02 de mayo de 2020
02.05.2020
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
216.582
Fallecidos:
25.100
Recuperados:
117.248
Mundo:
Casos:
3.413.913
Fallecidos:
239.777
Recuperados:
1.086.865
Actualizado: 2-5-20 11:21h
Entrevista

Guillermo Díaz: "Hay que dar soluciones y dejar de llamar al virus fascista o comunista"

Entrevista al diputado por Málaga y miembro de la ejecutiva nacional de Ciudadanos

02.05.2020 | 05:00
El diputado por Málaga de Ciudadanos, Guillermo Díaz.

Como miembro de la Comisión de Sanidad, el diputado malagueño vive en primera línea la gestión de la crisis. Guillermo Díaz invita a todos los partidos a «dejar las estrategias de salón y tender la mano» porque es «una obligación moral». Además, reitera su desprecio hacia quienes en el nacionalismo catalán aprovechan la situación para atacar al Estado español

¿En qué términos valora Ciudadanos el impacto de la pandemia en la provincia?
Respecto al global de España, la incidencia del coronavirus en Málaga no está en la parte más afectada ni en la menos afectada. Aunque es verdad que las grandes capitales se han visto más afectadas por el flujo de gente, se está demostrado que tanto en Andalucía como en Málaga la gran mayoría de los ciudadanos cumple con lo que dictan las autoridades. Y si esto sigue así, nos llevará a que la desescalada sea exitosa.

Ha sido elegido, en plena crisis del coronavirus, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados y esto hace que viva la gestión de la pandemia en primera fila, ¿ahora mismo hay más razones para ser optimistas o, en cambio, para ser pesimistas?
Hay razones para ser realistas y sinceros. Yo soy muy optimista y estoy convencido de que esto sale adelante gracias a la ciencia y la actitud de los españoles. Podría salir adelante más rápido con grandes acuerdos entre los partidos políticos. En la balanza, me inclino por el optimismo con la excepción de las decenas de miles de personas que se han quedado en el camino de este virus. Soy optimista dentro de la situación enormemente desgraciada que nos ha tocado vivir.

¿Qué opinión le merece el plan de desescalada?
Como estoy en la Comisión de Sanidad y tengo que estudiarme todas estas cosas, ahora mismo estoy viendo esa documentación y me parece bastante caótico. Da la sensación de que cada uno ha hecho su parcela y no se han interconectado los sectores. No se han tenido en cuenta las idiosincrasias, por ejemplo, de los negocios hosteleros. El plan adolece de falta de previsión y habrá que estar permanentemente matizándolo. Y eso no es bueno porque cada matización conlleva una pérdida de tiempo.

¿A qué obedece que Cs le tienda la mano al Gobierno del PSOE: al cambio de aires del partido o al momento que se está viviendo?
Es la tercera vez que, desde antes de las elecciones de abril, le tendemos la mano al PSOE. Es una línea que venía dibujándose. Además, estamos en una situación tan sumamente grave, con centenares de muertos a diario, que no sé que tiene que pasar en España para que los partidos sepan aparcar sus diferencias y sus estrategias de salón y ponerse a trabajar para salvar vidas y recuperar la economía. Es una obligación moral tendernos las manos unos a otros. Están tendiendo la mano y jugándose la vida los sanitarios, las fuerzas de Seguridad del Estado, los funcionarios de prisiones, los transportistas, quien te atiende en un supermercado... ¿No vamos a ser capaces los políticos? No lo entiendo.

¿Puede que en la crispación política se vea reflejado el problema de las dos España?
Hay gente que está muy cómoda en la crispación política porque no hace falta entrar en el fondo de los asuntos. Hay mensajes ramplones que lo simplifican todo en dos grandes bloques muy alejados que, en realidad, tienen actuaciones muy parecidas basadas en el populismo. Es más cómodo, para quien está pensando en votos, polarizar más la situación. Estamos escuchando acusar de eutanasias al Gobierno. O hemos visto al vicepresidente del Gobierno señalar a Vox en la tribuna del Congreso. Ofrecer soluciones técnicas es mucho más eficaz que estar llamándole al virus fascista o comunista. ¿A qué viene que Podemos diga que hay que aplicar medidas antifascistas contra el virus? ¿O que Vox diga que el virus viene de China para instaurar en España una dictadura bolivariana? Estos partidos tienen la obligación de proponer soluciones y no lo hacen.

El secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, dijo que hay una crispación deshonesta para derribar al Gobierno, ¿qué le parece?
No sé a quién se estaba refiriendo, pero tampoco es útil la victimización del Gobierno cuando está cometiendo muchos errores. Deben preocuparse por acabar con la falta de previsión en todas sus decisiones. Si hacen eso, otros partidos trabajarán a su lado y los crispados pasarán a ser la anécdota.

Estos días, lo normal es que los de un lado reprochen que Rajoy se ha saltado el confinamiento y los del otro bloque respondan que Iglesias y Sánchez no respetaron la cuarentena, y viceversa...
Es más de lo mismo. Es irresponsable. Es no saber a qué nos estamos enfrentando y creer que estamos en una situación de carácter político, partidista y electoralista más. Piensan en quién lo hace peor porque están pensando en las elecciones de pasado mañana. Y quien con cientos de muertos todos los días esté pensando en votos, tiene un problema moral muy serio.

¿Le sorprende que el independentismo catalán también haga esta guerra por su cuenta?
Me sorprende menos que todo lo que he dicho anteriormente. No es la primera vez que cierto independentismo catalán hace esto. En la peor hora de España, en los años 30, el independentismo jugó a desestabilizar la Segunda República y en la Guerra Civil la traicionó haciendo tratos con los italianos de Mussolini. El nacionalismo catalán siempre mira por su tema. Desprecio que aprovechen esta situación para atacar al Estado español. El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, del entorno de Esquerra Republicana, dijo que «España es paro y muerte; y Cataluña es vida y futuro».

¿Le extraña que en los balcones haya aplausos de apoyo y, a veces, caceroladas de protesta?
He leído noticias sobre las caceroladas y he escuchado alguna cacerola ocasionalmente, pero creo que son muy anecdóticas cuando los aplausos son bastante mayoritarios. No puedo ponerlos en la misma medida. Los aplausos son mucho más bonitos. El aplauso es una cosa comunitaria y la cacerolada es individual y va por barrios. En los libros de historia, aparecerán con el paso de los años los aplausos y nadie hablará de las cacerolas.

¿Con qué sensaciones está viviendo la Asamblea General telemática de Ciudadanos?
Estoy orgulloso de que sea el primer partido que hace una asamblea así telemática. Somos el partido que más se ubica en el futuro. Me hubiera gustado hacerla presencial, pero me ha sorprendido una barbaridad la organización de todo esto. Estamos muchísimas personas conectadas siguiendo los debates y votando las enmiendas. Además, estamos muy contentos porque el proyecto de Inés Arrimadas tiene una aceptación muy amplia entre los compromisarios y afiliados de la provincia de Málaga.

¿Es partidario de los barones territoriales o de que el partido mantenga la estructura actual?
Los afiliados no necesitan intermediarios con la dirección nacional. Se van a crear mecanismos para que puedan comunicarse con los órganos del partido. No hace falta otro representante interpuesto.

Arrimadas fue elegida presidenta de Cs el Día de la Mujer y su primer congreso concluye el Día de la Madre, ¿es casualidad?
Es casualidad porque estaba pensado para otras fechas. Hay muchos partidos que dicen ser feministas pero mandan los hombres. Sin decir 'nosotras', en Ciudadanos mandan las mujeres por su valía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook