16 de julio de 2020
16.07.2020
La Opinión de Málaga
Infraestructuras

El Metro libera la avenida de Andalucía tras más de 10 años de obras

La Junta, que inaugura oficilamente este viernes la obra, indica que se pone fin a una situación de «interinidad» - La fuente de las Tres Gitanillas luce en la plaza Poeta Manuel Alcántara - Fomento recuerda que llegaron a hacerse turnos de 24 horas para los trabajos subterráneos

16.07.2020 | 17:50

Si hay una obra que haya traído de cabeza al malagueño esa es la del Metro de Málaga. Después de más de una década con una enorme cicatriz por los trabajos del suburbano en la Avenida de Andalucía, uno de los puntos neurálgicos circulatorios y ciudadanos de la capital de la Costa del Sol se libera y devuelve a los viandantes, de forma que las obras del Metro continuarán en otra zona, dejando expedito uno de los grandes bulevares urbanos de Málaga. Para celebrar este hito, habrá este viernes diferentes actos en la zona, en la que además volverá a lucir la fuente de las Tres Gitanillas, en concreto en la glorieta Poeta Manuel Alcántara. Será hoy, 17 de julio, cuando los malagueños puedan palpar de cerca un significativo avance en los trabajos del suburbano y ganar espacio.

Fomento denomina esta parte de la ciudad como «zona cero de las obras del Metro de Málaga», ocupada para la ejecución del tramo Renfe-Guadalmedina desde abril de 2010, de forma que hoy «podrá recobrar el pulso al restituirse su imagen». Ya han finalizado los trabajos de reposición y urbanización de este tramo, por lo que recupera su plena funcionalidad «uno de los ejes neurálgicos de la capital», ya que se trata de «la principal vía de acceso y antesala del Centro Histórico (Alameda Principal, a través del Puente de Tetuán), además de constituir un corredor básico en las comunicaciones viarias este-oeste de la ciudad».

El espacio ha estado ocupado en el tramo que va desde Armengual de la Mota/El Corte Inglés hasta el inicio del tablero del puente de Tetuán (reconstruido también por la obra del Metro) y se pone fin «a una situación de provisionalidad e interinidad prolongada de manera drástica en el tiempo», algo que se achaca a «deficiente gestión de los gobiernos anteriores».

Dice Fomento que la ejecución del tramo ha compaginado las dificultades propias de una obra de esta naturaleza (infraestructura subterránea en un espacio urbano consolidado, con numerosos servicios afectados y restos arqueológicos), con «problemas de gestión permanente en las anteriores legislaturas»: se señalan, por ejemplo, la falta de disponibilidad presupuestaria entre 2010 y 2013, tensiones con el contratista originario ante la negociación de un modificado, «bajos rendimientos de producción, prácticamente hasta septiembre de 2015», posterior resolución del contrato por desacuerdos con el contratista, «cuya ardua y compleja tramitación se prolongó desde septiembre de 2015 a junio de 2017 –periodo en el que estuvo paralizada totalmente la obra–», y la licitación, adjudicación y reinicio de la obra con un nuevo contratista para su terminación. La obra se reanuda el 31 de julio de 2018, aunque «con unos ritmos de ejecución que no se aceleran» hasta la llegada del nuevo equipo de Fomento, defiende la Junta.

«Imagen deteriorada»

«Este tramo central de la Alameda ha mantenido durante 10 años una imagen deteriorada (cerramientos de obra, maquinaria pesada para ejecutar muros-pantalla), que ha condicionado la funcionalidad de la misma, ya que se han ido alternando en este tiempo desvíos por la misma calzada para los itinerarios del tráfico rodado por recorridos sinuosos, rodeados de barreras de seguridad, así como estrechamientos de la calzada», lo que provocó alteraciones en la circulación rodada y en la actividad comercial, además del aspecto urbano. A ello se suma la retirada en abril de 2010 de una de las fuentes ornamentales más icónicas de la ciudad, la de las Tres Gitanillas, en la plaza Poeta Manuel Alcántara. Diez años después, luce ya restaurada y con un «mejor tratamiento vegetal». Estos trabajos se iniciaron en marzo, una vez se habían ejecutado los muros-pantalla, se extendió el techo del túnel y se hizo la intervención arqueológica.

Dice la Junta que la nueva urbanización respeta la configuración de la Avenida de Andalucía, aunque «mejora el tratamiento vegetal de la mediana ajardinada y del entorno de la fuente», así como de la glorieta de la laza de Albert Camus, junto a la Avenida de la Aurora. Sólo quedará una rampa para extracción de tierras del túnel en Armengual de la Mota.

Para restituir la fuente, se ha efectuado una «compleja restauración» que ha precisado, en primer lugar, de ejecutar la obra civil del vaso donde va la fuente, así como las instalaciones hidráulicas y de bombeo para los chorros de agua y juegos de luces; la ejecución de la losa de la cimentación de la escultura ornamental y muros laterales octogonales recubiertos con piedra de Serra Elvira, entre otros.

Ha repuesto también la Junta la glorieta de Albert Camus, revestida con césped natural sobre la que se han plantado nueve palmeras de gran porte, así como otras plantaciones decorativas. «La reposición de la Avenida de Andalucía incluyendo la fuente de las Tres Gitanillas y la glorieta Albert Camus constituye el colofón a 17 meses de gestión del nuevo Gobierno de la Junta, que ha cumplido con su compromiso», defiende Fomento, un cambio de gestión, añade, «que ha permitido multiplicar los ritmos de producción, en virtud de procedimientos de trabajo que han compaginado diferentes fases, empleando además un mayor número de trabajadores (con turnos que se llegaron a extender 24 horas para los trabajos subterráneos en la primavera y el verano de 2019), y con úna coordinación más efectiva y leal con el Ayuntamiento».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook