06 de octubre de 2020
06.10.2020
La Opinión de Málaga
Entrevista

«No seremos una sucursal de Madrid, otros prefieren construir Unidas Podemos»

La parlamentaria malagueña Vanessa García es, junto al ex coordinador provincial de Podemos Alejandro Serrato, una de las referencias del sector afín a Teresa Rodríguez en esta provincia

06.10.2020 | 05:00
Vanessa García.

El trance cainita en el que anda sumida la izquierda andaluza sigue arrojando visiones antagónicas del conflicto que ha hecho saltar por los aires las confluencias electorales que usaron la marca Adelante. Es la sensación que se experimenta ante las respuestas de la parlamentaria por Málaga de Adelante Andalucía Vanessa García. Ella es, junto al ex coordinador provincial de Podemos Alejandro Serrato, una de las referencias del sector afín a Teresa Rodríguez en esta provincia. La creación de un nuevo partido de corte andalucista o la ruptura con Podemos e IU saltan a la palestra.

¿Con qué objetivos trabaja, en la provincia de Málaga, el equipo afín a Teresa Rodríguez que abandonó junto a ella Podemos?
Trabajamos siempre con un objetivo claro: mejorar la vida de nuestra gente, y con 'nuestra' me refiero a la gente de nuestros barrios trabajadores, de nuestros pueblos, la gente corriente a la que antes de esta crisis ya le costaba sobrevivir para llegar al final del mes. Ahora hay que sumarle que esta crisis sanitaria ha traído consigo una crisis económica y social, a una tierra que depende fundamentalmente del turismo de sol y playa y que como se ha comprobado, y veníamos advirtiendo, no se puede poner todos los huevos en el mismo cesto, necesitamos un cambio en el modelo productivo. Estamos trabajando en el blindaje de los servicios públicos, presentamos una Ley para blindar la sanidad pública con un mínimo de inversión del 7% del PIB, que fue rechazada por las derechas del Parlamento; una ley que permitiría mejorar la situación sanitaria de la provincia de Málaga, por ejemplo, que vendría a destinar un 20% del gasto sanitario a la Atención Primaria. Todas y todos estamos sufriendo ese colapso en nuestros centros de salud. Un colapso anunciado, por cierto, desde hace años por las trabajadoras y trabajadores, por las Mareas Blancas, por nosotras€ Pero al que ni el Gobierno anterior ni este han puesto solución. Hemos estado trabajando también en propuestas para una vuelta al cole segura en nuestra educación pública, para bajar las ratios, para que se contrate más personal docente y no docente, más apoyos para el alumnado con necesidades educativas especiales, la figura de la enfermera escolar€ Pero este Gobierno no ha hecho nada y ha dejado todo el peso sobre los equipos directivos. Por otro lado, conseguimos que se aprobara una PNL para que la Junta devuelva a la provincia 1,8 millones para los servicios de extinción de incendios; también se aprobó otra para regular las funciones y conseguir la correcta clasificación profesional de las y los técnicos sanitarios. Venimos trabajando con todos los colectivos que nos necesitan para que su voz sea escuchada en el Parlamento: desde trabajadoras de autoescuelas, personas con diversidad funcional, movimientos en defensa de los servicios públicos... Seguimos luchando contra las lacras del desempleo, de la precariedad y de la pobreza que azotan nuestra provincia, contra los problemas que tienen los autónomos. Porque con ese objetivo trabajamos: ser la voz en el Parlamento de las que nunca son escuchadas.

Forma parte del grupo parlamentario andaluz de Adelante que lidera, precisamente, Teresa Rodríguez, ¿existe una convivencia real con los diputados de IU y Podemos o la ruptura de la coalición ya lo salpica todo?
En el Parlamento trabajamos con normalidad. Estamos centrados en hacer propuestas y en conseguir arrancar victorias para nuestra gente al Gobierno de las derechas. Las prioridades son los problemas de la gente que está fuera del Parlamento, allí estamos para remangarnos la camisa y conseguir mejoras que se noten en la vida de nuestros vecinos y vecinas, aunque con el bloque de las derechas enfrente se hace muy difícil conseguirlo. Nuestro deber es representar a los y las malagueñas y a la ciudadanía de Andalucía, en eso estamos centrados. No podemos perder ni un minuto en lo interno porque a la gente no le importa, a nuestras vecinas y vecinos les preocupa, si el Ingreso Mínimo Vital llegará algún día, si cobra el ERTE, si llama al centro de salud y le cogen el teléfono, las listas de esperas, el paro y la pobreza en Málaga.

