13 de septiembre de 2020
13.09.2020
La Opinión de Málaga
Salud

"La posibilidad de que un bebé se contagie de la leche de su madre es muy remota"

Entrevista al presidente de la Sociedad Española de Neonatología, Manuel Sánchez Luna

13.09.2020 | 05:00
Manuel Sánchez Luna es jefe de Neonatología en el Hospital Gregorio Marañón.

Manuel Sánchez Luna destaca que la posibilidad de transmisión del coronavirus de madre a hijo durante el embarazo es muy remota, y recomienda al mismo tiempo la lactancia. A los médicos, eso sí, les preocupa el riesgo de coinfecciones en los recién nacidos

Manuel Sánchez Luna es jefe del Servicio de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Neanotología. Recientemente, junto a otros profesionales de diferentes países, ha participado en un encuentro virtual sobre las posibles afecciones del coronavirus a los recién nacidos y los lactantes, algo que preocupa mucho a las madres, principalmente a aquellas que han contraído la enfermedad. Sánchez, con todo, lanza un mensaje de tranquilidad, destacando el bajo riesgo de infección existente.

¿Cuáles son las posibilidades de que una madre pueda transmitir el coronavirus durante el embarazo?
La inmensa mayoría de los bebés nacen sin la enfermedad y, consecuentemente, sin síntomas. De hecho, se conocen muy pocos casos de transmisión. Sí que se ha detectado una mayor tasa de precocidad, aunque insisto en que el hecho de que la madre pueda tener el virus no se ha convertido en un factor determinante de gravedad. No podemos obviar que siempre hay un mayor riesgo por cualquier infección, pero lo estamos pudiendo manejar de forma correcta.

¿Puede haber problemas para la lactancia?
Por la experiencia de estos meses, hemos visto que a los recién nacidos los podemos dejar con sus madres y que no hay problemas con la lactancia, siempre que se haga con mascarilla y con las condiciones de higiene adecuadas. No conocemos de ningún bebé que se haya infectado por este motivo. Además, en los estudios que se han llevado a cabo sólo se ha detectado el virus en la leche materna en dos casos en forma de código genético, lo cual no significa que pueda ser infeccioso para el niño. En definitiva, una posibilidad de que un lactante se contagie de la leche de su madre es muy remota.

¿Qué es lo que más preocupa a los profesionales de la neonatología?
Lo que más nos preocupa es que puedan coincidir dos infecciones víricas a la vez. Es decir, que infecciones habituales en los bebés coincidan con esta segunda oleada del coronavirus. Hablamos por ejemplo del sincitial, un virus que entre el otoño y el invierno provoca la mayoría de los cuadros de bronquiolitis en los niños de cero a dos años, y que puede ser grave en los lactantes de uno o dos meses. También en los nacidos prematuros, a los que puede ocasionar problemas de pulmón y corazón. Por lo tanto, insisto, nos da miedo que coincida con una segunda oleada de coronavirus, porque la bronquiolitis se podría agravar.

¿La gripe también es un factor de riesgo?
Lo mismo pasa efectivamente con la gripe. Nos preocupa, como vengo diciendo, que coexistan dos infecciones por las consecuencias que puedan tener a la hora de que se agraven los síntomas. Por otro lado, también tememos que las familias, por el miedo a los contagios, no acudan a los centros de salud para la profilaxis. En el caso de la gripe, además, la vacuna es muy recomendable para niños con problemas.

La evolución de la pandemia está poniendo en evidencia que no se ceba especialmente con los niños...
Los datos van cambiando. Al principio pensábamos que serían capaces de contagiar mucho la enfermedad a los adultos, por la experiencia que habíamos visto en otros virus. Después se ha visto que no, que no son más contagiadores de lo que lo son los propios adultos. Tampoco entre el sector de los niños hay más portadores asintomáticos, por lo que podríamos llegar a la conclusión de que no son un foco especialmente contagiador.

¿Tampoco llegan a tener cuadros graves cuando contraen la enfermedad?
En líneas generales hemos comprobado que los niños manifiestan síntomas leves, como secreciones, y que sus secuelas son mínimas. En los más mayorcitos se puede manifestar un cuadro inflamatorio general. Lo que recomendamos a los padres es que si sus hijos presentan una sintomatología como fiebre o dolor abdominal, entre otras, contacten con su médico.

Hay muchas personas que en estos meses han evitado acudir al médico por temor a contagiarse. ¿Está sucediendo lo mismo en el caso de los niños?
Está pasando y nos preocupa que continúe pasando, sobre todo si se dan cuadros más graves como por ejemplo la apendicitis, y no acudan a los centros de salud. Lo que hay que hacer en este sentido es lanzar un mensaje de tranquilidad, porque los centros sanitarios están preparados y divididos en circuitos para que no haya riesgos de contagio. Insisto en que es muy importante, en caso de tener una dolencia de este tipo, que se les pueda ver por parte de los médicos.

¿Los centros sanitarios y, en especial, los hospitales, están preparados para atender una segunda oleada de coronavirus como la que está llegando?
La mayoría de los hospitales cuentan con recursos, también y muy especialmente para atender a los niños que lo necesiten. Por ejemplo, en el caso del Gregorio Marañón, donde trabajo, tenemos un hospital materno infantil en el que afortunadamente no hemos tenido pacientes ingresados por coronavirus. Lo que sí podemos decir es que podemos tratar a los enfermos sin riesgos, porque todo está acondicionado para ello. Intentamos restringir visitas y extremar las medidas de higiene, y por supuesto, separar a los pacientes de covid-19 de los que no lo son. Se trata de lanzar un mensaje de tranquilidad, y de concienciar a la gente de que el sistema funciona y que pueden acudir a tratarse de sus patologías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook