15 de noviembre de 2019
15.11.2019
La Opinión de Málaga
Patrimonio

Preocupación vecinal por el futuro de la sede de Endesa en La Malagueta

Los vecinos temen que se termine demoliendo - El concejal de Urbanismo dice que lo protegerá

15.11.2019 | 05:00
Vecinos de La Malagueta, esta semana delante de las oficinas de Endesa en calle Maestranza, un edificio del año 1922 del ingeniero Juan Broton.

Vecinos de bloques próximos al edificio de Endesa en la calle Maestranza, 6 han mostrado su preocupación ante el futuro de este inmueble de 1922, que carece de protección arquitectónica y podría ser demolido. La edificabilidad permitida es de planta baja más seis. El único elemento protegido de esta antigua fábrica de electricidad de La Malagueta es la chimenea, declarada Bien de Interés Cultural y con un círculo de protección de unos 43 metros cuadrados.

Se da la circunstancia de que, en julio de 2017, todos los grupos políticos votaron a favor de una moción presentada por Málaga para la Gente para «que se estudie la mejor fórmula para la protección del edificio histórico industrial», pero casi dos años y medio después, sigue sin estar incluido en el catálogo de edificios protegidos del PGOU.

Dos meses antes de este acuerdo, este diario informó de la adquisición del edificio por Philyra Inmuebles S.A., que lo tiene alquilado a Endesa.

Pedro Calvo, vecino del inmueble, informó a este diario de que «en las últimas dos semanas han pasado a ver el edificio 15 ó 20 personas en distintos grupos», además de la presencia de topógrafos en el entorno, que le informaron de que estaban actualizando el catastro. También informó de que ha habido obras en el patio del inmueble para retirarle el enchinado.

Todos estos movimientos han inquietado a los vecinos, que reclaman que se haga efectiva la protección ya acordada para evitar que desaparezca.

«Sería una pena que se cargaran el edificio porque, junto con la plaza de toros es el único patrimonio que nos queda en el barrio», señaló Pedro Calvo, que también pidió que se conserve el patio con los árboles y plantas del interior, en especial una araucaria de unos 40 años.

Andrés Franco, presidente de las comunidades de propietarios del entorno, reclamó que el edificio se convierta «en un equipamiento social para el barrio, porque todo está edificado y no tenemos nada».

Por su parte el exjefe provincial de Tráfico, Luis Lorenzo, vecino de La Malagueta, lamentó que al barrio se le presuponga un alto nivel de vida. «Parece que tenemos absolutamente de todo pero servicio social no tenemos ni uno», afirma.


Reacciones

El concejal de Adelante Málaga, Eduardo Zorrilla, lamentó que todavía no se haya incluido en el catálogo de edificios protegidos del PGOU. «Estamos preocupados por lo que puedan estar tramando. Es uno de los vestigios del Patrimonio Industrial de Málaga, por eso hace dos semanas presentamos un escrito para que nos digan qué trámites han llevado a efecto para cumplir la moción de 2017. Dependiendo de la información que nos den no descartamos pedir otra moción», indicó.

Fuentes de Endesa explicaron que el edificio fue vendido por la compañía en 2003 y que el contrato de alquiler «sigue vigente sin novedades de cambio por el momento», si bien no precisaron en qué año termina.Con respecto a la retirada del empedrado, informaron de que «tenía sólo 10 años» y se cambió tras la lesión de un trabajador, a instancias de la inspección de Trabajo.

«Dejar lo que hay como está»

Por último, el concejal de Urbanismo, Raúl López, quiso tranquilizar ayer a los vecinos al asegurar que ya ha dado instrucciones «para que se proteja el edificio y dar un impulso a la moción». Además, informó de que ha mantenido una reunión con personas interesadas por ese espacio «y le hemos trasladado el interés de dejar lo que hay como está. El interés del Ayuntamiento es que esa consolidación urbanística se mantenga en la zona, y ya, dentro del edificio, se puedan hacer oficinas o cualquier otra cosa».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook