02 de enero de 2020
02.01.2020
Economía

Los ingresos de las trabajadoras del sector servicios no llegan al SMI

Perciben ingresos anuales por debajo del salario mínimo en este sector y en la agricultura, por el predominio del tiempo parcial y el trabajo de campaña

02.01.2020 | 05:00
Una trabajadora en un negocio de hostelería de Málaga.

Sánchez quiere que el SMI llegue al 60% del salario medio

  • El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha comprometido a escuchar a los sindicatos y empresarios antes de subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2020. El Ejecutivo se ha propuesto llevar a cabo una nueva subida, tras el alza del 22,3% en 2019, hasta los 900 euros, pero supeditada al diálogo social y a la plena operatividad del Gobierno. PSOE y Unidas Podemos se han comprometido a subir el SMI hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España, tal y como recomienda la Carta Social Europea, lo que previsiblemente elevaría el SMI hasta los 1.200 euros al final de la legislatura. En 2020 específicamente el alza podría situarlo cerca de los 1.000 euros. Para ello, se convocará la mesa del dialogo social para promover un acuerdo que será la base para la propuesta del Gobierno y se creará una comisión asesora del Ministerio de Trabajo, compuesta por académicos, sindicatos y empresarios, que estudiará la evolución del SMI. Se tendrá en cuenta el IPC, la productividad media nacional, el incremento de la participación del trabajo en la renta y la coyuntura

Los ingresos anuales de las mujeres trabajadoras de Málaga de algunos sectores profesionales siguen ubicados, de media, por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) aprobado por el Gobierno para este 2019 que acaba de concluir, y establecido en 900 euros mensuales (12.600 anuales, repartidos en catorce pagas), lo que continúa mostrando la dinámica de precariedad y de bajos salarios que preside el mercado laboral. Según los últimos datos presentados hace unas semanas por la Agencia Tributaria, las mujeres son las que sufren más esta situación de reducidos ingresos ya que muchas están contratadas por horas, por campañas o a jornada parcial y, fundamentalmente, en actividades muy feminizadas, como las del sector terciario (por ejemplo, hostelería) y también en las campañas recolectoras de la agricultura. De hecho, por sexos, y tomando todos los sectores, la estadística revela que los hombres siguen cobrando bastante más que las mujeres. Los varones presentaron así un ingreso anual medio de 18.420 euros, por los 14.403 de las mujeres, con una diferencia de algo más de 4.000 euros.

Los datos de la Agencia Tributaria corresponden a 2018 (cuando el SMI era de 735,9 euros al mes o 10.302,6 euros al año repartidos en 14 pagas) y precisan de alguna matización, ya que no se refieren a los sueldos que se cobran mes a mes sino que se extraen, por tramos, de las rentas anuales declaradas por los empleadores mediante la Declaración Anual de Retenciones e Ingresos a Cuenta sobre Rendimientos del Trabajo, contando exactamente por igual a las personas que trabajan los doce meses del año como a aquellos que sólo lo hacen en momentos determinados. Eso produce un sesgo a la baja del salario en comparación con otras estadísticas. En todo caso, aclarado esto, las cifras sí siguen reflejando un marco laboral en el que muchos trabajadores no obtienen los ingresos básicos para llegar a fin de mes.

Las trabajadoras malagueñas, así, no alcanzan el Salario Mínimo Interprofesional en el sector de la agricultura, donde los ingresos medios anuales de las cerca de 8.250 asalariadas de Málaga se quedan en los 3.182 euros. Tampoco lo hacen las 63.478 trabajadores del segmento de servicios personales y de ocio, que presentan unas medias anuales de 9.468 euros. La situación se repite en el caso de los servicios a empresas, donde las 49.169 empleadas reflejan ingresos medios de 11.811 euros al año.

Del cuadro de sectores que no alcanzan el SMI se escapa por poco el comercio: en Málaga hay 59.560 trabajadoras con rentas de trabajo en este campo y la media es de 13.147 euros anuales por persona.


La situación de los sueldos de las trabajadoras es algo más elevada en los sectores de la construcción, la industria y la información y la comunicación, pero superando sólo por poco el listón fijado por el nuevo SMI. Los ingresos medios de las 13.800 ocupadas en la construcción alcanzan los 15.585 euros mientras que en la industria, donde hay 9.668 trabajadoras, las rentas se sitúan en los 14.275 euros. Algo más arriba se encuentran las 4.167 asalariadas del segmento de la información y la comunicación, que se mueven en algo más de 19.00 euros de renta laboral al año.

Los mejores ingresos salariales pertenecen al sector de la banca y las aseguradoras, a la industria extractiva y la energía (aunque este segmento con un nivel de trabajadoras muy reducido) y a los servicios sociales. Mientras que las 90.300 asalariadas de servicios sociales ingresan una media de 20.046 euros al año, las 860 del sector extractivo y energético alcanzan los 23.825 euros. Al frente del ranking, las 7.359 empleadas del banca y seguros de Málaga muestran rentas medias de 24.910 euros.

Persiste la brecha salarial

En todos los casos se detecta además la persistencia de la brecha salarial en relación a los ingresos de sus compañeros masculinos. Así, en la agricultura, ellos ingresan al año 3.143 euros más, en los servicios personales y de ocio la diferencia se va a los 3.413 euros. En el caso de los servicios a empresas, la distancia ronda los 4.760 euros. Y en el sector del comercio, la brecha es de casi 5.200 euros.

Cabe destacar que el caso más igualitario ente sueldos de hombres y mujeres se encuentra en la construcción, donde las ocupadas cobran 13.837 euros de media anual y sus compañeros, 15.585 (es decir, la diferencia es de 1.748 euros). En el otro extremo, el caso de mayor diferencia es del banca y seguros donde la distancia es de 11.480 euros (ellos ingresan casi 36.400 euros y ellas los citados 24.910).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook