25 de septiembre de 2019
25.09.2019
La Opinión de Málaga
Salud

1.500 profesionales del Regional se forman en 85 cursos en el primer semestre

Los cursos, acreditados por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, han sumado un total de 1.590 horas formativas

25.09.2019 | 13:13
1.500 profesionales del Regional se forman en 85 cursos en el primer semestre

La Unidad Integrada de Formación y Desarrollo Profesional del Hospital Regional Universitario de Málaga ha gestionado y coordinado un total de 85 acciones formativas de enero a junio. De ellas se han beneficiado 1.500 trabajadores de todas las categorías profesionales.

El presupuesto anual de formación continuada para 2019 es de 98.977 euros. Los cursos de formación, acreditados por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, han sumado un total de 1.590 horas formativas de enero a septiembre, de las cuales el 64,5 por ciento han sido presenciales y el 35,4 por ciento, online.

Por categorías, el 31,33 por ciento de los asistentes ha sido personal de enfermería, el 13,3 por ciento TCAE, el 12,33 por ciento facultativos, el 8,86 por ciento técnicos especialistas, el 3,73 por ciento EIR y el resto (27,36%) personal no sanitario. Asimismo, el 77,1 por ciento han sido mujeres y el 22,8 por ciento, hombres. Respecto al total de docentes (206), 125 han sido mujeres y 81, hombres.

En cuanto a la tasa de satisfacción del alumnado, desde la Junta de Andalucía han informado de que ha alcanzado un 8,88 de calificación, mientras que el nivel de aprendizaje se ha situado en un 8,6 y la utilidad de la actividad formativa para el desempeño de la práctica profesional ha sido de un 8,91.

En el Hospital Regional Universitario, como centro docente de postgrado, realizan su formación, en medio centenar de distintas especialidades, 90 profesionales como especialistas internos residentes, entre médicos, enfermeras, psicólogos, farmacéuticos y físicos.

En cuanto a la Formación en Centros de Trabajo (FCT), módulo reglado de la Formación Profesional, el total de alumnos de FCT que han hecho prácticas de titulaciones de la familia sanitaria y no sanitaria ha sido de 250.

Aulas de simulación de RCP 

Por otro lado, en el primer semestre del año se han realizado dos ediciones de soporte RCP Básica con desfibrilador automático (DESA), una edición de Reciclaje en Soporte Vital Avanzado y una edición en Reciclaje en Soporte Vital Avanzado Pediátrico. En total se han formado 116 profesionales, 30 facultativos, 80 profesionales del área de enfermería y seis de la de gestión y servicios.

La oferta formativa en soporte vital tiene como objetivo que los profesionales adquirieran y perfeccionen los conocimientos y habilidades clínicas, el trabajo en equipo y la comunicación, análisis de decisiones y manejo de situaciones críticas, sin poner en riesgo al paciente en un entorno controlado y seguro.

El plan de formación en soporte vital permite la adquisición de competencias profesionales, y se enmarca dentro del Plan Integral de Atención y Prevención a la parada cardiorrespiratoria en los centros sanitarios, y del Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.

Las aulas de simulación ocupan una superficie de 550 metros cuadrados, y alberga diez espacios, distribuidos en siete salas polivalentes donde se trabajan las habilidades clínicas y se realizan las sesiones de análisis crítico ('debriefing') tras las simulaciones, una sala de simulación y dos aulas con capacidad para 24 profesionales donde se imparten las sesiones teóricas.

Estos espacios disponen de equipos de soporte vital avanzado para la recreación de escenarios clínicos relacionados con la parada cardiorrespiratoria que permiten entrenar y perfeccionar las habilidades específicas de los diferentes niveles de actuación, han puntualizado.

Las aulas disponen de recursos materiales y equipamiento específico para impartir los cursos de RCP, tanto en adultos, infantil y neonatal, tales como desfibriladores, simuladores de las distintas funciones vitales (respiración, ritmo cardiaco) maniquíes y torsos humanos, material de punción e intubación, o carros de parada.

En la sala de simulación, con capacidad para ocho personas, está instalado el simulador humano de tamaño real que permite, a docentes y alumnos, entrenar habilidades para el manejo de vías respiratorias, administración de fármacos, extracción de sangre, o canalización de vías, entre otras. El equipamiento se completa con un potente software que permite diseñar distintos escenarios en simulación avanzada.

Cada oferta formativa tiene un perfil de profesionales a los que va dirigida, tanto en adultos, infantil y neonatal --diferenciando la RCP básica, RCP básica e instrumental y avanzada-- en función de los niveles de actuación contemplados en el plan de atención a la parada cardio-respiratoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook