19 de septiembre de 2019
19.09.2019
Sanidad

Caos en Enfermería del Hospital Regional al retirar la gerencia complementos salariales

Hasta 40 supervisores en funciones amenazan con dejar su puesto, según CSIF y UGT, y diversos enfermeros no cobrarán a partir del mes que viene una media de 300 euros en concepto rotatorio -nocturnidad y festivos-, nombre bajo el cual se les compensaba por otras funciones

19.09.2019 | 05:00
La situación afecta a los supervisores y a un importante número de enfermeros y auxiliares del Regional.

Satse solicita reconocer el avance del sector

  • Responsables del sindicato de Enfermería (Satse) expusieron que aplauden que se tramite el nombramiento de los supervisores por parte de la gerencia pero criticaron que sus puestos no se han cubierto en la plantilla. En cuanto al complemento que cobran el resto de compañeros como nocturnidades que no llevan a cabo, Satse achacó la situación al aumento de funciones que ha ido adquiriendo el colectivo y reconoció que habría que adaptarlo al marco actual. «El avance profesional tiene que verse reflejado profesional, normativa y económicamente», sentenciaron. Además, esperan que este ejercicio se aplique al resto de categorías.

La nueva gerencia hospitalaria del Hospital Regional trabaja en las últimas semanas para eliminar el concepto «rotatorio» que cobran decenas de enfermeros repartidos por el Hospital Carlos Haya, el Materno Infantil y el Hospital Civil y que se traduce en miles de euros mensuales. Y es que, el colectivo estaría cobrando de manera histórica nocturnidades y festivos que no realizan por otras funciones que llevan a cabo y que no tienen su propio complemento.

Uno de los casos más llamativos es el de los supervisores en funciones. Fuentes sindicales de CSIF y UGT detallaron a este periódico que de los 52 supervisores que contempla el centro hospitalario, 40 aún no están nombrados. Aun así, como desempeñan dichas funciones pero no les corresponde el suplemento que los supervisores sí tienen, el colectivo cobra unos 300 euros en concepto rotatorio, es decir, nocturnidades y festivos que no realizan para compensar.

Tras informar en los últimos días la gerencia hospitalaria al colectivo de que en la próxima nómina no percibirán ese dinero, los supervisores valoran dimitir para volver a sus puestos anteriores. La información la corroboran diversas fuentes sindicales que indican que, en caso de producirse dicho escenario, el hospital podría enfrentarse a una situación «caótica» en materia de gestión ante la falta masiva de supervisores.

Con una plantilla de 2.577 enfermeros repartidos por los tres hospitales, los supervisores en funciones no son los únicos que dejarán de percibir nocturnidad y festivos. Los enfermeros y auxiliares que integraban hasta ahora los denominados códigos ictus, los enfermeros «de prácticas avanzadas», aquellos que están en consultas especializadas como diabetes o dolor, entre otras, también dejarán de percibir ese plus de 300 euros mensuales de media y que se eleva hasta cerca de 4.000 euros anuales por profesional. Hasta ahora estas tareas especializadas se han pagado bajo el paraguas de nocturnidad y festivos, a pesar de que los profesionales no los realizaran, y no cuentan con complementos específicos. Los enfermeros que eran trasladados al sótano para baremar y realizar trabajos relacionados con la bolsa y que dejaban sus puestos en planta, también dejarán de percibir el rotatorio.

Ambos sindicatos exigen como medida principal el nombramiento de los 40 supervisores afectados «en la mayor brevedad posible». En el caso de CSIF asegura que la solución pasa también por crear conceptos específicos y no cobrar más nocturnidades ya que estos profesionales no realizan ninguna. «Deben fijarse unas cuantías y complementos tipo enfermero baremador, retribución localizado o de supervisor en funciones para solucionar esta situación», sentencia CSIF.

La situación se complica aún más para el hospital ya que, ante el descontento del colectivo, aseguran que cuando se les llame para cubrir bajas que se producen en el mismo día o de una jornada para otra, y que hasta ahora se recompensaban bajo este mismo concepto, muchos profesionales no acudirán ante la «ilegalidad» con la que se solventa la situación.

Detrás de este escenario se esconde la falta de profesionales que sufre la plantilla y que hace que a diario se tenga que doblar turnos y los supervisores tengan que reorganizar cuadrantes, según ambos sindicatos. De los más de 2.500 enfermeros que hay en la actualidad, el sindicato CSIF denunció que hay un déficit de unos 300 enfermeros entre jubilaciones y bajas de larga duración que no se cubren. Asimismo, una media diaria de unos 15 profesionales no acudirían a sus puestos de trabajo por baja laboral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook