La Federación Malagueña de Peñas, Centros Culturales y Casas Regionales 'La Alcazaba' ha hecho sus deberes para preparar la Feria de agosto de 2020, lo tienen todo preparado, dijo ayer su presidente, Manuel Curtido, pero el colectivo es consciente de que si la Semana Grande se lleva a cabo, no va a ser igual que la de 2019 por las medidas de distanciamiento social y la reducción del aforo de las casetas. De cualquier forma, aseguran que están a la espera de lo que decidan las autoridades sanitarias sobre grandes concentraciones y ello influirá decisivamente en lo que haga el Consistorio malagueño. Teresa Porras, edil de Fiestas, por su parte, explicó a este periódico que su equipo sigue trabajando en la Feria de agosto y consideró que aún es pronto para decidir nada. «Estamos en abril».

El abanico de posibilidades va desde la suspensión completa de todas las actividades de Feria hasta una celebración con medidas muy restrictivas o algo más laxas. Es decir, ahora mismo puede pasar de todo y nadie sabe muy bien qué ocurrirá, sobre todo porque la situación sanitaria derivada del coronavirus cambia por horas. ¿Cómo estaremos en agosto? Posiblemente ya no haya confinamiento, pero sí medidas de protección individual muy rígidas y así, bailar en las casetas del Real o en el Centro puede ser complicado. «Nosotros estamos trabajando en el mismo escenario que todo el mundo, lo tenemos todo previsto, más o menos organizado, desde la elección de la Reina a las actividades de las casetas, pero la Feria de 2020 no va a ser igual a la de 2019. En función de cómo se desarrollen las cosas, nos adaptaremos. Nosotros vamos de la mano de Teresa Porras», explicó Manuel Curtido, quien insistió en que si se lleva a cabo la Feria habrá que tomar medidas en cuanto a aforos y distancia social. «Yo espero que tengamos Feria, pero será distinta», dijo.

«Quienes nos deben indicar las bases de actuación deben ser las autoridades sanitarias, y nos adaptaremos, estamos dispuestos a ello, el colectivo está preparado, tenemos los expedientes listos», destacó, para insistir en que ellos han establecido el programa como si se fuera a celebrar el gran evento del verano malagueño, incluyendo la contratación de artistas. «Pensamos que vamos a tener Feria», indica, abriéndose a la posibilidad incluso de modificar los proyectos si hiciera falta.

Explicó Curtido también que este año, las peticiones de casetas que hacen cada año las peñas, cerca de cincuenta hay en el Real, se iban a centralizar en la Federación y a realizar de forma telemática a partir del 1 de abril, pero Fiestas paralizó el plazo por la situación sanitaria y están a la espera de que la tormenta amaine y el Ayuntamiento les dé el sí para tramitar esas solicitudes.

«Los proyectos están en el cajón, cuando nos digan iremos adelante», destacó para recordar que también han suspendido el concurso 'Malagueñas de Fiesta', que, por cierto, habían aplazado hasta la Feria de Málaga. De momento, están a la espera de las autoridades sanitarias.