15 de abril de 2020
15.04.2020
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
177.633
Fallecidos:
18.579
Recuperados:
70.850
Mundo:
Casos:
2.084.744
Fallecidos:
134.685
Recuperados:
515.475
Actualizado: 16-04-20 09:31h

Los derechos de los animales, a debate

José Manuel de Torres, profesor titular de Derecho Civil en la Universidad de Málaga, publica un libro que aborda la situación jurídica de los animales en el Derecho Civil español, al hilo de la normativa europea que ya los reconoce como seres sensibles

15.04.2020 | 05:00
El profesor José Manuel de Torres, ayer con su nueva obra.

Según la Filosofía, la Biología y la Ciencia Jurídica hay que darles un nuevo rol.

Como recuerda José Manuel de Torres, profesor de Derecho Civil en la UMA, la primera norma protectora de animales a nivel global es española, en concreto, una pragmática de Carlos IV de 1805, que en cuatro continentes prohibía las fiestas de toros y de «novillos de muerte». La pragmática fue derogada por José Bonaparte.

El profesor recuerda este poco conocido dato histórico al hilo de su nuevo libro, 'El estatuto jurídico de los animales en el Derecho Civil: de su cosificación a su reconocimiento como seres sensibles'.

La obra, publicada por la editorial jurídica Reus, fruto de varios años de investigación, quiere abrir un debate entre los juristas, a raíz de la nueva normativa europea, el Tratado de Funcionamiento de la UE, ratificado por España en 2017, que en su artículo 13 clasifica a los animales como seres sensibles.

Fruto de esta disposición, destaca, es un proyecto español de ley de ese mismo 2017, para cambiar el régimen jurídico de los animales de compañía y que aún no ha salido adelante en el Parlamento. Por este motivo, José Manuel de Torres señala que «seguimos con unas leyes equiparables al Derecho Romano que clasifican a los animales como una cosa. El desfase es absoluto».

El libro, destaca, no ofrece la opinión del autor sino que constata que, en la actualidad, la filosofía, la biología y la ciencia jurídica han llegado a «un momento único», porque «confluyen en que al animal hay que darle un nuevo rol en nuestras sociedades desde el punto de vista jurídico».

Por este motivo, la obra examina las distintas teorías de la filosofía y la biología en una primera parte y la cuestión jurídica en la segunda.

En relación con el tratamiento jurídico de los animales, el profesor de la UMA resalta que hay tres opciones: En primer lugar, considerarlos «sujetos de derecho», en segundo lugar una «operación de maquillaje», como la que puede verse ya en los códigos civiles adaptados de Austria o Alemania, en los que los animales dejan de ser cosas, pero mientras no se apruebe un estatuto de los animales, «se seguirán regulando con el régimen de las cosas». La tercera opción sería un punto intermedio que junto al derecho de bienes regulara un derecho de los animales y por tanto, tuvieran una protección jurídica. Este punto intermedio, subraya, implicaría el deber de protegerlos y no causarles ningún tipo de sufrimiento gratuito.

Cerca de ese camino intermedio estaría la reforma portuguesa, que por ejemplo señala que el animal de compañía no puede ser sujeto de hipoteca o de embargo. «El proyecto de ley español se inspira mucho en la ley portuguesa», comenta, y señala que en España, el animal de compañía estaría regulado por ejemplo «dentro de los procedimientos de separación y divorcio».

El profesor Juan Manuel de Torres destaca que el libro quiere «establecer los pilares para el debate jurídico, una vez se apruebe en España el proyecto de ley», con vistas a ese futuro estatuto de los animales.


Los toros y la caza


Con respecto a las corridas de toros, aclara que están salvaguardadas tanto por el Tratado de Funcionamiento de la UE, que protege las tradiciones religiosas y las culturales, «donde se engloban las corridas de toros», como por una ley del Parlamento español.

No obstante, y aunque precisa que no se considera animalista, su punto de vista es contrario: «Causar sufrimiento en un laboratorio a un animal por razones científicas está justificado, pero por razones lúdicas no encuentra justificación; es como el tiro de pichón o el que caza por deporte», argumenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook