15 de marzo de 2020
15.03.2020
Mirando atrás

El 40 cumpleaños de un proyecto cultural: librería Arjé

El 2 de enero de 1980 nacía en El Palo la librería Arjé, de la mano del dirigente vecinal Pepe Juárez

15.03.2020 | 05:00
Pepe Juárez con su hija Elena, esta semana en la librería Arjé de El Palo, que este año cumple cuatro décadas.

Desde 2006 su hija Elena está al frente de la librería, la segunda más antigua de Málaga. A fin de mes estrenará una tienda 'online'

«Hay muchos negocios que desaparecen porque los hijos no han querido seguir y este no es el caso», cuenta con satisfacción José Antonio Rodríguez Juárez (1947), aunque todo el mundo le conoce como Pepe Juárez.

La obra cultural de su vida, la librería Arjé en El Palo, la segunda más veterana de Málaga tras Proteo, cumplió 40 años el pasado 2 de enero. Pero el camino que siguió este emprendedor granadino, vinculado a Málaga desde su juventud, fue largo y tortuoso.

Para empezar, un camino de superación porque como recuerda, cuando cumplió un año su familia se mudó a las cuevas del Albaicín, a un entorno muy humilde y tuvo que dejar el colegio «a los 13 o 14 años y desde entonces todo lo que aprendí fue por mi cuenta». En la actualidad, por cierto, está a punto de acabar la carrera de Derecho, uno de sus sueños, estudios que inició a los 69 años.

Ligado al movimiento vecinal desde 1965, Pepe Juárez también ha sido responsable de organización de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), encofrador, taxista, encuadernador y hasta formó parte de un 'kibutz', malagueño, una iniciativa de trabajo colectivo en La Fresneda (Campanillas).

En 1978, los trabajos de la HOAC le conducen a la barriada del Palo, trabaja de encofrador pero un problema de salud le obliga a dejar la profesión. «Y como fui encuadernador en Madrid y estuve trabajando en la revista 'Noticias Obreras' de la HOAC, editábamos libros y conocía el mundo del libro, decidí abrir una librería».

El nombre elegido, 'Arjé' ('inicio' o 'comienzo' en griego), se lo propuso un amigo, profesor de latín y griego. «Le pusimos 'comienzo' porque así empieza la Biblia», explica.

La aventura de poner en marcha una librería en El Palo, con una pequeña sección de papelería, para diversificar, tuvo el respaldo importante de varios distribuidores amigos, que le facilitaron un depósito grande de obras, «y prácticamente no tuve que invertir en libros, sólo en papelería, así que pude poner los mejores libros que había».

El local elegido, en la avenida Juan Sebastián Elcano, junto a lo que hoy es la sede de la Seguridad Social del Palo, había estado ocupado antes por una hamburguesería que había sufrido un incendio.

Era un local de unos 90 metros cuadrados, dividido en dos espacios por unos pocos peldaños. «Y aproveché para poner en una parte la zona infantil. Al principio, con mesas y sillas para que los niños leyeran. Era una época en la que los colegios querían que se leyera mucho y recomendaban muchos libros infantiles».

En este sentido, tuvo también el respaldo del botánico y escritor José Antonio del Cañizo, que presentó varios de sus libros infantiles en Arjé.

Y a la novedad de una parte infantil se sumó la presencia de «libros raros para la gente más progresista»: Marta Harnecker, Agnes Heller, Gramsci... y en poesía, Miguel Hernández, Machado o Neruda.

Por la presencia de estos libros, en una ocasión Pepe Juárez escuchó a unos alumnos comentar que la librería «era una tapadera del Partido Comunista». El librero salió a dejarles claro «que yo no había estado nunca en ningún partido y que me hartaba de trabajar».

Su papel como dirigente en la Asociación de Vecinos del Palo, que presidió de 1990 a 1995, también le trajo en ocasiones algún problema por su defensa del interés general del barrio. «Personas que venían a la librería estaban mosqueadas por asuntos de Urbanismo o de zonas verdes y no me compraban», recuerda.

Por suerte, fueron muchos más los clientes que en estas cuatro décadas se han mantenido fieles a Arjé. «Si te ganas una clientela, la gente sigue viniendo», destaca.

Además, durante casi 30 años, la librería del Palo fue una fija de la Feria del Libro de Málaga. Los mejores tiempos, subraya sin duda, fueron los años en que se desarrollaba en el Parque. De hecho, el traslado al Muelle Uno y los malos resultados empujaron a este veterano negocio a dejar de participar en la cita.

En 2006, Arjé abandona su sede en alquiler dado que los propietarios deseaban vender. Pepe Juárez recuerda que tenía mucha amistad con el propietario original, ya fallecido, y que se propuso no ser nunca un obstáculo para la venta.

Por este motivo, en 2006, su hija Elena pasa a estar al frente de la librería, que se traslada a Echeverría del Palo, a la calle Escultor Marín Higuero, 1, donde sigue desde entonces.

osé Juárez, en los comienzos de la librería, en una charla de presentación, con la distribuidora y librera Pilar Villasana. Foto: Archivo Librería Arjé

La visita de García de Cortázar


Entre las muchas anécdotas, la visita del historiador jesuita Fernando García de Cortázar, que acababa de presentar un libro en otro sitio y preguntó si tenían la obra. «Le dije que no pero que en diez minutos la tendría», explica Pepe Juárez, que cuenta que la distribuidora le trajo ipso facto un montón de ejemplares, «iban entrando los clientes, les decía que era Fernando García de Cortázar y al final comentó que firmó más que los que había firmado en la presentación».

Pero si de libros más vendidos se trata, el librero menciona, entre los infantiles, 'El maestro y el robot' de José Antonio del Cañizo y de los libros de lectura obligatoria en los colegios, 'La busca' de Baroja, entre otros.

Aunque como señala Elena, el título más vendido con diferencia en Arjé ha sido 'La sombra del viento' de Carlos Ruiz Zafón, publicado originalmente en 2001. Es una obra que como recuerda Pepe Juárez, le recomendó un compañero de la librería Rayuela durante una Feria del Libro.

Y también acertó el representante de la editorial Planeta, cuando un año le envió a la caseta de Arjé en la Feria del Libro unos 200 ejemplares de 'Los versos satánicos', de Salman Rushdie. «Quédate con ellos que los vas a vender todos», le dijo. Y acertó.

Si echa la vista atrás, Pepe Juárez ve una evolución importante del lector de 1980 a nuestros días. «Se ha tirado a otro tipo de literatura», resume, mientras que su hija pone de ejemplo que incluso en literatura infantil ahora se venden libros escritos por 'youtubers'.

«Hay mucha clientela de 'best-seller' pero también vienen muchos clientes de tiempos de mi padre que acuden al rincón de editoriales como Anagrama, Siruela, Acantilado o en busca de ensayos históricos», explica Elena.

Los dos coinciden, eso sí, en que el libro electrónico no ha despegado porque leer en ese tipo de dispositivos molesta a la vista. El papel sigue siendo con creces el preferido.

Eso no quita para que Arjé trate de adaptarse a los tiempos: En unas tres semanas, tiene previsto poner en marcha una tienda 'online' en la página web www. libreriaarje.com, con envío a domicilio, más de 700.000 artículos de libros en stock, 30.000 en papelería y un amplio catálogo de juguetes. Una celebración del 40 aniversario para estar al día en el mundo de los libros de papel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook