09 de enero de 2020
09.01.2020
Crispación

El desbloqueo político no calma las aguas

Los políticos malagueños de PSOE, PP, Vox, Unidas Podemos y Ciudadanos acogen con sensaciones antagónicas la llegada del Gobierno progresista

09.01.2020 | 05:00
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, posa sonriente en el hemiciclo del Congreso de los Diputados tras la votación que avaló su investidura.

José Luis Ruiz Espejo (PSOE)

  • «Se ha demostrado que a las derechas no les preocupa España, lo que realmente les preocupa es que no van a gobernar España»

Elías Bendodo (PP)

  • «Andalucía será el gran bastión de la defensa de la unidad de España, el apoyo de Bildu y ERC no es una buena noticia para el país»

Guillermo Díaz  (Ciudadanos)

  • «Sánchez ha sido investido tras hacer todo lo contrario de lo que dijo que iba a hacer en la campaña electoral»

Patricia Rueda (Vox)

  • «Este domingo, Pedro Sánchez y sus socios de Gobierno sabrán que el pueblo español les combatirá»

Guzmán Ahumada (IU)

  • «Lo saludamos con alegría e ilusión, necesitamos la puesta en marcha de cada una de las medidas del acuerdo de gobierno»

Corren tiempos de crispación a una intensidad casi inédita. Al igual que ya sucedió durante el debate que precedió a la elección de Pedro Sánchez como presidente del Ejecutivo nacional, las discrepancias se palpan entre los dirigentes de los distintos partidos y los diputados de la provincia.

Corren tiempos de crispación y polarización política a una intensidad casi inédita. Al igual que ya sucedió durante el debate que precedió a la investidura de Pedro Sánchez, las discrepancias se palpan entre los políticos malagueños de PSOE, PP, Vox, Unidas Podemos y Ciudadanos, que acogen con sensaciones antagónicas la llegada del Gobierno progresista. El desbloqueo no ha calmado las aguas.

El secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, reiteró que «se abre una etapa de esperanza e ilusión porque existe un acuerdo de gobierno de coalición progresista cuya agenda social estará centrada en lo que más preocupa a la gente, como son el empleo o las pensiones».

«Esperamos que se ponga fin a la etapa de la crispación que las derechas han puesto en marcha en la sesión de investidura, por no respetar los resultados electorales ni dar legitimidad a lo que la democracia reconoce a las fuerzas políticas que ganan las elecciones», agregó Ruiz Espejo.

A su juicio, «se ha demostrado que a las derechas no les preocupa España sino que les preocupa que ellos no van a gobernar España». «Cuando los ciudadanos emiten su voto, son soberanos y hay que respetar el resultado», sentenció.

Tales apreciaciones contrastan con las impresiones del presidente provincial del PP y consejero de la Presidencia de la Junta, Elías Bendodo, quien consideró que «el apoyo de Bildu y ERC no es una buena noticia para España». «La Junta de Andalucía estará muy pendiente y será un bastión de la defensa de la unidad del país a ultranza, sin ningún tipo de tibieza», aseveró.

Asimismo, recordó que «lo primero que vamos a exigir, alto y claro, son los 513 millones de euros que deben del IVA a los andaluces, que nos lo paguen de una vez».

Una muestra ilustrativa de la reacción de Vox la protagonizó la diputada por Málaga, Patricia Rueda, quien tras la investidura de Sánchez hizo esa misma tarde en su perfil de Twitter un llamamiento a la participación en una protesta convocada por la plataforma España Existe. Este domingo día 12, al mediodía, se celebrará una concentración frente al Ayuntamiento de Málaga para exigir un Gobierno que respete la Constitución y la Soberanía. De ahí que Rueda asegure que gracias a quienes acudan «Pedro Sánchez y sus socios de Gobierno sabrán que el pueblo español les combatirá».

Quien tras la votación continuó mostrándose especialmente crítico fue el diputado por Málaga de Ciudadanos, Guillermo Díaz, que insistió en que Sánchez ha sido investido «después de hacer todo lo contrario de lo que dijo que iba a hacer en la campaña electoral». «Susana Díaz decía que los independentistas menoscaban la igualdad y la libertad de los andaluces, pero los diputados socialistas votaron con los separatistas», recalcó.

En opinión de Guillermo Díaz, «vienen tiempos difíciles, pero España saldrá fortalecida de esta etapa». «El Estado no es solo el gobierno, debemos trabajar desde las instituciones para que España aguante la coalición de Sánchez e Iglesias», agregó para terminar con el mensaje de que «en Ciudadanos construiremos una alternativa moderada y de centro».

Por su parte, el coordinador provincial de Izquierda Unida y parlamentario de Adelante Andalucía, Guzmán Ahumada, saludó «con optimismo, alegría e ilusión» la llegada del Gobierno progresista: «En la provincia de Málaga necesitamos la puesta en marcha de cada una de las medidas del acuerdo de gobierno entre Unidas Podemos y el partido socialista; Málaga necesita la derogación de la Reforma Laboral y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), ya que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras malagueñas tienen trabajos precarios, temporales, con sueldos míseros».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook