograron, un incremento del 3,5% respecto al ejercicio anterior. Junto a ella, Castilla y León (12,4%), La Rioja (7,9%) o Castilla-La Mancha (6,4%). La comunidad andaluza tan sólo registra pérdidas en el sector industrial, con un 2,7% menos que durante el año 2017.

Según los últimos datos del Directorio Central de Empresas (DIRCE) del INE, Málaga se sitúa como la provincia andaluza conformada por un mayor número de empresas, concretamente 123.109 componían su tejido empresarial en 2018, cerca de 3.600 negocios más que en el ejercicio anterior. Detrás de ella se sitúa Sevilla con 117.385 y Cádiz con 60.690. A la cola, Jaén Y Huelva, con 34.030 Y 24.660 respectivamente.

En 2018, el sistema empresarial andaluz estaba constituido por 509.137 empresas, 7.392 más que en el año anterior. En términos relativos la subida fue del 1,5%, ligeramente inferior a la observada por término medio en España (1,7%), la cual ha ido acumulando cuatro años consecutivos de crecimiento. De este modo, en estos últimos cuatro años se han creado 40.207 empresas en Andalucía, lo que supone casi las tres cuartas partes del tejido empresarial perdido en los años de crisis (-53.885 empresas entre el 1 de enero de 2008 y el 1 de enero de 2014).

Tras estos resultados, Andalucía sigue siendo la tercera Comunidad Autónoma con mayor tejido empresarial, tras Cataluña y Madrid, con el 15,3% del total de empresas de España (3.337.646). Un peso relativo del tejido empresarial que es superior a la participación que Andalucía tiene en el PIB nacional (13,9%), pero inferior a su peso poblacional (17,9%). Esta red empresarial está caracterizada por un gran dinamismo, pues sólo un 16,8% existía hace 20 o más años, reflejándose una importante presencia de empresas muy jóvenes. De hecho, el 20,3% no había cumplido en 2018, dos años como unidades económicamente activas. Son las sociedades industriales las que presentan las mayores proporciones de empresas veteranas (el 29,4% tiene 20 o más años), mientras que la representatividad de empresas jóvenes es mayor en las actividades vinculadas al sector Servicios, especialmente en Hostelería (un 26,2% aún no ha cumplido su segundo año de vida).

Las empresas andaluzas y la inversión en innovación

Atendiendo a los resultados ofrecidos por el INE, el número de empresas innovadoras con sede social en Andalucía se cifró en 5.488, lo que suponen un 13,1 de las empresas innovadoras en España (41.830). Ese número de empresas  innovadoras representa el 25,1% del total que cuentan con 10 ó más empleados de la región. Con ese número de negocios, la comunidad andaluza ocupa el tercer lugar en el ranking autonómico, por detrás de Cataluña (9.282 empresas) y la Comunidad de Madrid (7.607).

Este proceso de desarrollo en innovación puede llevarse a cabo de forma tecnológica, es decir, aplicando métodos de producción tecnológicamente nuevos o mejorados, así como el lanzamiento de productos; o por otro lado, un modelo no tecnológico, consiste en la implementación de nuevos métodos de mercado o de marketing, o bien la incorporación de nuevos métodos organizativos en las prácticas de negocio de la empresa.

A pesar de ocupar la tercera posición en innovación, estas todavía son reticentes a desarrollarla mediante la tecnología. Ejemplo de ello es que el 64,1 por ciento de estas empresas han introducido a su esqueleto innovaciones no tecnológicas, reduciéndose el número de las que arriesgan aplicando la tecnología, representando sólo el 12,3%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook