29 de enero de 2020
29.01.2020
Urbanismo

Derriban el edificio que taponaba la unión de Héroe de Sostoa y La Princesa

El derribo del edificio estaba previsto desde 1997 para dar salida al tráfico desde el Carril de la Cordobesa

29.01.2020 | 05:00
El edificio que ocupaba la parcela ha sido demolido para abrir la calle Río Gargáliga.

Un edificio de cuatro plantas situado en el número 120 de la calle Héroe de Sostoa ha desaparecido por la acción de la piqueta y ha abierto a los vecinos de la calle Río Gargáliga de la barriada de La Princesa una amplia conexión con esta vía, una reclamación histórica de los vecinos que cada vez está más cerca y mejorará la movilidad de la zona.

El inmueble ha sido expropiado por la Gerencia Municipal de Urbanismo, que inició el trámite en 2014, pese a que en el PGOU de 1997 de contemplaba su deribo para conectar el Carril de la Cordobesa y Héroe de Sostoa. Han hecho falta casi 23 años para abrir la calle, qiue ya sólo está pendiente de la obra de urbanización necesaria para conectar las dos vías.

El edificio derribado fue construido en 1963 con una superficie construida de 447 metros cuadrados, sobre una parcela de 117 metros cuadrados. Pertenecía a un único propietario que tenía alquiladas las viviendas y con el que se ha estado negociando la expropiación del inmueble desde 2014, cuando se aprobó el inicio del proceso. A esto había que unir un local anexo (en el número 118 de Héroe de Sostoa), de otro propietario, y que completaban el tapón que impedía abrir la calle a los coches.

El proceso de expropiación se inició hace seis años después de que los propietarios se negaran a una solución de mutuo acuerdo y reclamaran el inicio de este trámite.

El número 120 bloqueaba la continuación de la calle Río Gargáliga, que une –hasta ahora sólo peatonalmente– la calle Héroe de Sostoa con el Carril de la Cordobesa. La apertura de la calle, tras el derribo del inmueble que también ocupa el número 118, cumple con lo estipulado en el PGOU del año 1997.

El Ayuntamiento de Málaga ha asumido el coste de la expropiación, aunque forma parte de las cargas externas que tienen que asumir los promotores urbanísticos de la zona de San Lucas y Santa Rufina, aunque los promotores de estos sectores (diferentes de los propietarios) recurrieron judicialmente el procedimiento por el que se establecía dicha carga.

Con el derribo del edificio se puede plantear la mejora de la permeabilidad de la barriada de La Princesa, ofreciendo un acceso directo a Héroe de Sostoa y la conexión en coche con el Carril de la Cordobesa, que bordea toda la barriada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook