29 de julio de 2020
29.07.2020
La Opinión de Málaga
Eventos clandestinos

La Policía Local de Málaga evita una decena de fiestas desde el fin del Estado de Alarma

En total se esperaba una asistencia de 1.500 personas para la decena de eventos abortados por los agentes del GIP

29.07.2020 | 15:30
Hasta cinco fiestas quiso realizar un promotor en estas instalaciones del diseminado de Las Tres Marías.

Desde que el pasado 21 de junio finalizara el estado de alarma, la Policía Local de Málaga ha velado por el cumplimiento de las medidas sanitarias para hacer frente a la pandemia del Covid-19. Unas medidas de seguridad para proteger la salud de la ciudadanía y en un destino turístico como es Málaga, lo que más preocupa a las autoridades son las fiestas nocturnas. Algunas son tan estridentes, como la que reunió a 300 personas en La Araña aún en la fase 3 de confinamiento, que son anuladas con rapidez; pero otras tratan de pasar desapercibidas. Evitar que se lleguen a celebrar es una labor preventiva que recae en los agentes del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga, que mediante el rastreo de las redes sociales, han conseguido evitar una decena de fiestas en este tiempo. Todas carecían de autorización, no cumplían las medidas de seguridad y, entre todas, esperaban reunir a unas 1.500 personas.

Una fiesta de tres días

Una de las actuaciones más llamativas se produjo el primer fin de semana tras concluir el estado de alarma, el jueves 25 de junio. Ese día, agentes del GIP localizaron a un promotor de una fiesta en una finca de la avenida de San Isidro, en Miraflores del Palo, que había convocadoo una fiesta de tres días ese fin de semana para "unas 80 personas", aseguraba. Fue apercibido, así como el dueño de la casa. El evento fue cancelado y sus anuncios y perfiles en las redes sociales se retiraron.



Fiesta en el Peñón del Cuervo

Son tiempos en los que algunos delicuentes presumen en redes de sus hazañas, pero también es el principal altavoz para cualquier fiesta, sea o no legal. Por eso, los agentes no pierden detalle de lo que sucede en las redes, lo que les permitió observar como se viralizaba el anuncio de una fiesta denominada "Beach Party", en la que se invitaba a todo el que quisiera a pasar el día y la noche en la playa del Peñón del Cuervo con música, todo tipo de juegos de pelota, (actividad prohibida por la pandemia) y en el agua, además de bebidas, "todo ello por un precio de cinco euros por participante". La fiesta estaba programada para el sábado 18 de julio. Dado que los agentes del GIP no lograron localizar a ningún responsable del evento, estableció una vigilancia, con apoyo del Grupo Operativo de Apoyo (GOA). El operativo dio resultado, ya que la Policía observó la llegada de un numeroso grupo que descagaba equipos de música y un generador, además de varias botellas de ron de 1,5 litros. Los agentes intervinieron los enseres y evitaron que se celebrara esta fiesta en la playa.

Cinco fiestas en el diseminado de Las Tres Marías

Otra intervención se produjo el lunes 13 de julio. Agentes del GIP detectaron otro evento anunciado a través de las redes sociales que se iba a celebrar a partir de las seis de la tarde del sábado 18 de julio en el arroyo Totalán, en el diseminado Las Tres Marías. Esta publicación había recibido unas 500 respuestas de interés o asistencia, por lo que la investigación continuó , llevando a los policías a otras tres fiestas programadas para los días viernes 17, domingo 19 y miércoles 22 de julio en el mismo lugar, aunque con distintas temáticas. Se consiguió identificar al promotor de las fiestas, que fue apercibido y las fiestas canceladas.

Pocos días después, el viernes, 24 de julio, la policía ve que hay convocada otra fiesta para las 20.30 horas de ese mismo día en el mismo sitio, que ofrecía a siete músicos en una actuación músical, para la que había vendido 60 entradas. Además de ser apercibido de nuevo, esta vez se se requirió un dispositivo policial en el que participaron unidades del GIP y del GOA de la Policía Local. Tras el registro, fue denunciado por carecer de autorizaciones y permisos necesarios para ese tipo de evento.


Camino de los Almendrales

El miércoles pasado, 22 de julio, se localizó una fiesta no autorizada en un restaurante del camino de los Almendrales, de la que ya se habían vendido al menos 100 entradas, con intención de incrementar la hasta los 150 asistentes. Tras apercibir al titular del local, la fiesta fue desconvocada, aunque en este caso también se necesitó de la colaboración del GOA para evitar la aglomeración de clientes. Ésta no era la única jarana que tenía en mente este promotor, había organizado otras dos para el viernes y sábado, 24 y 25 de julio, para 150 personas cada una.

Hay que recordar que con la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia por coronavirus las condiciones se han endurido. Además de la licencia autorización municipal, con la que no contaban las fiestas denunciadas, existe la obligatoriedad de suscribir contrato de seguro de responsabilidad civil, así como servicios de vigilancia y admisión, entre otros requisitos. Estos eventos tampoco tuvieron en cuenta el cumplimiento de las medidas establecidas en la Orden de 19 de junio de 2020 ni la la Orden de 14 de julio de 2020, sobre el uso de la mascarilla y otras medidas de prevención en materia de salud pública para hacer frente al coronavirus, que modifica a la anterior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook