28 de julio de 2020
28.07.2020
La Opinión de Málaga
Crónicas de la ciudad

Árboles plantados al estilo Fosbury en Málaga

En el Parque de María Luisa algunos alcorques vacíos en realidad evidencian una de las chapuzas de jardinería más curiosas de la España contemporánea

28.07.2020 | 05:00
Árboles plantados al estilo Fosbury en Málaga

La evidencia

  • No sigan buscando, localizaron una chapuza de campeonato. Lo que asoma de este alcorque vacío, situado en el Parque de María Luisa, muy cerca del barrio de La Luz, no es ningún sistema de riego, sino la evidencia de por qué algunos árboles no salen adelante en Málaga. Sobre todo, si el avispado encargado de plantarlo decidió introducirlo en la tierra con tiesto y todo. En descargo del Ayuntamiento hay que decir que la chapuza es anterior a la recepción del parque por el Consistorio.

Casi todos los saberes humanos los exploró o al menos oteó Alexander von Humboldt, quien, antes que berlinés insigne fue lo que se dice un culo inquieto.

Era uno de estos personajes a caballo entre el Siglo de las Luces y el XIX que nada tenía que envidiar a los hombres del Renacimiento, porque pocas disciplinas le faltó por conocer, salvo quizás la fotografía digital y los videojuegos, por razones cronológicas que ustedes comprenderán.

Tampoco se quedó atrás el sueco Carl o Carlos Linneo, nacido antes que el prusiano, a comienzos del XVIII. De él fue el mérito de ponerle nombre al campo en lugar de plantarle puertas porque de su autoría es la famosa nomenclatura que todavía hoy clasifica las formas de vida, desde las flores al presidente de un país.

Ni Humboldt ni Linneo tienen calle en nuestra ciudad, pese a ser pródiga en plantas maravillosas, muchas de ellas subtropicales. Qué le vamos a hacer.

En todo caso, hagamos el ejercicio de ciencia ficción de hacer coincidir a estos dos genios, grandes apasionados de la Botánica, en el parque de María Luisa de Málaga, pulmón verde del barrio de La Luz, en la Carretera de Cádiz.

Si permiten este artificio, comprobarán que tanto el sueco como el alemán se habrán quedado de piedra al comprobar un portento que, con más frecuencia de la que debería, se repite en demasiados alcorques de esta zona verde.

De la curiosidad 'botánica' de la que hablamos se percató un responsable municipal hace unas semanas, durante una visita al parque con dirigentes vecinales, a la que también se sumó el autor de estas líneas.

Se trata de una forma muy peculiar que tienen algunos de plantar árboles en Málaga y que resulta tan revolucionaria como en su día lo fue el estilo Fosbury para el salto de altura.

Porque, si de lo que se trata es de proporcionar al parque ejemplares si no universitarios, tampoco de parvulitos, hay que escoger árboles de cierta altura, plantones que terminarán agarrando en el alcorque si se plantan como Dios manda.

Y este es el problema, porque como pueden apreciar en la foto, algunos aprendices de jardinero con la destreza de Rompetechos, resulta que plantaron el árbol con la maceta y todo, unos tiestos que todavía asoman de algunos de los alcorques.

Bien es cierto que el parque original no fue municipal sino de una constructora o promotora con algunos especialistas que se lucieron con tan peculiar forma de plantar.

Si alguna vez se preguntan por qué un árbol se seca, mientras que el de al lado sale adelante, echen un vistazo al alcorque. Si de la tierra asoma una circunferencia sospechosa rodeando al ejemplar no sigan buscando, localizaron un tiesto como la copa de un pino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook