20 de marzo de 2020
20.03.2020
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
130.759
Fallecidos:
12.418
Recuperados:
38.080
Mundo:
Casos:
1.203.859
Fallecidos:
64.787
Recuperados:
247.301
Actualizado: 05-04-20 10:15h
La prensa, un bien de «primera necesidad»

Ir a comprar el periódico, una de las actividades permitidas por el Gobierno

Al igual que para adquirir alimentos básicos, la prensa está considerada de «primera necesidad» y el desplazamiento para adquirirla no se penaliza

20.03.2020 | 05:00
Los quioscos permanecen abiertos como puntos de venta de un producto de primera necesidad.

La crisis del coronavirus y el decreto de alarma por parte del Gobierno nos va a mantener en casa muchos días y ante lo que se avecina muchas personas se plantean qué pueden y qué no pueden hacer dentro de las medidas de confinamiento propias del estado de alarma.

Mientras dure esta declaración, las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público en determinadas circunstancias. A grandes trazos el estado de alarma permite desplazarse para ir a trabajar, atender a familiares, adquirir alimentos y pasear al perro pero también permite ir a quioscos de prensa, librerías, papelerías, farmacias, lavanderías, estancos, droguerías, ópticas y tiendas de productos ortopédicos y establecimientos especializados en equipos tecnológicos y de telecomunicaciones. Todos ellos están autorizados a abrir al público. Asimismo, también se podrá acudir a las tintorerías para poder lavar a más de 60 grados, temperatura necesaria para desinfectar ropa, sábanas y toallas de centros sanitarios que han sido usadas por contagiados.

En el caso de la prensa escrita, su distribución se considera de primera necesidad y por eso permanecen abierto los diferentes puntos de venta –mayoritariamente quioscos– durante el estado de alarma.

En caso de acudir a alguno de estos establecimientos se deben evitar aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan la distancia de seguridad de al menos un metro a fin de evitar posibles contagios. Además, aunque la duración de las salidas no esté regulada, el Real Decreto advierte de que la permanencia en los establecimientos comerciales que estarán abiertos deberá ser la estrictamente necesaria para la compra de alimentos y productos de primera necesidad, quedando suspendida la posibilidad de consumo de productos en los propios establecimientos.

Lo que sí que no se puede hacer es salir a pasear, hacer running, comer fuera o ir de compras de productos no considerados de primera necesidad. Cualquier movilidad que no se integre en las excepciones anteriores queda prohibida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook