08 de noviembre de 2019
08.11.2019
Astronomía

Telescopios en el Muelle Uno para no perderse el Tránsito de Mercurio por el sol el lunes

Este fenómeno astronómico, uno de los más espectaculares y usuales, solo sucede 14 veces en cada siglo y el próximo no podrá presenciarse hasta el 2032

08.11.2019 | 13:51
Telescopios en el Muelle Uno para no perderse el Tránsito de Mercurio por el sol el lunes

La Sociedad Malagueña de Astronomía y el Observatorio del Torcal instalarán telescopios en el Muelle Uno, junto al Pompidou.

Este lunes 11 de noviembre, en un evento organizado por la Sociedad Malagueña de Astronomía y el Observatorio Astronómico del Torcal y con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga y del programa científico "Encuentros con la ciencia", se producirá una observación pública en el Muelle Uno, junto al Museo Pompidou y desde las 13:30 hasta las 17:20, del Tránsito de Mercurio.

Se instalarán cuatro telescopios, una carpa en la que se proyectarán las imágenes de uno de ellos y, además, se ofrecerá una breve explicación del paso de Mercurio frente al Sol, uno de los fenómenos más poco frecuentes. El tránsito tendrá una duración de 5 horas, 28 minutos y 47 segundos.

Asimismo, al ser el planeta más cercano al Sol y ser 160 veces menor que él, será visto como un pequeño punto negro que será difícil de localizar, de ahí la importancia de usar un telescopio. Además, estos serán de enorme trascendencia para no dañar los ojos mientras se observa el paso de Mercurio frente al astro rey. Sin embargo, no será necesario tener un cielo totalmente despejado para disfrutar de este suceso.

Se trata de uno de los fenómenos astronómicos más impresionantes y poco cotidianos, ya que solo se produce 14 veces por cada 100 años y para el próximo habrá que esperar hasta el año 2032. Este evento único podrá disfrutarse en Europa, Asia Occidental, África y América y solo tiene lugar cuando se produce una perfecta alineación entre nuestro planeta, Mercurio y el Sol.

Desde la Tierra solo se pueden ver los tránsitos de los planetas más interiores, caso de Mercurio y de Venus, aunque contemplar el tránsito de este último planeta es mucho más complicado, ya que sucede únicamente 13 veces cada 1.000 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook