06 de enero de 2020
06.01.2020
Sucesos

Aparca en zona de discapacitados con la tarjeta de su padre fallecido hace casi tres años

La Policía Local de Málaga investiga al conductor por un supuesto delito de falsedad documental

06.01.2020 | 05:00
Un agente comprueba una tarjeta de estacionamiento para personas con movilidad reducida.

Un hombre de 57 años está siendo investigado tras ser sorprendido por la Policía Local en la Carretera de Cádiz haciendo uso de la tarjeta para los aparcamientos reservados a personas de movilidad reducida de su padre, fallecido casi hace tres años. Según fuentes policiales, se le investiga por un presunto delito de falsedad documental, ya que estos documentos, que son intransferibles, sólo se pueden utilizar cuando el titular del mismo es el conductor o uno de los ocupantes del vehículo. Esta exclusividad pretende garantizar que esos aparcamientos sólo sean utilizados por personas que realmente lo necesitan.

La intervención policial tuvo lugar el pasado 4 de diciembre en la calle Chico del Matadero, donde una patrulla que inspeccionaba estos aparcamientos vio que un hombre que iba acompañado por dos señoras procedía a retirar uno de los coches estacionados en estas zonas reservadas sin que ninguno de los tres mostrara alguna minusvalía aparente. Al ver la tarjeta, los agentes comprobaron que la titularidad de la misma no correspondía con ninguno de los presentes.

El hombre aseguró entonces que era de su padre, una persona con discapacidad que vive en Benalmádena y que ese día se habían desplazado él, su madre y otra mujer a la capital para visitar el mercadillo. Su versión añadió que él y su madre también suelen usar la tarjeta porque sufren diferentes dolencias con las que les cuesta caminar. Al intentar contactar con el titular de la tarjeta, el hombre comenzó a poner impedimentos.

Alegó que su padre estaba impedido y que no solía atender el teléfono, argumentos ante los que su madre asentía ante los agentes. Finalmente, para evitar un posible uso fraudulento del documento, los policías lo intervinieron y comunicaron al conductor que se informaría de los hechos a la Junta de Andalucía como administración que gestiona la concesión de estas tarjetas y a la autoridad judicial ante la posible comisión de un delito de falsedad documental. Una vez en dependencias policiales, las gestiones realizadas por los agentes confirmaron que el padre del conductor había fallecido en enero de 2017, hace casi tres años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook