22 de septiembre de 2020
22.09.2020
La Opinión de Málaga
Infraestructuras

Urbanismo licita la renovación de la calle Carretería por 4,9 millones de euros

Las empresas podrán presentar ofertas para hacerse con el proyecto de semipeatonalización de la vía hasta el 19 de octubre

22.09.2020 | 14:02
Así quedarán las calles Carretería y Álamos tras la obra de semipeatonalización.
Urbanismo licita la renovación de la calle Carretería por 4,9 millones de euros

La Gerencia Municipal de Urbanismo de Málaga ha publicado hoy, en la Plataforma de Contratación del Sector Público, la licitación del proyecto de renovación urbana de calle Carretería por 4,9 millones de euros, una de las iniciativas más destacadas del equipo de gobierno para este mandato y que irá acompañado, en el futuro, de una segunda fase que consistirá en una intervención similar en calle Álamos (1,6 millones de euros, sumando ambas 6,6 millones). Ahora, únicamente sale a concurso la actuación en Carretería.

Las empresas interesadas tendrán hasta el 19 de octubre para presentar sus ofertas, el importe de las obras es de 4,96 millones de euros y el plazo de ejecución, de 18 meses. Urbanismo concluyó en diciembre, como adelantó este periódico, la redacción del proyecto de semipeatonalización de Carretería y Álamos que busca, fundamentalmente, dar mayor protagonismo al peatón. De hecho, el espacio para tráfico rodado se reduce a la mitad, desde los 6.000 metros cuadrados actuales a 3.000 (superficies aproximadas), lo que supondrá reducir la intensidad media diaria del tráfico desde los 6.400 coches también a la mitad. La intención de Urbanismo era, al menos a finales de 2019, que la vía estuviera en obras a finales de 2020, aunque el coronavirus, como saben, lo ha trastocado todo.

El proyecto, al formar parte del programa EDUSI y tener parte de la inversión un origen en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, ha requerido de un importante y profundo trabajo de participación ciudadana, realizado a través del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU), al menos desde 2017. Son dos proyectos separados (Carretería y Álamos) que ahora se unen al recorrer «el trazo del recinto medieval amurallado». Se busca, según las fuentes, «una reordenación interior, cambiar la imagen urbana de la vía para favorecer el tránsito peatonal y reducir la emisión de dióxido de carbono con la instalación de elementos verdes y captadores de CO2».

Habrá, asimismo, áreas peatonales y carriles bici, «se limita la intensidad del tráfico y se reduce e impide el tráfico de paso», además de actuar y «poner en valor» los puntos singulares. Las líneas de trabajo son «incorporar estructuras verdes y sostenibles, el calmado del tráfico y un mayor uso peatonal, ganando espacio al tráfico».

Los usos del espacio, por tanto, se racionalizan, eliminando o reduciendo algunos e impulsando otros. Entre los objetivos también se encuentra «la mejora del ámbito de proximidad peatonal entre la residencia y los desplazamientos habituales, es decir, hacer cómodo que el vecino vaya de su casa a la compra». «Otro de los aspectos importantes es reconocer el carácter histórico de ambas vías romo ronda del recinto amurallado», de ahí que se revalorizarán las zonas de esta naturaleza.

Las dos calles tendrán una plataforma única, es decir, aceras y calzada contarán con la misma altura, aunque el pavimento central se diferenciará del de las zonas peatonales; se seguirán criterios de accesibilidad universal y se usarán materiales absorbentes, fotocatalíticos y fonoabsorbentes.

El criterio básico es el de la prevalencia del peatón frente al estacionamiento de vehículos, de forma que habrá elementos disuasorios como papeleras o bancos, entre otros, para evitar que los coches ocupen la zona peatonal. Se introducirá arbolado.

La superficie total de actuación es de 10.000 metros cuadrados, la intensidad media diaria del tráfico, actualmente, es de 6.400 vehículos por día, de forma que el ancho de la calzada pasa de los seis metros actuales a tres, justo la mitad; la superficie destinada para el tráfico rodado se reduce, por tanto, de los 6.000 a los 3.000 metros cuadrados, mientras que la superficie peatonal crece de los 4.000 a los 6.500 metros cuadrados. Habrá, además, una zona 20, es decir, una plataforma con minoración del tráfico y de la velocidad.

En total, se plantarán 139 árboles, habrá 155 metros cuadrados de superficie ajardinada y 8.500 metros cuadrados de superficie de pavimento fotocatalítico; para material fonoabsorbente, se destina casi 4.000 metros cuadrados.
Entre otros, se actuará sobre la Tribuna de los Pobres recuperando, sostienen las fuentes, la esencia que siempre tuvo, tal y como querían los vecinos.

Asimismo, la minoración del tráfico, cuya superficie se reduce a la mitad, los materiales empleados en el pavimento, las medidas de calmado de la circulación y las zonas verdes podrían propiciar una reducción drástica de CO2 a la atmósfera. Las previsiones municipales estiman que esta podría ser de un 70%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook