19 de enero de 2020
19.01.2020
Entrevista

"No podemos llegar a una zona, revitalizarla y ahora parecer que sobramos"

El abogado y propietario de varios negocios Javier Frutos ha cumplido esta semana dos años al frente de la asociación que agrupa a las empresas hosteleras malagueñas (Mahos)

19.01.2020 | 05:00
Javier Frutos, durante la entrevista.

En esta entrevista, analiza la inminente puesta en marcha del plan contra el ruido del Ayuntamiento y los retos que tiene ante sí un sector que da trabajo a más de cien mil malagueños: la formación y perseguir la excelencia.

Abogado, propietario de varios negocios hosteleros y presidente de la asociación que agrupa a las empresas de este sector en Málaga (Mahos), Javier Frutos cumple dos años en este último cargo, una atalaya privilegiada que le permite observar de cerca el desarrollo del modelo de ciudad, sobre todo desde el punto de vista turístico, al que ahora suma la presidencia de la Comisión de Turismo de la Cámara de Comercio.

En esta entrevista, repasa los retos estratégicos del sector, como la formación o la persecución de la excelencia; reflexiona sobre la percepción ciudadana sobre la hostelería y las restricciones que impondrá el plan contra el ruido del Ayuntamiento, a punto de entrar en vigor.

¿Qué efecto concreta va a tener la declaración como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) de 98 calles del Centro y cinco del Romeral, el conocido popularmente como plan municipal contra el ruido?
Estamos en un periodo de incertidumbre, porque no sabemos cómo se va a comportar el sector, no solamente a meses vista, sino a medio plazo, porque estamos hablando de cinco años. La intervención en un sector tan importante como la hostelería causa esa incertidumbre y esa preocupación sobre lo que pueda suponer. Cuando hay incertidumbre en un tejido empresarial tan importante como este, cuando hay esa preocupación, obviamente la creación de empleo se resiente sí o sí. También podría afectar a la destrucción de trabajo.

¿Qué respuesta le van a dar al ZAS?
Está en manos de los técnicos. No descartamos en ningún momento la vía judicial, sería en el contencioso. Lo estamos valorando y tomaremos una medida en poco plazo de tiempo.

¿Qué ZAS debería haberse llevado a cabo?
Es complicado. Partimos de una base errónea: tener un conocimiento exhaustivo de dónde íbamos a incidir en relación a la zonificación. Creíamos que la zonificación era algo que, primero, la ley no es que lo permita, sino que lo exige, y así se lo hicimos saber repetidamente al Ayuntamiento, incluso en las propias alegaciones. Y esa zonificación, es decir, ver los metros cuadrados de uso que tienen el sector terciario o el residencial, pero hablando de los niveles acústicos, cómo afectarían estos en Málaga. Al final, estudiando otras ciudades, todas tienen una parte acústica terciaria turística, hablo de Valencia, Sevilla, Granada, Barcelona o Madrid. Málaga es la única que no tiene nada de esto porque no tiene una zonificación adecuada a la evolución de la ciudad en los últimos años. Era algo básico que no se ha llevado a cabo por el Ayuntamiento y creo que era una forma de tener conocimiento de cómo está la ciudad.

¿Ha hablado con los vecinos del ZAS?
Hablamos con ellos continuamente porque son clientes nuestros. Con la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, concretamente, no hemos tenido el gusto de poder hablar. Yo voy a hacer en el cargo dos años y lo primero que hice fue la famosa mesa en la que nos reunimos en aquellos días, cuando estaba Raúl Jiménez de concejal. Yo ofrecí sentarme con la persona que más llevaba la asociación, le di mi teléfono y nunca he recibido ningún tipo de llamada por su parte. Tampoco me quiso dar el suyo. Creía que al final podíamos llegar a un acuerdo, nunca recibí la llamada. Lo intenté en alguna que otra ocasión. Nunca hemos podido sentarnos para hablar.

¿Trabajan con el Ayuntamiento en unificar la imagen de terrazas y veladores?
El trabajo empezó hace año y medio. Creíamos conveniente darle una evolución al Centro, sobre todo. Buscar una estética más atractiva de lo que es el Centro Histórico. El Ayuntamiento y nosotros creíamos que la línea que íbamos a llevar es muy similar y nos sentamos para hablar sobre cómo hacer más atractivo el Centro. Se hizo un proyecto, pero es verdad que este año con tantas elecciones, no sólo nosotros, sino también el país ha estado más lento a la hora de realizar los proyectos. La Administración obviamente no va con la misma agilidad que la empresa privada. Estamos en contacto con ellos para ese desarrollo. En meses posteriores seguiremos trabajando.

Parece que las nuevas vías que se reformaron o que se van a rehabilitar, casos de la Alameda o Carretería, respectivamente, no cuentan con espacio o, dicho de otro modo, no se van a permitir más terrazas de las que hay...
Pongo de ejemplo el Soho. Cuando se hablaba de problemática por ciertos sectores del Centro, con la ocupación de vía pública, se decía que había que poner el foco en qué modelo queremos, qué desarrollo queremos en las nuevas zonas. Las administraciones te dicen «por qué no invertís en el Soho, que es una zona nueva, que necesita desarrollo». Y es verdad que la hostelería va en ese camino de desarrollo porque atrae público y hace las zonas más seguras. Podemos recordar el Soho de hace cinco o seis años, donde la seguridad no era lo que primaba. A día de hoy eso está resuelto. No podemos llegar a una zona, revitalizarla y ahora parece que sobramos. Creo que ni Juan ni Juanillo. Hay zonas donde es verdad que las terrazas no se podrán poner, o a lo mejor cuando hablamos del desarrollo de Carretería, cuando decimos que queremos que haya ocupación de la vía pública en distintos locales, no queremos que haya cincuenta mesas por establecimiento, pero puede haber cuatro o cinco. Creo que en Málaga, una ciudad donde predomina el buen tiempo y a la gente le gusta estar en la calle, ese tipo de actuaciones de prohibir y no hacer nuevas zonas donde pueda haber terrazas no ayuda. Igual que no ayuda que en la Alameda, una zona tan grande, que ahora, de repente, sólo se puedan poner cuatro mesas, pues va en detrimento de desarrollos que se están haciendo urbanísticamente por el Ayuntamiento y son incompatibles con la parte del ocio que pueda tener la Alameda o Carretería.

¿Qué piensa cuando alguien le dice que el Centro es un parque temático?
No sé a qué se refieren con un parque temático. No sé si es positivo o despectivo. El Centro se ha convertido en una zona muy atractiva y habrá zonas mejorables. Esa es la visión que tienen que tener el Ayuntamiento y el sector privado. Todos tenemos que ser consecuentes con lo que tenemos. Yo el Centro lo veo pequeño, la evolución urbanística de una ciudad no se hace de un día para otro, pero recuerdo que hace veinte años no veía muchos malagueños orgullosos de su Centro ni de Málaga. Ahora hay muy poca gente que no esté orgullosa de lo que ha llegado a conseguir Málaga. ¿Que no gusta a todos? Indudablemente. Málaga a día de hoy se ha convertido, a nivel turístico, cultural o de ciudad de ocio, en una urbe atractiva, cómoda para vivir, envidiada a nivel nacional o internacional.

Usted dice que no debemos ir a por más turistas, sino a por visitantes de más calidad. ¿Eso cómo se hace?
No es fácil. Cuando Málaga apostó por los museos, por el turismo cultural, el cine y el teatro, ayudó a que el turista que venga sea de calidad. Hoy, no se viaja como se viajaba antes, que podía ser un producto de lujo. Se puede viajar de muchas formas. Málaga es una ciudad atractiva que tiene oferta para todo tipo de público. Debemos ir a por un turista de calidad.

¿Está Málaga muriendo de éxito?
Para morir de éxito hay que empezar a morir. No estamos empezando a morir. Lo que estamos es empezando a consolidar. Estamos consolidando una ciudad joven turísticamente hablando. Se ha hecho una labor de atracción de ciudad, de ir a distintos mercados, ahora sí estamos en la posibilidad de redireccionar un poco qué captación de turistas podemos ir. ¿Es mejorable el desarrollo? Sí. Carretería ayudará, pero hablamos de dos años hasta que acaben las obras. El salto del río es básico para la ciudad. Son muchos proyectos, no son fáciles, cuestan tiempo, pero hacer una lectura negativa de la ciudad de Málaga es pegarnos un tiro a nosotros mismos.

¿Hacia qué modelo va la hostelería?
Un modelo como es Málaga. Es una ciudad cosmopolita, abierta, tienen cabida todos, estamos haciendo una hostelería muy buena, basándose mucha de ella en el producto, en las técnicas nuevas de distintas ciudades españolas. Málaga con esas estrellas Michelín ha dado un salto de calidad, que se la ponga en el plano gastronómico a nivel nacional e internacional, y es mejorable. Desde la asociación hacemos proyectos que vayan en esa línea.

Como la Cátedra de Mahos...
La Cátedra, que va un poco más a la profesionalización del sector. Con 'Sabor a Málaga', se le puede dar un impulso mayor para hacer cosas importantes. Y vamos en la línea de la evolución a la calidad y a mejorar la oferta que tenemos, es buena pero mejorable.

¿Hay formación hostelera de calidad o hace falta mayor implicación pública?
Hace falta. Siempre es una demanda que tenemos en el sector. Si bien ha habido escuelas, con los problemas que han pasado, que han posicionado Málaga con la estrella Michelín, hay muchos que han pasado por ahí, y que le están dando esa categoría. Un sector como la hostelería, si queremos profesionalizarla, necesita formación, sobre todo pública. Me gusta decir que ya no es sólo formación, necesita educación. Tenemos que ver la hostelería como una salida muy digna en el mercado laboral de Málaga. Eso es básico, que eduquemos a los chavales que están empezando en que especializarse en sala, o en una profesión como la de camarero o cocinero, tiene una salida. Los cocineros han cogido su nicho de reconocimiento, la sala debe ir en esa dirección y la hostelería se debe ver como una profesión lo más digna posible, sobre todo porque en 2018 habíamos terminado con más de 100.000 personas trabajando en el sector. Nosotros usamos la tecnología como el que más. Hace falta personal humano formado, con esa colaboración público-privada debemos avanzar. Y la Administración tiene que apostar por el sector, porque es muy importante en la ciudad.

¿Feria del Centro o del Real?
No se trata de abrir un debate. Eso está obsoleto. Lo que decimos es que es imposible albergar a la gente que viene a la Feria en un solo recinto. El Real ha evolucionando bien y gracias a la hostelería que se está yendo allí, y eso le da ese caché a ese recinto; pero no nos olvidemos de que si no apostamos por la Feria del Centro, que es el verdadero reclamo que tiene a nivel turístico Málaga, tendremos un problema a corto plazo de que venga bastante menos gente de la que está viniendo. Nosotros no hemos sabido evolucionar en la Feria del Centro y hay que dedicarle más cariño por parte de la Administración.

¿Han hablado con la Agrupación sobre las mejoras del recorrido oficial?
Hemos solicitado que la Agrupación venga al Foro de Turismo y presente sus planes a todo el sector, porque la Semana Santa es el evento turístico más importante de la ciudad. Nosotros el año pasado, tenemos una interlocución fluida con la Agrupación, dijimos las cosas que podían ser mejorables, y creo que habrán tomado nota, eso se habrá intentado mejorar. Queremos dar una opinión constructiva al respecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook