02 de abril de 2020
02.04.2020
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
172.541
Fallecidos:
18.056
Recuperados:
67.504
Mundo:
Casos:
1.926.277
Fallecidos:
119.730
Recuperados:
452.545
Actualizado: 14-04-20 11:23h
Empresas

La construcción en Málaga pide ayudas a la liquidez y un plan de obra pública para evitar el desplome del sector

La ACP dice que su actividad engloba a más 50.000 trabajadores de forma directa y casi el doble si se añade el empleo indirecto - Afirman que hay que pensar ya en el "día después" de la crisis

02.04.2020 | 13:50
Un solar de obra vacío en Málaga.

La Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), ha querido este jueves agradecer a trabajadores y empresas "su ejemplar comportamiento en las últimas semanas" ante la situación de incertidumbre generada por la crisis sanitaria del coronavirus, que ya ha derivado también "en crisis económica".

La ACP ha recordado que la construcción, que emplea a más de 50.000 trabajadores de forma directa en Málaga y que engloba a unas 4.000 empresas, "será pieza esencial para la recuperación, si se articulan con urgencia las medidas suficientes". Los constructores han afirmado que el empleo real del sector llega incluso a duplicarse si se computan los empleos inducidos en industrias auxiliares y actividades adyacentes.

"Por otro lado, no debemos olvidar que, la aportación del sector a las arcas públicas, es fundamental para mantener nuestro sistema de bienestar, ya que el 51% del dinero que mueve la construcción, se ingresa a la administración, vía impuestos directos e indirectos", ha afirmado el colectiivo.

Para la ACP, "es prioritario mantener el empleo y las aportaciones a la sociedad, por lo que se hace obligado establecer medidas, que permitan a las empresas superar la crisis, y así, reactivarse con la mayor agilidad, en el momento que la alerta sanitaria se levante". "Tenemos que adelantarnos y pensar en el día después", ha añadido el presidente la asociación, Juan Manuel Rosillo.

Los constructores y promotores malagueños reclaman tres líneas de trabajo que consideran "vitales". La primera, aportar la liquidez necesaria a las empresas para que afronten sus pagos a corto plazo, en un momento en el que la producción es "nula". Rosillo se ha quejado del "trato discriminatorio" que ha tenido la construcción frente a otros sectores, a los que, según sus palabras, "se les ha ayudado desde el minuto cero atendiendo a la fuerza mayor".

Sin embargo, la construcción, a su juicio, a pesar de estar totalmente parada "tiene que seguir afrontando todos sus costes fijos y laborales". Así, exigen al menos la "máxima agilidad" en la concesión de líneas de avales ICO, así como la exención y aplazamiento de impuestos, y el abono inmediato de las certificaciones pendientes de las administraciones con las contratistas de obra pública.

La segunda línea de trabajo debe ir dirigida, según la ACP, a fomentar la inversión tanto pública como privada, para que la recuperación tras esta parada absoluta pueda realizarse "con la mayor inmediatez". Recuerdan a las administraciones que "no hay mayor política social que invertir en generar empleo", algo que, en su opinión, pasa por "fomentar la inversión productiva y por ende, la actividad empresarial". Los constructores y promotores malagueños proponen la puesta en marcha de planes especiales en infraestructuras o la exención del ICIO durante seis meses y el prorrateo posterior, durante los meses de duración de la obra.

Además, solicitan un esfuerzo adicional a las administraciones locales, dirigido a la agilización de los expedientes de licencias en tramitación. Piden a los Ayuntamientos que "aprovechen esta parada de atención al público para destinar todos los equipos humanos a estas áreas, para que estos días se traduzcan en expedientes resueltos". Además, han incidido en la recientemente modificada Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, que establece la declaración responsable del empresario para la obtención de la licencia de primera ocupación, poniendo sobre la mesa la importancia de que todos los agentes implicados, deban estar ya preparados para su aplicación inmediata.

Como tercera línea de trabajo, la ACP plantea "la necesaria apuesta por las familias, que ahora también viven momentos de incertidumbre". "Nuestros equipos y sus familias, son el principal valor de las empresas y debemos garantizar sus puestos de trabajo, para que esto no derive en una emergencia social", ha sentenciado Rosillo.

También recuerdan que las agilizaciones planteadas ayudarán a aquellas familias que compraron su vivienda y están a la espera de que se les entregue, "para evitarles retrasos que supondrían sobrecostes en alquiler adicionales".

Afirman, por otro lado, que será necesario, facilitar el acceso a la vivienda a jóvenes o sectores con menor capacidad de ahorro, mediante ayudas como pueden ser avales y garantías públicas para el 20% de pago inicial requerido, así como exención o reducción de los impuestos derivados de la compra, como es el caso del IVA a nivel estatal, o el IBI en el ámbito local.

"No hay duda de que el sector de la construcción y promoción inmobiliaria es, absolutamente necesario para que la economía de nuestro país no se hunda, por ello, se hace imprescindible incluirlo dentro de los objetivos en los que trabajan actualmente las administraciones públicas, poniendo en marcha de manera inmediata las medidas suficientes, que eviten lamentos posteriores, de situaciones que ya serían irreversibles, como concursos de acreedores, cierres de empresas, caída de inversión privada y en definitiva, caída drástica del empleo", concluye la asociación empresarial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook