07 de septiembre de 2019
07.09.2019
Animales

La asociación CYD Santa María pide mejoras para las caballerizas de Málaga

Entre las medidas que proponen está la de un lugar donde procurar una muerte digna a los caballos enfermos

07.09.2019 | 19:14
En primer plano Festuco, el caballo que tuvo que ser sacrificado.

Lo que comenzó como una visita cultural para conocer las instalaciones donde viven los caballos de carruajes de Málaga, acabó con miembros de la Asociación CYD Santa María y uno de sus veterinarios ayudando en una urgencia que acabó con el sacrificio humanitario de un caballo llamado Festuco.

"Parece mentira que estas instalaciones ni siquiera dispongan de un lugar donde poder dar asistencia veterinaria a un animal que sufre. Durante nuestra visita se tuvo que sacrificar a un caballo enfermo de muerte poniendo en peligro la vida tanto del propietario como la del veterinario y voluntarios del Santuario CYD Santa María para evitar que el animal se hiriera en sus últimos momentos de vida", cuenta Concordia Márquez, presidenta de la asociación.

En una visita programada a las caballerizas, miembros de la asociación y otros ciudadanos anunciaron que pedirán al Ayuntamiento de Málaga una serie de medidas para mejorar las condiciones de vida de los animales en estas instalaciones. En concreto, solicitan novedades en la luz, la ventilación, la colocación de un suelo con alcantarillado y sin agujeros, la creación de zonas para que los animales puedan salir de las cuadras, y una salida que impida que los caballos tengan que dar un rodeo que hace más difícil y pesado su trabajo.

La visita, que coincidió con la presencia de un caballo enfermo que acabó falleciendo, añadieron entonces una petición más: la de un lugar adecuado para atender a un animal que sufre y que no tenga que terminar eutanasiado en el suelo rodeado de basura.

"Sin estas seis reformas mínimas que solicita la Asociación CYD Santa María al Ayuntamiento, es inviable que se considere a los representantes del Ayuntamiento de Málaga gente con cultura propia del primer mundo", concluía Concordia Márquez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook