30 de marzo de 2020
30.03.2020
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
102.136
Fallecidos:
9.053
Recuperados:
22.647
Mundo:
Casos:
859.965
Fallecidos:
42.344
Recuperados:
178.364
Actualizado: 01-04-20 11:37h
La Bodeguilla

Políticos telemáticos

La reclusión a la que obliga la actual crisis del coronavirus ha instaurado la videoconferencia como nueva sala de reuniones de los partidos malagueños

30.03.2020 | 05:00
Numerosos miembros del PSOE malagueño, durante una reunión por videoconferencia.

En este desierto herido de confinamiento, todo lo que ha dejado de ser como antes comienza a asentarse, como si fuese una rutina que siempre ha estado ahí. Debe ser la tónica de la adaptación forzosa a la que se encomienda el humano cuando no le queda otra. Sin el trajín de reuniones, comparecencias o sesiones plenarias habitual, hemos descubierto de repente que toda la actividad política cabe en la pantalla de un ordenador y en esa hornilla achicharrada de mensajes que viene a ser el teléfono móvil. Sin ir más lejos, la reclusión en el hogar a la que obliga la actual crisis mundial del coronavirus ha instaurado la videoconferencia como nueva sala de reuniones para los distintos partidos y sus representantes malagueños.


Ejecutiva socialista


Fue, precisamente, una de estas reuniones telemáticas el vehículo del que se sirvió, el pasado martes, el PSOE malagueño para celebrar una especie de encuentro de su Comisión Ejecutiva Provincial. Coincidiendo con esta videoconferencia que situó numerosas cabecitas de políticos de forma simultánea en la pantalla, se hizo pública esa misma tarde la incorporación como miembro nato a la directiva provincial del partido del antequerano Teófilo Ruiz Municio. El nuevo subdelegado del Gobierno central en Málaga es, además, una persona muy cercana al secretario general de los socialistas en la provincia, José Luis Ruiz Espejo.

En la información que trascendió tras esta reunión virtual, Ruiz Espejo alababa sin escatimar la gestión que de la pandemia está haciendo el Ejecutivo nacional que preside Pedro Sánchez.

Asimismo, el dirigente socialista malagueño, que también es antequerano, arremetió contra la actuación de la Junta de Andalucía en relación a esta crisis sanitaria. Ruiz Espejo le reclamó al Gobierno andaluz «más transparencia» y lamentó «la negativa del presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, a comparecer en el Parlamento andaluz, tal y como le han solicitado los grupos parlamentarios de PSOE y Adelante Andalucía, y como ha hecho el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez».

El líder de los socialistas malagueños también recordó que «desde la lealtad institucional, el PSOE ha solicitado al Gobierno andaluz que revise el plan de contingencia aprobado para la provincia para hacer frente al repunte de casos de coronavirus que se esperan en los próximos días en nuestra región, ya que se han quedado fuera de ese plan los hospitales de la Axarquía, el Guadalhorce y Benalmádena y diferentes hospitales privados».

Tales críticas ilustran el equilibrio entre la diplomacia y 'lo de siempre' que se ha instaurado en la política, de repente, ya que la palabra 'lealtad' y la promesa de que se evitará la confrontación dan licencia para lanzarse unos a otros los reproches más previsibles. Se ve venir a quienes cuestionan la gestión de la Junta de Andalucía y a quienes, en dirección contraria, discrepan continuamente con el Gobierno de España.

Vacaciones en Argentina


Hace un par de semanas, aludíamos en esta misma sección a un tuit en el que el responsable de Organización de Podemos y concejal en Málaga capital, Nico Sguiglia, hacía la señal de victoria e informaba de que había estado tres días de aislamiento hospitalario en Argentina y había dado negativo en la prueba del coronavirus.

Hace unos días, también en Twitter, Sguiglia anunciaba que estaba «varado en Buenos Aires con Málaga en el corazón» y que «se han cancelado todos los vuelos desde Argentina a España hasta el 1 de mayo». «El 29 de febrero, tras el pleno municipal, decidí hacer uso de los días de vacaciones que no había cogido el pasado verano para viajar a Argentina por circunstancias familiares y tras cuatro años sin visitar mi país y mi familia», recordaba Sguiglia en las mismas redes sociales en las que luego ha hecho ver que, al igual que todos hacen política a distancia desde sus hogares, él también va a ejercer la política telemática a pesar de que se encuentra al otro lado del charco y de la diferencia horaria.

Su versión, además, no ha tardado en ser cuestionada con matices en algunos mentideros políticos malagueños. Respecto a las vacaciones de verano no usadas, se precisa que tomó el acta de concejal en junio de 2019.

Además, se tiene en cuenta que la restricción aérea que él sitúa hasta mayo está siendo ya atenuada por la embajada de España en Argentina que, un día después del tuit de Sguiglia, el 22 de marzo, organizó un vuelo de Iberia hasta Madrid con 270 españoles. Y, este último fin de semana, informó de la existencia de plazas en otro vuelo de Air Francia con la posibilidad de viajar desde París en Iberia. Habrá otros dos vuelos de Iberia a España desde Argentina los días 3 y 6 de abril.

El hecho de que se encuentre de vacaciones en estas fechas ha sido también objeto de muchas críticas en las redes sociales, en las que él y su entorno habían dejado constancia de que, al menos, habían cumplido la intención de estar junto a su familia y de disfrutar de los encantos de su Rosario natal, de la playa y, hasta que fue posible, de las múltiples propuestas de ocio de una gran ciudad como la bulliciosa Buenos Aires.

En las redes se critica el borrado de imágenes del viaje; se le recuerda que es verano allí y que ahora regresará «moreno»; o se alude a una baja que por una lesión tuvo hace poco. Estos reproches le han, incluso, salpicado a su compañero y portavoz municipal de Adelante Eduardo Zorrilla (IU), quien le defiende con una exposición pública de la que no han hecho uso otros compañeros de Sguiglia en Podemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook