23 de octubre de 2020
23.10.2020
La Opinión de Málaga
Tribunales

Citan al decano de los abogados como investigado por desobediencia

La causa está relacionada con la suspensión de los servicios de guardia al principio de la pandemia

23.10.2020 | 05:00
Francisco Javier Lara.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga ha citado al decano del Colegio de Abogados en calidad de investigado por un presunto delito de desobediencia a la autoridad judicial en relación con unos hechos «que se remontan al mes de mayo en pleno confinamiento por el Covid-19».

Así lo indicó el propio decano, Francisco Javier Lara, en un comunicado, en el que informó a los colegiados de lo ocurrido en su momento en relación con esta causa, explicando que los primeros meses de la pandemia fueron «muy convulsos» y en marzo, tras la declaración del estado de alarma, «nos vimos obligados a suspender los servicios de guardia porque no se estaban cumpliendo las medidas de seguridad y era nuestro deber luchar para mantener a salvo a los compañeros».

Unos servicios que «se restablecieron pronto, una vez que se comenzaron a prestar las asistencias por medios telemáticos o, cuando esta opción no era posible, al menos se aseguraba la utilización de mascarillas y guantes y se respetaba la distancia de seguridad requerida por las autoridades sanitarias», apuntó.

En abril, la junta de gobierno del colegio volvió a advertir de que, «si continuaban algunos incumplimientos que se habían detectado, se volvería a suspender el servicio»; aunque «se consiguió normalizar la situación después de dos meses de tensiones».

A esto, apuntó que el 2 de mayo, «el magistrado de la Audiencia Pedro Molero realizaba unas manifestaciones en redes sociales en las que atacaba a la Abogacía, al decano y a la junta de gobierno a raíz de una noticia en la que el colegio instaba al CGAE y al Cadeca a convocar huelga en agosto tras expresar su rechazo al plan aprobado por el Gobierno para la recuperación de la actividad judicial».

En el comunicado, el decano señala que «el 6 de mayo, me llegó un apercibimiento del Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga, cuya titular es, además, la mujer del magistrado y también había intervenido en las conversaciones en redes sociales, pues se decidió de manera unilateral que las asistencias a detenidos se prestasen sin las garantías de seguridad que entendíamos necesarias y que hasta entonces ya se venían respetando por todos». «Comprenderéis que no podíamos dejar desamparados a los compañeros», dice Lara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook