04 de octubre de 2020
04.10.2020
La Opinión de Málaga
Entrevista a Guillermo Díaz

"Tenemos que tender puentes con todos los partidos que tengan una concepción de España"

El único representante naranja por Málaga en el Congreso de los Diputados, Guillermo Díaz, se ha estrenado esta misma semana como coordinador provincial de su partido - Con el efecto dominó de la marcha de Cassá aún latente, Díaz se enfrenta a nivel orgánico al reto de insuflarle aire a la formación en la provincia para recuperar el terreno perdido

04.10.2020 | 05:00
El coordinador provincial de Ciudadanos y diputado, Guillermo Díaz, en la sede que su partido tiene en la malagueña calle Cuarteles.

Guillermo Díaz asume el liderazgo provincial de Ciudadanos con la intención de «volver a levantar el partido en Málaga» y de darle a los afiliados el protagonismo que no habían tenido antes.

¿Con qué sensaciones afronta el liderazgo provincial de Ciudadanos? 
Con una motivación muy alta. Málaga es un lugar idóneo para ser de Ciudadanos. Lo que ha conseguido aquí este partido, en sus mejores momentos, demuestra que esta es una provincia idónea para un partido de carácter liberal, en el sentido clásico de la palabra. Moderado, práctico, dinámico... Muy parecido a Málaga. Es un sitio muy bueno para ser coordinador de Ciudadanos y para intentar mejorar la situación del partido. Para extenderlo y hacerlo crecer por toda la provincia.

En la situación actual y tras el daño causado por el órdago de Juan Cassá, ¿a qué se acerca más su cometido: a un reto ilusionante o a comerse un 'marrón naranja'? 
Es un reto ilusionante. Sin lugar a dudas. La sensación que he tenido desde que me comunican que voy a ser coordinador de Ciudadanos en Málaga es enérgica. Tengo muchas ganas de empezar. De marrón, nada. Es un privilegio.

¿Qué va a cambiar, a partir de ahora, en Ciudadanos Málaga? 
En primer lugar, quiero agradecerle al equipo anterior el trabajo que ha realizado. No ha sido fácil. Gente con poca experiencia política –entre la que yo me incluyo–nos hemos enfrentado a muchas campañas electorales seguidas. Y no hubo oportunidad para hacer lo que yo creo que tenemos que hacer ahora. Primero, volver a levantar el partido. A nadie se le escapa que hemos tenido un mal resultado electoral. Es verdad que la tendencia está cambiando, al romper Ciudadanos la dinámica de la política de bloques. La percepción del partido es optimista. Uno de los objetivos que tengo, y debe tener el Comité Provincial, es dar mucho protagonismo al afiliado. El afiliado no ha tenido el protagonismo que yo creo que debe tener, pero ha sido por una circunstancia del ecosistema político. El objetivo es que el afiliado sea el centro de la acción política del comité provincial de Ciudadanos. Y, en segundo lugar, es importantísima la expansión territorial. Tenemos que estar en más sitios. Además, en la permeabilidad en la sociedad civil tenemos una ventaja sobre el resto de partidos. La inmensa mayoría de nuestros afiliados pertenecen a la sociedad civil. Preguntas en cualquier profesión y hay un afiliado nuestro que la está ejerciendo. Eso es una suerte y debemos aprovecharlo.

¿Su equipo de colaboradores en el Comité Provincial responderá a una profunda renovación o se impondrá el continuismo? 
No hay una decisión marcada. No depende de mí. Creo que habrá una mezcla de ambas cosas. Pero no sabría qué decir. Aún es pronto para decidir cuál va a ser el camino. Tengo que hablar también con los secretarios territoriales de cada área. Lo que sí puedo decir es que a cualquier persona que forme parte del Comité Provincial se le va a exigir una motivación, una energía y unas ganas fuera de lo corriente. ¿Lo bueno? Esta exigencia la cumple prácticamente toda la afiliación de la provincia, lo digo por los mensajes y los 'inputs' que he recibido estos últimos días.

Respecto a la convivencia con el PP en los gobiernos de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de la capital, ¿cuál debe ser la actitud? 
Ahora mismo, en una situación de segunda ola de una pandemia y con un país ya muy afectado económicamente, los partidos políticos –incluido el mío– deben aparcar cualquier cuestión que no sea absolutamente urgente. Que no incida en la recuperación económica y en minimizar el impacto del virus en la salud de las personas.

Ciudadanos vetó a Juan Cassá en la Diputación y el Ayuntamiento de Málaga pero no soltó los sillones en estas instituciones, ¿es una incongruencia por parte de un partido que se atribuye una misión de regeneración? 
Bueno, yo no sé si exactamente se vetó a Cassá y si esa es la situación. Primero, Cassá no entró en el gobierno del Ayuntamiento. Y, además, en la Diputación se creó una figura un poco extraña que dificulta entender exactamente cuál es la postura. No obstante, estos asuntos –de verdad– no pueden estar centrando las políticas de las instituciones. Pero ni aquí, ni en el Congreso de los Diputados, ni en la administración autonómica.

¿Es Juan Cassá un tránsfuga?
Claro que sí es un tránsfuga. De hecho, se está ofreciendo a otros partidos políticos.

¿Cómo se vivió en el entorno de la dirección nacional la detención de un miembro del Consejo General, José Luis Paradas Romero, por presunto acoso telefónico a Cassá? 
Con mucha cautela y esperando noticias de la justicia y de lo que vaya averiguando la policía. Aquí son muy importantes los hechos y no hay evidencia de ningún hecho. Cuando haya evidencia de algún hecho, se podrá valorar. Pero no hay evidencia de ningún hecho. Estamos a la espera del resultado del trabajo que están haciendo la justicia y los agentes de la policía.

Si se confirma este delito, ¿debería dimitir el actual gerente de Málaga Deportes y Eventos y abandonar la disciplina de Cs? 
No voy a hacer futuribles porque no quiero valorar una actuación judicial. No valoro ni esta ni ninguna otra actuación judicial.

La ratificación de Juan Marín como líder regional se ha visto acompañada por una renovación profunda de los liderazgos provinciales y un nuevo aire en el Comité Autonómico, del que usted forma parte ¿Se nota la mano de la presidenta Inés Arrimadas en Andalucía? 
Y en toda España. Inés ha hecho un equipo nuevo. Inés tiene que hacer un partido, tiene que conformar unos órganos en los que ella sienta que está cómoda y rodeada de gente con la que pueda trabajar bien. Hay mucha gente que sigue y otra con mucha experiencia y una valía importante que ha cambiado de funciones. También creo que Juan Marín es la persona idónea para ser coordinador de Ciudadanos en Andalucía. Aparte de ser el vicepresidente de la Junta de Andalucía, ha hecho una gran labor. Aquí hemos conseguido cosas muy importantes con Juan como cabeza del comité. Yo sigo con las mismas funciones también.

Con otro malagueño, Andrés Reche, como responsable andaluz de Organización, usted en Comunicación y la continuidad de Teresa Pardo, ¿tiene esta provincia el peso que merece en el Comité Autonómico? 
Málaga siempre ha estado muy bien representada en Ciudadanos. En la Ejecutiva nacional, por ejemplo, estamos dos personas de Málaga: Javier Imbroda y yo. Y está bien representada en el Comité Autonómico. Creo que, por los estatutos, pueden incluso entrar más malagueños. Se tiene que celebrar el plenario. El de Andrés Reche es un nombramiento que celebro. Le conozco bien y le sobra valía. Y con él, conmigo y con Teresa creo que Málaga está muy bien representada.

Hay quien ha dicho recientemente que, de repente, Guillermo Díaz se va a descoyuntar el codo izquierdo, ¿por dónde anda ahora Cs: por la izquierda, el centro, la derecha, el sur, el norte, el este o el oeste?
Cuando he tenido más formación, he leído más y he llegado a las conclusiones políticas en las que me encuentro ahora mismo, nunca he sido amigo del eje 'izquierda-derecha'. Creo que el sitio de Ciudadanos ahora mismo está donde han estado, de manera tradicional, los liberales en el sentido europeo de la palabra. Creo que Ciudadanos tiene que intentar entenderse y tender puentes, en las cuestiones esenciales y básicas, con todos los partidos que tengan una concepción de España. Si en una pandemia en la que la gente ha tenido que ser confinada, los partidos no son capaces de romper la dinámica de bloques no merecen ser representantes públicos. El único partido que ha sido capaz en toda esta pandemia de romper con la dinámica de bloque ha sido Ciudadanos. El único partido y no nos gusta el Gobierno. No nos gustan los socios de Gobierno o no nos gusta Pedro Sánchez como presidente. Pero en ese Gobierno de España el partido que ha sido determinante para que las prórrogas del estado de alarma salgan adelante ha sido Ciudadanos. Y aseguro que no ha sido fácil. También es cierto que hemos conseguido cosas importantes para los ciudadanos. Por ejemplo, que hoy se sigan cobrando erte´s porque solo iban a estar vinculados al estado de alarma.

¿Qué ha sentido en el Congreso de los Diputados mientras flotaba en el ambiente la propuesta de moción de censura de Vox? 
Los partidos populistas tienen que hacer la fotosíntesis delante de los focos. Esto ya lo hizo Pablo Iglesias y repiten las mismas tácticas. Cuando un partido no tiene propuestas y no sabe qué hacer, plantea una moción de censura que lo único que va a hacer es reforzar al Gobierno. Esa moción de censura no sumaba. Esa moción de censura tiene, realmente, un carácter cosmético.

Cruza Despeñaperros con frecuencia, ¿están jugando los políticos con fuego en Madrid? 
Madrid tiene una circunstancias de densidad de población, de circulación y movimiento que la hace muy distinta a todos lados. De todas formas, no creo que en una pandemia haya que centrarse en un territorio. Las acciones en Madrid tienen que ser las mismas que en Andalucía con unos criterios muy objetivos. Lo que sí creo es que es una pena que en estas circunstancias sigan primando los interés de partido y no estén primando los intereses de la ciudadanía. Pido que se haga un esfuerzo. Que todo el mundo aparque las siglas políticas e intentemos llegar a un acuerdo que dé confianza a toda la ciudadanía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook