­La Gerencia Municipal de Urbanismo ha reactivado en los últimos tres meses el proyecto de La Térmica en el que se prevé la La Térmicaconstrucción. Así, estos días la iniciativa urbanística está en información pública para que el colectivo o ciudadano que lo desee pueda alegar. Justo cuando se cierre el plazo, se estudiarán las alegaciones y se aprobará el Plan Especial de Reforma Interior (PERI), que sienta las bases del planeamiento sobre el que luego se construirá.

Así, se han previsto en la zona, según explica el edil de Ordenación del Territorio del Consistorio, Raúl López, 50.000 metros cuadrados de residencial, 10.000 de oficinas, 12.600 metros cuadrados se destinarán a uso hotelero, 23.000 a VPO, 16.000 de comercial, 75.000 de zona verde y 6.300 de equipamiento. Destacarán dos torres en todo el conjunto, «dos edificios singulares, dejando espacio además para una nueva centralidad hotelera y de oficinas, como ocurre con la parcela que albergará un edificio para empresas junto a la Tabacalera». Además, todo este proyecto se unirá al que se está haciendo al lado en Torre del Río», una iniciativa en la que se levantan tres torres de apartamentos de alto standing (de entre 21 y 22 plantas) y que está promovida por Metrovacesa y Sierra Blanca Estates. Todo ello supondrá una reconfiguración fundamental en la fachada litoral de Poniente. En total, y de forma inicial, se prevén 800 viviendas, unas 300 de VPO.

Una vez se apruebe el PERI, hay que crear la Junta de Compensación y hacer un proyecto de reparcelación. Además, las alegaciones podrían suponer alguna pequeña alteración del proyecto, de forma que algunos vecinos de la zona posiblemente presenten un escrito en este sentido, con el fin de asegurar en lo posible un pequeño pasillo visual y físico hasta el mar. Pero lo cierto es que es complicado que haya obras a lo largo de 2020, debido a los trámites que lleva aparejada una reconfiguración general de varias pastillas de terreno en una zona muy pujante para el inmobiliario en la capital.

Los suelos son propiedad de Ginkgo (participada por el BEI), Espacio Medina y el Ayuntamiento de Málaga, que posiblemente venda después su parte. Fueron los propietarios privados los que instaron la modificación del PERI con el diseño del prestigioso estudio de arquitectura François Leclerq, reconocido mundialmente. «Se trata de un complejo inmobiliario de gran diseño que cuenta con edificios a modo de islas que recuerdan al delta de la desembocadura del Guadalhorce, sin duda alguna una de las grandes apuestas inmobiliarias de los últimos años en la ciudad y que será referente para el futuro de Málaga», indicaron en su momento fuentes de Espacio Medina.

El espacio gozará de una arquitectura orgánica y cálida con «orientaciones hacia las viviendas más sostenibles y se dará especial cuidado al paisajismo con una vegetación de bajo consumo hídrico y la creación de un parque botánico integrado, que se hará por primera vez en Andalucía. El plan contempla también el respeto a los grandes bulevares y ejes verdes en conexión con la playa y la ciudad». Además, se trasladará la subestación eléctrica y se dará importancia a la chimenea existente, que será el elemento vertebrador de la plaza pública, explica Espacio Medina.