Usted y sus compañeros han sido acusados de apropiarse de la marca Adelante y de las redes sociales de la confluencia por los que supuestamente siguen siendo sus compañeros de viaje, ¿qué puede decir sobre esto?
Son acusaciones muy feas e inciertas, pero yo no voy a caer en entrar en el barro, voy a hablar de política y explicar las diferencias políticas, porque se trata de eso. Mi deber es cumplir con el compromiso que adquirimos cuando fundamos Adelante Andalucía y después nos votaron muchos andaluces y andaluzas. Y cuando nos presentamos decíamos dos cosas muy claras. Una era que tendríamos voz propia andaluza y que defenderíamos Andalucía donde hiciera falta. La otra que nunca dejaríamos gobernar a la derecha si podíamos evitarlo pero que tampoco gobernaríamos con el PSOE. El porqué lo saben mejor los compañeros de IU, porque su cogobierno con el PSOE solo trajo decepciones, promesas incumplidas, humillación a las bases de su partido y además la aplicación de los recortes más grandes para nuestra tierra. Esas políticas fueron precisamente abono para el Gobierno de las derechas de hoy. No podemos permitirnos el lujo de volver a hacerle eso a las andaluces y andaluzas y regalarles todo el campo de la impugnación a la extrema derecha. Estas premisas las dijimos muy claras, si hay otros compañeros que han cambiado de idea y prefieren apostar por la construcción de Unidas Podemos están en su derecho y haremos todo lo posible para llegar al máximo de acuerdos y de mejoras juntos, pero nosotros nunca dijimos de ser una sucursal de Madrid.

El coordinador regional de IU, Toni Valero, asegura que el sector 'teresista' al que usted pertenece huele a una refundación del Partido Andalucista, ¿qué opinión le merece este comentario?
Respeto su opinión, como no podía ser de otra manera. Pero también me merecen mucho respeto los andalucistas que forman parte de Adelante Andalucía, que traen consigo una historia y un acervo colectivo que necesitamos para fortalecer nuestra organización y nunca se me ocurriría despreciarlos. Creo que nadie puede dudar que Adelante Andalucía nació con una vocación andalucista, de poner por delante de cualquier sigla, de la nuestra propia, los intereses de los andaluces. Solo nos debemos a Andalucía y lo defenderemos en Madrid esté gobernando el partido que esté. No vamos a cambiar nuestra posición con Andalucía aunque cambien los gobiernos en Madrid.

En cuanto Teresa Rodríguez dejó Podemos, se anunció la puesta en marcha de un proceso para la creación de este nuevo sujeto político andaluz, ¿qué le diría a quienes sostienen que será 'una CUP a la andaluza'?
No me gustan las etiquetas, es cierto que hay una tendencia a poner etiquetas a todo. Para mí, Adelante Andalucía es, por ejemplo, el partido que alza la voz para denunciar el maltrato financiero que sufre Andalucía, a la que se le debe 4.000 millones de euros que nos corresponden por Estatuto. Es el partido que quiere sentarse en el Congreso de los Diputados para hablar de Andalucía al igual que lo hacen legítimamente otros grupos, como los catalanes, gallegos, vascos, canarios y ahora Teruel. Es el partido que quiere negociar unos presupuestos generales en clave andaluza, que quiere participar con voz propia en el debate territorial, como la nacionalidad histórica que somos. Se dice: si el andaluz acomodado piensa en Madrid, y el andaluz pobre piensa en Barcelona, ¿quién piensa entonces en Andalucía? Queremos pensar en Andalucía, no necesitamos etiquetas ¿no?

El sector 'teresista' denunció que IU había cogido dinero sin avisar de la cuenta del grupo de Adelante en la Diputación de Málaga, ¿sobre qué hechos se asienta esta acusación?
No he tenido cargo orgánico provincial, por lo tanto desconozco el tema de las subvenciones al grupo de la Diputación de Málaga. Lo único que sé es que había compañeros y compañeras negociando con Podemos nuestra 'ruptura' amistosa cuando se encontraron con que en las cuentas de Málaga no había nada que negociar.

Los dirigentes de IU, a la vez que admitían que a Podemos se le había dado la parte que le correspondía del dinero, atribuían la denuncia al deseo 'teresista' de acceder a los fondos tal y como era posible antes de la ruptura con la formación morada, ¿quién miente en este cruce de ataques?
Es que aquí me tengo que remitir a la respuesta anterior: se estaba negociando y de la noche a la mañana los compañeros y compañeras se encontraron con que se había vaciado esa cuenta, sin ningún aviso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook