24 de enero de 2020
24.01.2020
Movilidad

Málaga será el laboratorio para el primer autobús sin conductor en mayo

En mayo, un autobús eléctrico y sin conductor recorrerá 7 kilómetros de la capital desde la Estación Marítima hasta el Paseo del Parque

24.01.2020 | 14:11
Presentación del proyecto Automost, un autobús eléctrico con conducción autónoma.

La UMA estudiará la percepción de la conducción autónoma

  • La excepcionalidad de traer la conducción autónoma al transporte público convierte al proyecto de AutoMost en una actuación sin precedentes y con pocas investigaciones al respecto. La posibilidad de que desplazarse en un autobús sin conductor se convierta en una cotidianidad en el futuro ha llevado a la Universidad de Málaga, a través de la Cátedra de Gestión del Transporte, a emprender una serie de estudios científicos para conocer el grado de receptividad que tienen los ciudadanos sobre los vehículos de transporte público con conducción automática. La Universidad de Málaga realizará una serie de encuestas a usuarios del autobús para conocer qué opinan sobre descartar la presencia de un conductor en pro de las nuevas tecnologías. La metodología de esta investigación prevé una primera oleada de encuestas antes de la puesta en marcha del servicio, para tantear la alineación de los usuarios con este novedoso sistema. Por otro lado, tras la entrada en servicio del autobús, se realizará una segunda oleada de encuestas, en este caso, para medir la satisfacción del prototipo y ver si se produce un cambio en la opinión de los usuarios tras la experiencia.

En los próximos meses, parte del centro histórico de Málaga será escenario de un novedoso autobús eléctrico de 12 metros de longitud que circulará junto al tráfico rodado de la capital de forma autónoma, esto es, sin conductor, aunque sí que contará con un operario que vigilará el comportamiento del vehículo durante el trayecto.

"En los niveles a los que nos referimos [nivel 3 de automatización], es la primera ciudad de Europa y no tenemos noticia de ninguna otra del mundo hasta ahora de que lo vaya a tener en los próximos meses", ha destacado el regidor, Francisco de la Torre.

Se trata del proyecto i+D+I AutoMost, impulsado por la compañía Avanza junto a la colaboración de un consorcio de siete empresas y el apoyo del Ayuntamiento de Málaga. Con un presupuesto de 9 millones de euros, financiado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), el vehículo, desarrollado por la firma Irizar, replicará el recorrido de la línea 90 (actualmente operada por EMT y Avanza), recogerá a los cruceristas que lleguen a la ciudad y circulará durante unos 7 kilómetros hasta una parada ubicada en el Paseo del Parque frente al Ayuntamiento.

El autobús, con una velocidad máxima de entre 20 y 25 kilómetros por hora, tendrá una capacidad de hasta 60 pasajeros y circulará controlado por un sistema de geolocalización. Desde Avanza subrayan que la aportación diferenciada de AutoMost al mundo de la conducción autónoma se cimienta en la "capacidad" del vehículo - de tamaño estándar- y la "interacción real" del vehículo con la ciudad.

"Los proyectos que se han desarrollado hasta ahora tienen una interacción con el entorno muy limitada. Normalmente han sido pruebas en carriles confinados, en entornos muy limitados, en universidades, en zonas muy restringidas, con cierto grado de interacción, pero con una complejidad limitada. Nosotros estamos hablando de transporte colectivo e interacción real con la ciudad", ha incidido el director general de Avanza, Valentín Alonso.

"No solamente se trata de que los cruceristas queden gratamente sorprendidos, que lo quedarán, cuando vean que en Málaga llegan a una ciudad atractiva, llena de historia y de oferta cultural, sino también una ciudad que tecnológicamente es avanzada", ha puntualizado el alcalde, Francisco de la Torre, que ha destacado la predisposición de la Autoridad Portuaria de Málaga en convertir a la dársena de la ciudad en un "puerto verde".

Semáforos inteligentes

Por su parte, el Ayuntamiento de Málaga afrontará la instalación de 12 semáforos inteligentes que, aunque mantendrán la estética y uso común de estos dispositivos de regulación del tráfico, extenderán una red de comunicación con el autobús autónomo. "El semáforo es el mismo, la óptica no se cambia, pero es un semáforo inteligente y tiene una serie de módulos dentro que le hacen capaz de comunicarse", han explicado.

La instalación de esta nueva red semafórica en la ciudad será sufragada por el Consistorio malagueño con un coste total de 180.000 euros, ya que una vez finalice la prueba piloto de Automost, los dispositivos se mantendrán instalados en la ciudad y "permitirán integrarse con los sistemas de conducción autónoma que se desarrollen en el futuro", han apuntado desde el Ayuntamiento.

En los próximos días, este vehículo iniciará unas pruebas previas en el entorno del Puerto de Málaga y sin pasajeros. Finalizadas las pruebas e instalada la red de semáforos inteligentes, comenzará la prueba en tráfico real con el traslado de viajeros procedentes de los cruceros, en torno al mes de mayo y por un período de tres meses. El precio del billete está "aún por determinar".

Automost, un proyecto de investigación con unos dos años de duración, finalizará con su prueba final en Málaga a lo largo del próximo mes de septiembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook