31 de marzo de 2020
31.03.2020
La Opinión de Málaga
Pandemia

Los paritorios del Clínico, convertidos en Unidades de Cuidados Intensivos

Tras el traslado de los partos al Materno, las áreas de los alumbramientos y el quirófano donde se practican las cesáreas se vuelcan con los contagiados con Covid-19

31.03.2020 | 20:40
A la izquierda, un paritorio convertido en UCI. A la derecha, sin adaptar.

Con más de 1.300 contagios en la provincia y las miras puestas en que esta cifra siga subiendo en las próximas semanas, los hospitales malagueños se encuentran en una constante redistribución y transformación de las instalaciones para optimizar su capacidad ante la llegada progresiva de nuevos pacientes afectados por el Covid-19. Y las salas de parto no son una excepción.

La semana pasada, la gerencia del Clínico Virgen de la Victoria junto a la del Regional acordaron unificar los servicios de ginecología y obstetricia y derivar así todos los partos que se produzcan en la sanidad pública de la capital malagueña, de forma temporal, al Hospital Materno infantil, equipado con diez paritorios y tres quirófanos. El objetivo de estos traslados reside en ganar espacio hospitalario que próximamente será necesario para atender a pacientes infectados de coronavirus.

"Donde estaba antes partos se ha convertido en una planta con 18 camas normales más para pacientes Covid-19 y luego, en cada uno de los paritorios, hemos puesto un módulo de aislamiento con camas UCI", relatan fuentes hospitalarias del Clínico, donde su actual área asistencial de Maternidad y Bienestar Fetal atenderá a ciudadanos contagiados.

De esta forma, los cinco paritorios y el quirófano donde se suelen practicar las cesáreas, además de las zona de consultas, monitores y área de hospitalización son, a día de hoy, Unidades de Cuidados Intensivos, reconvertidas en un tiempo casi récord.

Estas unidades cuentan ya con siete camas específicas para los cuidados de críticos, respiradores y todo el equipamiento necesario para tratar estos casos.

"Se empezó a rumorear que maternidad podría convertirse en una UCI porque los paritorios están aislados, era algo que se decía entre nosotros, pero de un día para otro se empezó a desmontar todo y se convirtió en un Unidades de Cuidados intensivos", relata Patricia, una enfermera de esta planta, que desde el fin de semana pasado pasó de atender alumbramientos en el Clínico a tratar a pacientes contagiados con el Covid-19. "Toda la reorganización está en marcha".

"Seguimos corriendo y reconvirtiendo. Nos estamos adelantando a las necesidades que nos van a entrar por la puerta, como todos los hospitales de España", aseguran desde el centro hospitalario.

Debido al aumento en los ingresos de contagiados a las unidades de críticos, esta metamorfosis se está extendiendo a otras áreas del Clínico, una medida de contingencia ante la crisis sanitaria apoyada, además, por el traslado de pacientes, no con coronavirus, pero sí con necesidades de ingreso al Valle del Guadalhorce, de manera que, en paralelo, se "descongestionen" las dependencias del propio Hospital Clínico y se minimice el riesgo de contagios dentro de los espacios hospitalarios.

"La semana pasada hicimos dos actuaciones bastantes rápidas y bastante drásticas, una de ellas también fue abrir en el Hospital Valle del Guadalhorce una planta que estaba cerrada y trasladar a pacientes no Covid-19, que todavía se están trasladando". A esta nueva planta de hospitalización operativa acudirán aquellos pacientes con diversas patologías, entre ellas, la cardiología. Esta redistribución de los pacientes supone liberar hasta 51 camas en planta.

Nuevos contratos

Por otro lado, el Clínico ha contratado a 450 profesionales sanitarios y no sanitarios para afrontar el aumento de la actividad durante la pandemia.

En estas nuevas incorporaciones a la plantilla del Clínico se incluyen por supuesto, médicos, enfermeras, auxiliares, celadores€ pero también personal administrativo, cocineros, limpiadores€ "Todo lo que puedas imaginar que se necesita en un hospital".

Asimismo, de las necesidades primordiales que subyacen del cambio radical de área de maternidad del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga son las camas propias de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Los datos acumulados desde el inicio de la crisis sanitaria muestran que un total de 745 personas contagiadas con el virus han necesitado hospitalización y hasta 61 han requerido el ingreso en las Unidades de Cuidados Intensivos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook