01 de diciembre de 2019
01.12.2019
La Opinión de Málaga
Sanidad

"Invertir en vacuna es invertir en vida"

Tras más de 200 años de existencia, es el método más eficaz para evitar el contagio de enfermedades de cualquier índole

01.12.2019 | 05:00
En Málaga, la cobertura infantil es del 98%, lo que se traduce en un índice «excelente», según el pediatra Pedro Navarro

Proceso de producción de las vacunas

  • 1ª fase: Recepción de la materia prima
    La fábrica recibe el material necesario para empezar la producción, desde los viales hasta el líquido en el que se «fermentarán» las bacterias. La llamada «semilla», es decir, los virus o bacterias que servirán de base para las vacunas se almacenan en las fábricas - «seed bank»- en condiciones especiales utilizando siempre las mismas cepas.
  • 2ª fase: Fabricación de los antígenos «a granel»
    Es la parte en la que se hacen crecer los antígenos que servirán para hacer las vacunas. El proceso es diferente si se trata de vacunas para combatir virus (gripe, sarampión, paperas, rubéola, varicela, polio, rabia, hepatitis) o contra bacterias (cólera, tifus, tétanos, difteria, meningitis). Los antígenos se purifican tras ser cosechados.
    Virus En algunas vacunas víricas como la de la gripe se utilizan huevos de gallina para hacer «crecer» al virus y extraer los antígenos. En otras como en sarampión o paperas se usan líneas celulares humanas.
    Bacterias Para las vacunas bacterianas no se usan células sino que se «fermentan» en líquido para favorecer que las bacterias se multipliquen y usar partículas de las bacterias en las vacunas.
  • 3ª fase: Formulación y rellenado
    Con los antígenos «cosechados», purificados y, en su caso, inactivados, se pasa a la combinación de antígenos si la vacuna es combinada y a la mezcla del ingrediente activo e inmunizante con el resto de componentes de las vacunas: el líquido de suspensión, conservantes, estabilizantes y antibióticos y adyuvantes, compuestos que ayudan a ciertas vacunas a ser más eficaces al aumentar la respuesta inmunológica que producen.
  • 4ª fase: Lanzamiento de cada lote, empaquetado y envío
    Las vacunas, previamente rellenadas en viales o jeringuillas, son etiquetadas teniendo en cuenta los requerimientos legales y empaquetados, listos para su envío. El correcto etiquetado por lotes perfectamente identificados es primordial para el control de calidad y para el seguimiento posterior de las dosis una vez son distribuidas por si fuera necesario en algún momento su control o monitorización.
  • 5ª fase: Controles antes de liberar los lotes
    Antes de que los lotes sean distribuidos, el control de calidad confirma que el proceso de fabricación ha seguido las especificaciones de seguridad necesarias. Las autoridades nacionales dan las últimas autorizaciones para que cada lote pueda ser finalmente distribuido. Los controles de calidad durante la fabricación no se hacen solo en esta fase sino que suponen el 70 % del tiempo total que se dedica a fabricar una vacuna.
  • 6ª fase: Distribución
    Al igual que durante todo el proceso de fabricación, en la distribución de las dosis de vacunas se tiene que mantener la cadena de frío a una temperatura de entre 2 a 8 grados. La fabricación de vacunas en todo el mundo está además en manos de pocas empresas con plantas productoras contadas, por los que las dosis de vacuna tienen a veces que cubrir muchos kilómetros antes de llegar a su destino final.

Un médico inglés se dio cuenta allá por 1796 que las mujeres que ordeñaban las vacas no se contagiaban de viruela y que, de algún modo, estar en contacto con la forma animal de la enfermedad las protegía. Había nacido el germen de las vacunas: exponer a los cuerpos sanos a los patógenos atenuados para evitar enfermarse. Más de dos siglos después, son los fármacos más controlados.

Hoy en día, una vacuna es lo más común del mundo. En ocasiones, acompañamos a un hermano, primo o incluso a un amigo a que reciba el pinchanzo que tanta gente odia, pero que, a la vez, es tan necesario para la salud de las personas. Algunos temen el momento, mientras otros no tienen incovenientes. La gran mayoría las recibimos cuando aún no somos conscientes y otras un poco más mayores. Aunque en un primer momento pensamos que es algo malo y no necesario, cuando el paso del tiempo entendemos que son imprescindibles para la salud y la prevención de brotes de enfermedades.

Lo que pocos o casi nadie sabe es que su origen está relacionado con las vacas. Hace 200 años, el médico inglés Edward Jenner descubrió que las mujeres que ordeñaban estos animales no se contagiaban de la viruela tras haber pasado la enfermedad y estar en contacto con el foco de origen del virus. De alguna forma, estaban «protegidas». Eso le llevó a experimentar con un niño, al que «contagió» con el virus para ver si funcionaba. En ese momento, comenzaría el camino de las vacunas hasta el día de hoy.

Tras años de investigación y mejora, actualmente es uno de los métodos más efectivos en lo relacionado con la salud de las personas. «Invertir en vacuna es invertir en vida», sentencia el pediatra experto en vacunas y vicepresidente del Colegio de Médicos de Málaga, Pedro Navarro.

En España, la cobertura de vacunación es muy alta, al igual que en Andalucía y Málaga, donde el porcentaje de niños con el calendario de vacunación en regla alcanza el 98%, un dato «excelente», según expertos en la materia.

«La vacuna son de los productos farmacológicos que más vidas salva, aparte de la potabilización del agua» además de prevenir las posibles consecuencias de las enfermedades, explica Navarro. Asegura que los efectos secundarios que tanto preocupan a un sector de la sociedad son ínfimos, relacionados con un aumento mínimo de la temperatura corporal o rojeces. «La vacuna no suele tener efectos secundarios importantes. A lo sumo lo más frecuente es que tengan dolor en el sitio de la inyección y algún aumento de la temperatura», afirma el pediatra.

Hablar de vacunas es hablar de ciertos mitos o creencia que está presentes en la actualidad, como el que asegura que estas están relacionadas con el diagnóstico del autismo en los niños. Esta información parte de un artículo en una revista inglesa con datos falsos, que acabó con la inhabilitación del médico. El problema, según Navarro, es que este hecho sigue circulando por red casi cuatro décadas después: «Eso ha quedado ahí desde los años 80 y sigue dando vueltas, aunque sean completamente inciertos», afirma el experto.

Otra de las preocupaciones está relacionado con el mercurio que estas portan, a lo que Navarro asegura que las vacunas actuales no tienen este su composición, puesto que son monodosis. Recomienda a los padres acudir a los expertos para resolver cualquier tipo de duda.

De cara a 2020, el calendario de vacunas va a sufrir una modificación relacionada con la vacuna de la meningitis C. A partir de enero del próximo año, la vacuna trabajará en una meningitis más completa, relacionada en los grupos A,C,W,Y, que «enriquece» la protección de los niños, afirma Pedro Navarro. En su opinión, el futuro de las vacunas será «brillante y positivo» y cree que se irán implementando nuevas vacunas.

Movimiento antivacunas

Los antivacunas ocupan titulares y telediarios de todo el mundo en la actualidad. Aunque siempre han existido, ahora han cobrado más fuerza y más proyección, pero no mayor influencia en el caso de España y, más concretamente, de Málaga, que tienen una cultura vacunal infantil correcta y una divulgación adecuada de estas.

«Hay personas que no entienden el concepto de vacuna. Piensan que ponerle a un niño sano productos biológicos para evitar enfermedades es algo perjudicial. No lo tienen claro», explica el pediatra experto en vacunas.

Navarro no ve indicios para que España deba preocuparse puesto que la cobertura es muy alta. Asimismo, el director del Plan Estratégico de Vacunas en Andalucía, relaciona esta corriente con países europeos como Francia, Italia o Alemania, donde repercute en el índice de vacunación.

Por su parte, David Moreno aprecia una diferencia entre la población extranjera y la autóctona, que se acentúa en las zonas costeras de la provincia debido al flujo de movimiento de inmigración: «En otros países como Francia, Alemania o Italia la cobertura vacunal oscila entre el 70-80%. No están tan bien vacunados como derían con respecto a los niños de aquí», explica.

«En Málaga somos muy vacunólogos. Los pediatras, enfermeros, farmaceúticos y demás profesionales sanitarios están muy concienciados y tenemos una gran incidencia y una buena predisposición de ofrecer información al paciente para que las vacunas se pongan y las coberturas sean más amplias», explica el vicepresidente del Colegio de Médicos de Málaga.

Pedro Navarro hace hincapié en la necesidad de vacunar a los niños de todas las enfermedades, aunque no haya riesgo, puesto que, según afirma, esta inexistencia de brotes está relacionada con el hecho de que la población de vacune y evite así un repunte de ciertas patologías erradicadas en el país: «Es un error decir que no se vacuna porque no hay enfermedades, sino lo contrario. No hay enfermedades porque la población está vacunada», sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook