13 de noviembre de 2019
13.11.2019
La Opinión de Málaga
Salud

La obesidad mórbida afecta a más de 40.000 personas en la provincia

El 3% de la población padece este problema que se asocia a diversas enfermedades y que tiene como solución pasar por quirófano - En Málaga se intervienen cuatro personas a la semana y Salud prevé aumentar quirófanos próximamente

13.11.2019 | 05:00
Málaga dispone de un quirófano a la semana destinado a este tipo de intervenciones.

En torno al tres por ciento de la población malagueña padece obesidad mórbida, un sobrepeso excesivo –más de 40 puntos en el Índice de Masa Corporal– que afecta a unas 40.400 personas que tienen asociadas diversas complicaciones por ese exceso de grasa como pueden ser deficiencias respiratorias o cardiacas, diabetes o problemas metabólicos.

«Para esas personas la única alternativa ahora mismo es la cirugía y todas ellas son susceptibles de poder pasar por quirófano. Es una fantasía pensar que podemos operar a tantas personas». El director de la Unidad de Intercentros de Endocrinología de los hospitales de Málaga y jefe de servicio endocrino del Clínico, Francisco Tinahones, es claro con respecto a este tema; faltan alternativas en el sistema sanitario público y hay que tomar más medidas de prevención para paliar un problema que cada vez va a más. Una de cada cuatro personas tiene obesidad y en torno al 23 por ciento de nuestros menores son obesos.

Los dos grandes hospitales públicos de Málaga, el Regional y el Clínico, intervienen a cuatro personas a la semana en el único quirófano que tienen para este tipo de intervenciones, el cual Tinahones asegura que es insuficiente.

Hoy día pasan por quirófano los pacientes que tienen las complicaciones más severas, tras realizar un protocolo exhaustivo que contempla un año de supervisión con dietas y ejercicio controlado y una evaluación psicológica. «No son los que más pero hoy día sí que operamos a personas de entre 18 y 25 años cuando es necesario», resaltó. Los hospitales de Málaga realizan este tipo de intervenciones desde hace dos décadas aunque es en los últimos años cuando se ha intensificado su actividad.

En cuanto a un posible incremento de salas de operaciones, el responsable indicó que para la Consejería de Salud este tema está en su agenda y prevén aumentar el número de quirófanos próximamente. «Se trata de una reconstrucción del intestino irreversible. Cambiamos de manera importante el aparato digestivo». La única alternativa para personas en situaciones extremas pero que Tinahones propone que se apueste por nuevas fórmulas ya que la solución del problema no es la cirugía. «Hay estudios tras diez años de realizar las intervenciones que demuestran que el afectado vuelve a coger ese peso que perdió», indicó, como otro punto más a tener en cuenta. En estos momentos existen dos o tres fármacos en el mercado que ayudan a reducir el peso y que el sistema sanitario público no contempla, según indica. Unas alternativas que deben adquirir los afectados por su propia cuenta y que tienen un coste elevado. «Vivimos en una sociedad obesogénica y todavía se piensa que la obesidad es una cuestión de voluntad, hay que hacer entender que no es así», expuso Tinahones.

En cuanto a la investigación actual, más de lo mismo. Hay líneas que trabajan con moléculas muy efectivas para bajar peso pero el verdadero reto es que la sanidad pública incorpore a su cartera estos tratamientos. Un problema que no solo concierne a España, sino que vive la comunidad europea al completo, según indica el especialista.

La entrada de productos procesados y azúcares en nuestra dieta, el transporte como medio para movernos y el sedentarismo frente a una vida activa se traduce en kilos de más que se asocian a diversas enfermedades crónicas. «Muchos de los problemas que tiene esa población se solucionarían si dejaran de ser obesos mórbidos», resaltó.

La necesidad de incluir el ejercicio, la vida activa y una alimentación basada en vegetales y legumbres es clave para evitar gran parte de lo que sucede. «Hay gente que viene a consulta y se pregunta cómo puede engordar si apenas comen. No saben que 200 gramos de patatas fritas y un plato de canelones ya preparado con nata y queso tiene más del aporte calórico que necesitamos en un día», expone a modo de ejemplo.

Tinahones resumió que un 30 por ciento de los pacientes que pasan por las consultas de los endocrinos está relacionado con la obesidad y la diabetes, las dos grandes pandemias que encara el sistema sanitario.

«Si atendemos solos a las leyes termodinámicas, si uno toma al día 20 calorías de más al día durante 20 años al final subirá de peso 20 kilo», resumió. Y es que el paso de tener kilos de más y ser obeso a ser obeso mórbido se hace de manera gradual, normalmente en cuestión de 10 años, según Tinahones, cuando el paciente coge anualmente unos seis kilos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook