La dirección de la fábrica de Fujitsu en Málaga, situada en el polígono del Guadalhorce, se ha visto obligada a poner en marcha el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que tiene aprobado de forma preventiva para sus 336 trabajadores de plantilla. A pesar de la firma nipona había hecho acopio de material para asegurar su producción de todo el mes de marzo, la decisión ha tenido que adoptarse debido al otro factor que amenazaba la actividad de la fábrica: que Toyota, el principal cliente de Fujitsu en Málaga, decidiera parar su producción en Europa. Pues bien, Toyota ya ha detenido la actividad de su centro de Francia y en los próximos días hará lo propio con los del Reino Unido, Turquía y Chequia. De momento, la dirección de Fujitsu ha decidido aplicar el ERTE a 44 trabajadores de plantilla y el próximo viernes anunciará a un nuevo cupo de empleados que pasarán temporalmente al desempleo.

La directora de la fábrica de Fujistu en Málaga, Blanca Hermana, ha explicado a este periódico que estos días están planificando la actividad ante la nueva situación sobrevenida sobre la fábrica, por lo que todavía no puede calcular la cifra de empleados que se verán afectados por el ERTE. "Toyota ha parado su fábrica de Francia y también lova a hacer con otras que tiene en el continente, por lo que ahora tenemos que hacer un plan de trabajo que seguramente tendremos listos para final de semana", ha explicado.

En todo caso, Hermana ha señalado que la parada de actividad en la fábrica de Fujistu en Málaga no será total, ya que la compañía también trabaja para la división de Toyota en Rusia, fabricando dispositivos electrónicos de start and go para automóviles, y para la de Estados Unidos, y ambas, por ahora, continúan con su actividad.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Fujitsu, José Lozano, ha confirmado la apliación del ERTE a los 44 primeros trabajadores de la plantilla, que este miércoles ya no han acudido a trabajar, y ha señalado que en los próximos días se conocerán la afección de cara a la próxima semana. El número es difícil de cuantificar, porque cuando se decida a cuántas personas de líneas concretas afecta, habrá que sumar también el impacto en trabajadores de almacén o inspeccción.