10 de febrero de 2020
10.02.2020
Entrevista

Juan Carlos Maldonado: «No tenemos la vocación de ser un tonto útil en el Gobierno de la Diputación»

Tras su legislatura como alcalde de Mijas, Juan Carlos Maldonado se convirtió en el vicepresidente primero de la Diputación con una macroárea a su cargo que abarca desde Empleo y Formación a Juventud, Deportes, Sabor a Málaga o Málaga de Moda, entre otras materias

10.02.2020 | 05:00
El vicepresidente primero de la Diputación de Málaga, Juan Carlos Maldonado.

«Cs no se mira al ombligo como hacen PSOE y PP»

  • Ya lleva casi un mes como nuevo secretario de Programas del Comité Provincial de Ciudadanos, ¿qué lecturas hace de su cometido y de la confianza que ha depositado en usted su partido?
    Le estoy muy agradecido al partido. Es una secretaría importante por las posibilidades que da para abrirnos a la población, enriquecernos con las propuestas de la sociedad civil y comunicarle a los distintos colectivos cuál es la hoja de ruta en la que estamos trabajando. Voy a arrimar el hombro para que el proyecto de Ciudadanos en la provincia de Málaga responda a las expectivas de los malagueños.
    ¿Con qué expectativas aguarda la celebración el 15 de marzo del primer congreso nacional que no presidirá Albert Rivera?
    Por un lado, con un sabor agridulce. Albert Rivera es una persona muy querida, muy valorada y muy respetada en el partido. Lo que ha hecho es muy grande. Probablemente, el resultado electoral hizo que el partido se planteara un cambio de estrategia y un nuevo momento.  Lo abordo con bastante ilusión porque esa asamblea nos va a definir las reglas del juego internas. Y tendrá vocación externa para que la población vea que Ciudadanos está trabajando y ha escuchado muy bien la lectura de los españoles a la hora de votar. Estoy  convencido de que este proceso va a ser importante para la senda que Ciudadanos quiere emprender para ser útil y ser un instrumento para conseguir que la unidad de España y la Constitución se defiendan.
    ¿Cree que con Inés Arrimadas se recuperará el respaldo del electorado o las cosas ya no volverán a ser como antes?  
    Estoy convencido de que Inés Arrimadas lo tiene todo para conseguir que los españoles confíen en nuestro proyecto. Ha demostrado en Cataluña de qué es capaz ganando unas elecciones. Pero, sobre todo, es una persona cercana, luchadora y que no engaña a nadie. Está haciendo aportaciones que responden a lo que es Ciudadanos,  como la vía 221 o las propuestas que ahora se están haciendo para Cataluña, País Vasco o Galicia. Es una líder que pone los intereses de España por encima de los del partido. Más que vocación de ser partido y mirarse al ombligo, como el PSOE o el PP, Ciudadanos tiene claro que no somos una religión, no somos un fín en sí mismo sino un instrumento para cambiar la realidad. Y eso ella lo tiene muy claro.
    ¿Qué le diría a quienes repiten por activa y por pasiva que un partido como Ciudadanos está abocado a su desaparición?
    Esos son, como dice Javier Imbroda, los tristes. Aunque nadie daba un euro por este proyecto en un principio, Ciudadanos ha ido calando cada vez más en la sociedad. Pese a que hemos tenido un momento puntual difícil en las últimas elecciones, lo que realmente merece la pena en la vida es seguir  luchando y tener claros los conceptos. Ciudadanos es más necesario que nunca para España con una amenaza nacionalista tan grave y con la Constitución acribillada por aquellos a los que Pedro Sánchez les da espacio para que logren sus objetivos.    

Juan Carlos Maldonado, a la vez que se entiende con sus socios de Gobierno del PP en el ente provincial, apoya como concejal de Ciudadanos en Mijas a un alcalde socialista. Además, acaba de ganar peso en la estructura del partido naranja al ser nombrado secretario de Programas del Comité Provincial.

Ya ha transcurrido medio año desde que tomó posesión como vicepresidente primero de la Diputación ¿Con qué sensaciones está viviendo esta responsabilidad plagada de competencias?
Son sensaciones de implicación, responsabilidad y agradecimiento. Doy las gracias por la acogida que he tenido en esta casa, la Diputación, por parte del personal, los socios de Gobierno o, incluso, la oposición. Es una oportunidad para hacer una política interesante para la provincia en un tiempo en el que el diálogo, el consenso y el interés general tienen que primar. Estoy ilusionado en esta etapa.

¿En qué términos valora la relación de Ciudadanos con el PP a la hora de desarrollar este Gobierno provincial en coalición?
Las acciones de Gobierno y el trabajo en coalición muchas veces no van de marca. No van de PP, Cs ni PSOE. Van más de personas. La relación personal que tengo con mis socios de Gobierno, y particularmente con el presidente, Francis Salado, es cordial. Creo que es una persona con la que se puede llegar a acuerdos. Pero Cs ha llegado a esta institución con el ánimo de gobernar, no tenemos la vocación de ser un tonto útil. Todo lo contrario. Estaremos vigilantes para que el pacto se siga cumpliendo. Cs está en las administraciones para contribuir, para que su aportación se vea reflejada en una nueva política y las administraciones no obedezcan al interés de ningún partido.

Tras la debacle electoral de su partido el 10-N, hubo quien dijo que los pactos con el PP en la Diputación, el Ayuntamiento de Málaga o la Junta de Andalucía estaban en peligro, ¿qué opinión le merece esta apreciación?
A la vista está que estamos funcionando y se sigue trabajando. De ninguna manera esto ha supuesto un cataclismo o una pérdida de ruta por nuestra parte. Cs es un proyecto útil y necesario, no solo para España sino para las distintas administraciones en las que estamos presentes. Representan una nueva forma de hacer política basada en la regeneración y la implicación de la sociedad civil. No ha supuesto una parálisis. Ha sido un estímulo para que entendamos que el espacio político que ocupamos es necesario. El centro. Tanto donde gobernamos como en la oposición vamos a demostrar que Cs está a la altura de las expectativas que se tienen sobre un partido que ha surgido de la sociedad civil.

¿Qué le parece que en ciertos mentideros políticos se haya dudado de la lealtad del portavoz de Cs en Diputación Juan Cassá, y se haya comentado que podría poner en una situación de riesgo el pacto con el PP en el Ayuntamiento de Málaga para facilitar una alcaldía socialista?
Las conjeturas y los comentarios siempre existen en política. En cuanto a mi valoración personal, creo que en el reparto que hemos hecho él ha asumido una labor muy importante que está dando muy buenos resultados. Se encarga del desarrollo territorial de nuestro grupo, de los contactos con los distintos municipios para trasladarles las acciones que hace la Diputación o recoger las peticiones que tengan para trasladarlas a mis áreas o al socio de Gobierno. Estoy bastante contento del acople que hemos tenido. No puedo hablar de otra administración porque no estoy presente, pero mi experiencia con él es muy positiva.

Hace un par de semanas se produjo el fracaso de la moción de censura de Cs contra el PSOE en Alcaucín, ¿cree que el grupo municipal de su partido cometió un error al registrarla?
No creo que fuera un error. El grupo de mi partido lo presentó por una falta de lealtad por parte del PSOE. Es razonable, cuando tienes un pacto con alguien y no lo cumple, plantearle que esto se ha roto precisamente porque no está cumpliendo con su parte. Esto no ha prosperado por una persona concreta que firmó un código ético con el partido, en el cual si tú no estás de acuerdo con algo dejas tu acta y no pasa nada. Ese acta esta persona lo ha conservado y ha faltado a su propia ética al no cumplir lo que había firmado. No creo que el grupo haya cometido un error, ha sido esta persona concreta quien ha actuado en contra de aquello a lo que se comprometió.

¿Es partidario de que en aquellos lugares en los que todavía Ciudadanos gobierna en coalición con el PSOE pase a hacerlo, si salen las cuentas, con el PP?
Creo que hay que mirar caso a caso. Ciudadanos es un partido de centro. Es importante, en cada caso concreto, mirar el interés de esa población y, si el pacto está funcionando de acuerdo a los criterios establecidos, pues evidentemente no hay motivos para cambiar. Otra cosa es que, en un caso concreto, el PSOE tome una deriva como la que ha tomado el señor Pedro Sánchez a nivel nacional. Si obedecen a doctrinas de partidos o las consignas que el propio partido le marque, y por tanto no cumplen el pacto acordado con nosotros, no tendría sentido continuarlo.

¿Le gusta la gestión con la que el socialista Josele González continúa su labor en la anterior legislatura como alcalde mijeño?
Nosotros, evidentemente, estamos vigilantes. En ese pacto, pusimos mucha carne en el asador. Fue un momento político difícil. Pusimos encima de la mesa la lucha contra la corrupción y que se llevara una gestión económica que permitiera que el futuro del municipio de Mijas no se viera comprometido. De hecho, dejamos la deuda a cero y conseguimos un superavit de 125 millones de euros. Dejamos proyectos de infraestructuras iniciados para poder culminar la ejecución. Dejé 33 proyectos para ejecutar. Y este pacto lo que quiere es que esas líneas que nosotros marcamos se continúen porque es lo necesario para el municipio. Ya hemos tenido experiencias, cuando gobernaron el PSOE o el PP en solitario, de esas mayorías absolutas que eran rodillos, machacaban y eran también redes clientelares. Por tanto, estaremos vigilantes para que no se cumpla esa forma de hacer política. Porque Ciudadanos está en las administraciones justamente para eso. Para que no hayas redes clientelares. Para generar superávit. Deuda cero. Para invertir en infraestructuras. Para que haya transparencia y para que la participación ciudadana esté siempre presente.

¿Qué nota le pondría a este pacto de Cs con el PSOE en Mijas?
Definirlo con una nota es complicado. Eso lo tienen que hacer los propios mijeños a la hora de votar. Ponerse una nota a uno mismo es complicado. Puedo decir que estoy satisfecho del trabajo de mis compañeros. Sé que son personas que están por encima de los intereses partidarios. Pongo un ejemplo: cuando presentamos cualquier propuesta no hablamos de concejalía de Ciudadanos, hablamos de equipo de Gobierno. Eso define una forma distinta de hacer política. Lo que tiene que definirnos es la lealtad y la búsqueda de los compromisos que teníamos con los vecinos. Y, sobre todo, que el pacto que hemos firmado se cumple.

¿Es a todas luces imposible que Cs apoyara en su localidad una moción de censura?
Nuestra intención no es hacer mociones de censura. Nuestra intensión es llevar a efecto aquello a lo que nos hemos comprometido. Estamos vigilantes y creemos que el pacto se está desarrollando con normalidad, pero en el día a día hay muchas cuestiones en las que tiene que haber diálogo, consenso y, sobre todo, esa sensación de estabilidad y de unidad que todo equipo de Gobierno debe llevar hacia adelante. Ahora mismo, en Diputación hay cosas que en el día a día tenemos que hablar pero en líneas generales estamos cumpliendo con el pacto. Si eso también se produce Mijas, no habría ninguna necesidad porque las mociones de censura en sí no son un instrumento para conseguir poder. Es un instrumento para que aquel que no cumpla no esté gobernando.

Su relación con el PP en el Ayuntamiento terminó saltando por los aires hasta el punto que Ángel Nozal y sus concejales desobedecieron las órdenes de su partido y rechazaron un pacto con Ciudadanos, ¿le sorprendería que la dirección provincial del PP terminara expulsándolos?
Ellos se comprometieron a iniciar un expediente de expulsión. Creo que los partidos deben actuar en consecuencia. Pero mi ánimo es tener buena relación con todo el mundo. Lo primero que tiene que haber es respeto, tolerancia y ponernos a disposición del interés general. Lo he hecho y lo haré. Pedí disculpas si en lo personal pude dañar a alguien, pero en lo político actué como actué porque mi ánimo es, estoy convencido, que ese es el camino. Ciudadanos es un partido que tiene que tender puentes con todos los partidos que sean constitucionalistas y no estén radicalizados. Tanto con el PP como con el PSOE, si no se radicaliza.

Usted es vicepresidente en la Diputación y la exedil mijeña de Cs, Nuria Rodríguez, la delegada de Turismo de la Junta, ¿cree que el Ayuntamiento de su municipio está ante una oportunidad única para mejorar o ampliar sus relaciones con los gobiernos de la provincia y la comunidad?
Eso no ocurre solo ahora porque nosotros tengamos esos cargos concretos. Ya se produjo cuando estuvimos gobernando desde 2015. Se trataba de ver cuáles eran las necesidades de los mijeños y ponernos a disposición, sin mirar el color político de las administraciones, para que se llevaran a efecto estas peticiones. Que ocupemos estos espacios es fruto de que ese equipo hizo bien las cosas, con otras figuras a recordar como las de José Carlos Martín o Andrés Ruiz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook