16 de septiembre de 2019
16.09.2019
Urbanismo

La batalla contra el nuevo proyecto de peatonalización del Centro de Málaga continúa

Los vecinos piden inspecciones para comprobar que se cumple la accesibilidad de los peatones en un diseño que elimina las aceras

16.09.2019 | 19:12
La batalla contra el nuevo proyecto de peatonalización del Centro de Málaga continúa
Miembros de la Asociación de Vecinos de Centro Antiguo de Málaga y de la Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible

A solo tres días de que tenga lugar la quinta reunión participativa sobre el proyecto EDUSI, el cual pretende peatonalizar la calle Carretería-Álamos y la calle Trinidad Grund, la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga y la Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible han querido exponer los motivos que les llevan a rechazar la última reforma del proyecto en la que se ha prescindido de las aceras para dar paso a una plataforma única.

En un primer momento, el proyecto EDUSI planteaba la renovación urbana de calle Carretería-Álamos y la calle Trinidad Grund en la que se iban a realizar la remodelación de la calle mediante aceras con bordillos y plataformas para el paso de minusválidos. Pero en mayo, y sin previo aviso, el Ayuntamiento cambió el proyecto que conllevó al descontento de grupo vecinales y agrupaciones para la accesibilidad, entre otros. Desde entonces se han celebrado ya cuatro con la finalidad de lograr el acuerdo de reforma que el Ayuntamiento presentó en un primer momento, una remodelación mediante aceras que garantice la accesibilidad a los transeúntes.

"Esperamos que se cumpla lo que había ofrecido en un principio, aceras con bordillos y con plataformas para el paso de minusválido", defiende el presidente de la Asociación de Vecinos del Centro, Alfonso Miranda puesto que "en solo un mes cambiaron todo el proyecto del acerado" que pasó de tener aceras con bordillos a una plataforma única, explica el explica el vicepresidente de Asociación de Vecinos del Centro, Alejandro Villén.

El jueves tendrá lugar la reunión participativa en la cual, "si no hay consenso se puede recurrir el proyecto y se puede paralizar", aclara el vicepresidente de la Asociación de Vecinos. La preocupación central de los vecinos es que se repita la situación de Molina Lario. El Ayuntamiento de Málaga se comprometió en torno a 2016 a no incluir terrazas "y al final lo rompió" condenando a los peatones a ir por la zona compartida con coches y dificultando el paso de las personas con movilidad reducida y ciegas. A priori, la remodelación de la calle mediante una plataforma única supone una mejora para la accesibilidad pero "sobre el papel todo suena muy bien", asegura el vicepresidente de la Asociación de Vecinos y afirma estar convencido que esta nueva reforma de peatonalización vivirá los mismos problemas de accesibilidad que atañen otras zonas del centro.

Los diferentes detractores de este proyecto lo tienen claro, como ya ha ocurrido en otras zonas del centro sin aceras, el espacio público destinado a los viandantes finalmente es ocupado por terrazas, patines, bicicletas, zonas de carga y descarga... lo que obliga a los peatones a caminar por la zona central junto a los vehículos a motor. Esta situación es especialmente crítica para las personas que padecen movilidad reducida o dificultad visual.

La realidad de esta reforma supondría que "los ciegos pierden su referencia que es la línea del edificio y por otra parte se obliga a todo el mundo circular con el resto de tráfico rodado", afirma el presidente de Málaga Accesible, Alfredo Pablos."Nos sentimos violentos al tener que recordarle a la administración cuál es su obligación, y su obligación es cumplir la ordenanza que él mismo ha hecho". Ya que lo incongruente de la situación es que la calle sin aceras mejora la accesibilidad pero sin inspecciones que controlen que las empresas respeten el espacio destinado a los peatones, es más seguro apostar por incluir aceras.

El presidente de Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible, Alfredo Pablos, afirma que para ellos "cualquier mejora en la movilidad siempre es positiva" aunque demuestra dudas ante la plataforma única. Asegura, que la agrupación de la que forman parte 80 asociaciones del ámbito de la discapacidad y la salud del paciente prefieren dos metros de acera a que se remodele la calle mediante una plataforma única que no cuente con "las condiciones de cumplimiento y regulación" necesarias para que a la práctica sea accesible. "Los fondos los destina la Comunidad Económica Europea para mejorar la calidad de vida del ciudadano" pero afirma que realmente la peatonalización del centro ha dado lugar a que los ciudadanos compartan la acera "con los coches, con el riesgo que eso supone".

Tanto los vecinos como el grupo Agrupación Málaga Accesible se reunirán este jueves durante la quinta mesa C "Economía baja en carbono y Vitalidad Urbana: Movilidad Sostenible, Eficiencia Energética, Calidad Medioambiental y Renovación Urbana" dentro de la estrategia EDUSI, que tendrá lugar el jueves 19 de septiembre a las 17:30 horas con la esperanza de finalmente, lograr una reforma que beneficie a los transeúntes y mejore la accesibilidad en el centro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook