19 de marzo de 2020
19.03.2020

Políticos confinados

La Diputación, desde casa

El presidente de la institución provincial, Francisco Salado (PP), y los dos portavoces de la oposición, José Bernal (PSOE) y Teresa Sánchez (Adelante), relatan cómo están viviendo el confinamiento

19.03.2020 | 05:00

­En instituciones públicas como la Diputación de Málaga, las medidas a las que obliga la crisis del coronavirus se hacen sentir a todos los efectos. Eso sí, sus responsables no han pisado el freno y, desde sus hogares, realizan las gestiones necesarias para que los municipios sean atendidos en aquello que requieren. El presidente de la institución provincial, Francisco Salado (PP), y los portavoces de los dos grupos políticos en la oposición, José Bernal (PSOE) y Teresa Sánchez (Adelante), relatan en primera persona para los lectores de La Opinión de Málaga cómo están viviendo estas jornadas de confinamiento.

Francisco Salado (PP)

«Seguimos en casa debido al confinamiento tal y como nos marca el estado de alarma en el que estamos inmersos. Hay gente que aún cree que esto no va con ellos, que aprovechan la excusa de sacar al perro para dar largos paseos y eso no es así. Y ya se están poniendo multas. Todos debemos dar ejemplo. Cuanto más estrictos y disciplinados seamos todos en el aislamiento y las medidas preventivas, cuanto más nos quedemos en casa, antes saldremos. Por ello, yo trabajo en casa en mi doble función de presidente de la Diputación Provincial de Málaga y alcalde de Rincón de la Victoria. Estoy permanentemente conectado desde primerísima hora. Mi día a día es una sucesión de conversaciones, leer y firmar documentos y reuniones a través de las videollamadas con el gabinete de crisis de Diputación y el comité de seguimiento del Ayuntamiento. Desde el primer momento he mantenido reuniones con los responsables de Policía Local, Bomberos, Protección Civil y he podido hablar con responsables de la Junta de Andalucía y muchos alcaldes de la provincia. He creado un canal de comunicación directo con todos ellos para compartir información, necesidades. A todos los alcaldes y alcaldesas les he ofrecido los recursos de la Diputación. Mi prioridad es estar en permanente contacto con todas las administraciones porque estamos estableciendo las medidas y las decisiones que son necesarias. Con la prioridad absoluta de atender a las personas más vulnerables, a las personas dependientes, a los mayores, y también de garantizar los servicios básicos. Los alcaldes me han trasladado su preocupación por el suministro de recursos de contención y por la capacidad de nuestro sistema sanitario. También mucha incertidumbre por lo que pueda ocurrir en las próximas semanas. Porque, cuando pase todo esto, tendremos que modificar todo el presupuesto para destinar el dinero a lo importante, a ayudar a los que más lo necesiten, a impulsar medidas para recuperar nuestro tejido productivo, nuestros autónomos y nuestras empresas. Habrá un daño importante a la economía de las personas, de las empresas y no va a ser fácil reconducir el camino. Pero la Diputación y sus trabajadores van a estar a la altura de las circunstancias y se lanzarán las medidas necesarias».

José Bernal (PSOE)

«Lo llevamos con obligación pero con responsabilidad. Entendiendo que esto lo tenemos que sacar adelante entre todos. Estoy en la casa con mi hijo de ocho años y mi mujer tiene que ir a trabajar como cajera en la banca. El niño se ha adaptado muy bien a todo esto. Los niños tienen una agenda más completa que la que nosotros nos hacemos, lo he hablado con muchos padres. Mi hijo juega y hace sus deberes. Y yo me convierto en su profesor, que al fin y al cabo es mi oficio. Tengo el hándicap de que cada vez que mi mujer vuelve a la casa, y ha tenido que estar en contacto con mucha gente, tienes la misma preocupación que todas esas familias que tienen a alguien trabajando en la calle. Se lo tenemos que agradecer, principalmente, a los sanitarios. Pero también a todos aquellos que están obligados a trabajar para que el país funcione con unos mínimos. Nosotros hacemos un sacrificio, pero algunos hacen un sacrificio mayor. También estoy aprovechando para terminar el proyecto de fin de grado de Derecho –ya es licenciado en Filosofía y Letras y Doctor en Historia– porque decidí estudiar esta nueva carrera por afición. Y hago el seguimiento de la tarea como oposición. El skype viene muy bien para contactar con el resto de diputados provinciales y con el partido, atendiendo a las demandas de los compañeros y compañeras desde las alcaldías y portavocías. Y, además, atiendo a lo necesario como portavoz en el Ayuntamiento de Marbella. El móvil es la principal herramienta para conocer el día a día y contribuir en la medida de lo posible. Le mando, por ello, un abrazo cariñoso a quienes les toca gestionar esta crisis porque también están expuesto. Mi compañero Víctor Navas, alcalde de Benalmádena, se ha contagiado porque no ha querido relegar las emergencias de su municipio en estas circunstancias. Y eso es loable y sirve para valorar la labor de quienes trabajan en el servicio público».

Teresa Sánchez (Adelante)

«Estoy desde el miércoles pasado en casa porque tuve décimas de fiebre y por responsabilidad decidí quedarme. Llevo ya una semana de confinamiento. Me estoy leyendo el Real Decreto de este martes para asesorar a los compañeros de IU y Unidas Podemos en la comarca del Guadalhorce y a los alcaldes de la provincia. También le estoy regañando a aquellos amigos que no terminan de concienciarse. Y recogiendo todo aquello que me plantean mis amistades que tienen empresas o son autónomos para trasladarlo al federal de IU. Tras ver el Real Decreto, voy a cogerme el presupuesto de la Diputación y el del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande para ver aquellas partidas que ahora resulten más superfluas para incluirlas en otras que se necesiten más. Tenemos que adelantarnos para que se pueda remontar la situación de la forma más rápida y ágil. Además, me estoy dedicando a leer, a escuchar música y a practicar mucho más yoga. Si antes había días que no podía o lo practicaba media hora, ahora intento hacer una hora y media todos los días. Y como tengo la suerte de vivir en el campo, también hay áreas agrícolas. Habíamos hecho poda y hemos estado picando la leña y atendiendo a los animales. Esta situación también pone de manifiesto que debemos ser leales a quienes gobiernan en una y otra institución pues no existe un manual exacto que diga cómo se debe actuar».
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook