24 de junio de 2020
24.06.2020
La Opinión de Málaga
Apuntes universitarios
Protagonistas de la UMA

"No sería descabellada una docencia online con los medios adecuados"

La profesora Raquel Cantero, nominada este curso al Premio Mejor Docente de España, acaba de publicar un capítulo en una prestigiosa publicación sobre rehabilitación de la mano

24.06.2020 | 05:00
La profesora Raquel Cantero.

El contacto físico con los estudiantes y la imposibilidad de llevar a cabo las prácticas han sido lo peor del confinamiento para Cantero, que destaca la respuesta positiva de alumnos y docentes

Raquel Cantero, fisioterapeuta y profesora Asociada de Terapia Ocupacional de la Universidad de Málaga, admite que la respuesta inmediata por parte de los profesores y alumnos a la docencia online tras decretarse el estado de alarma le ha sorprendido gratamente. Esta profesora, nominada este curso al Premio Mejor Docente de España por Educa Abanca, asegura que el no poder realizar las prácticas presenciales y la pérdida del contacto físico con sus alumnos han sido los principales inconvenientes, desde su punto de vista, del confinamiento. Recientemente se ha convertido en la primera fisioterapeuta de habla hispana en participar en un capítulo del Compendio Internacional de Rehabilitación de la Mano, aunque durante la cuarentena su faceta de investigadora se ha visto reducida y complicada ante el parón de las consultas y los pocos pacientes.

Ha sido la primera fisioterapeuta de habla hispana en publicar en el Compendio Internacional de Rehabilitación de la Mano. ¿Cómo recibió esta noticia?
Nos avisaron hace dos años, que es cuando se comenzó a llevar a cabo la edición, e inmediatamente me puse a trabajar en ello con muchas ganas e ilusión. Iba a escribir un capítulo en un compendio de los que tomamos como referencia dentro de la rehabilitación de la mano cuando empezamos a estudiar o cuando nos surge alguna duda a lo largo de nuestra carrera profesional. Cuando recibí la edición en papel y comprobé que la mayoría de los coautores eran americanos y que junto con mi coautor era la única profesional de habla hispana, fui realmente consciente del gran reconocimiento a tantos años de estudio en las patologías de la mano que había recibido con aquella invitación.

Fue nominada al premio Mejor Docente de España en 2019 por Educa Abanca. ¿Qué importancia le da a la relación con los alumnos?
Creo que los alumnos tienen que ser el centro de la enseñanza en todos los niveles, pero sobre todo en la universidad. Disfruto dando clases y con los alumnos. Creo que tenemos que ser mucho más cercanos y buscar un tipo de docencia acorde al mundo digital en el que ellos se mueven, siempre sin perder de vista la evidencia científica y las competencias que tienen que adquirir para el correcto futuro desarrollo de su profesión.

Este curso las clases presenciales han pasado a ser online por el coronavirus. ¿Había tenido experiencias anteriores de enseñanza telemática o ha sido la primera vez?
Siempre he trabajado mucho a través de YouTube y otras plataformas online con los alumnos, pero de forma complementaria. Las nuevas tecnologías las uso en mis asignaturas para realizar debates, aplicar el razonamiento clínico y casos prácticos. Por lo que no me ha pillado de nuevas esta crisis sanitaria. Pero ese cambio tan brusco nos ha podido coger a todos con el pie cambiado, sobre todo a los que teníamos toda la docencia acumulada en el segundo semestre.

¿Cómo se adaptó entonces a este tipo de clases? ¿Y los alumnos?
Al principio todos con incertidumbre. Quizás más los alumnos que los docentes. Las directrices por parte de la universidad fueron claras desde el primer momento. La Universidad de Málaga ha puesto a disposición de los docentes algunas herramientas, pero sí es cierto que los profesores hemos debido utilizar nuestros propios medios. He trabajado con grabaciones en directo y con plataformas, como Zoom, para debatir con los alumnos.

Tras esta experiencia, ¿considera que la UMA estaba preparada para este tipo de docencia?
He de reconocer que la UMA ha reaccionado más rápido y mejor que otras universidades. También gracias al equipo docente y los centros que dieron instrucciones de cómo proceder el mismo fin de semana en el que se decretó el estado de alarma. No obstante, existen aspectos a mejorar de cara a la incertidumbre del próximo año y seguramente estén trabajando sobre ellas. Debemos considerar que al igual que hay alumnos que pueden no tener acceso a los contenidos online, existen docentes que no están familiarizados con temas informáticos y redes sociales y han tenido que hacer un esfuerzo mayor y seguirán realizándolo probablemente el próximo curso. Esto debe trabajarse desde ya, no creo que docentes y alumnos soporten más estrés que el que hemos soportado en estos meses.

Se entiende entonces, desde su punto de vista, que el balance es positivo sobre la docencia online hasta ahora.
En los grados como el de Fisioterapia o Terapia ocupacional, donde estoy más familiarizada, creo que es complicado que el alumno adquiera las competencias con toda la formación online. No obstante, si se opta por una formación mixta para el próximo curso, como se apunta, habría que valorar muchas aspectos: el trabajo extra de los docentes, la limpieza de las aulas, control de entradas y salida, etc. No sería descabellada una docencia online con los medios y conocimientos adecuados. Habría que valorar todos estos aspectos si en un futuro la docencia online se extendiese en todos los ámbitos.

Como comenta, para usted los problemas principales durante el confinamiento han sido la pérdida del contacto con el alumno y las prácticas que no se han podido realizar presencialmente. Pero, ¿cuál ha sido la mayor ventaja?
La facilidad con la que se pueden transmitir los conocimientos a través de una plataforma o de un vídeo. Aunque ha sido difícil compaginar la vida familiar con la docencia online, debemos considerar que los docentes durante la cuarentena no solo hemos sido docentes. Hemos sido madres, padres, hemos tenido niños en casa que al mismo tiempo estaban también haciendo docencia online, etc. Pero ante estas circunstancias, me ha sorprendido en general el compromiso del alumno. Los alumnos han respondido perfectamente al cambio en la modalidad de la docencia y los criterios de evaluación. En definitiva, lo más positivo ha sido la respuesta positiva y de implicación de los docentes y de los alumnos.

Respecto a su faceta como investigadora, ¿cómo ha adaptado sus métodos durante la cuarentena?
Simplemente hemos estado organizando datos y estudios que teníamos ya realizados. Todos tenemos muchas carpetas con cosas atrasadas; el confinamiento ha servido para ponerse al día con las investigaciones y análisis de datos. Además, las consultas han estado paradas y no hemos tenido pacientes. Ha sido complicado en ese sentido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lo último Lo más leído