28 de octubre de 2020
28.10.2020
La Opinión de Málaga
Junta de accionistas

Unicaja espera progresos en las próximas semanas en su fusión con Liberbank

Azuaga afirma que los contactos "continúan", aunque aún no hay ningún acuerdo - Sobre la situación económica, dice que la recuperación no llegará al menos hasta 2023 o 2024 y pide que se mantenga el gasto público

28.10.2020 | 13:40
Una imagen de la junta de accionistas de este miércoles, presidida por Manuel Azuaga.

El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ha afirmado este miércoles en la junta general ordinaria de accionstas de la entidad que los contactos para la posible fusión con Liberbank "continúan", y ha añadido que espera que en las próximas semanas se siga progresando en los "trabajos exploratorios" de esta operación, aunque ha aclarado que todavía no se ha producido ningún acuerdo al respecto entre los consejos de ambos bancos. De momento, se sigue inmerso en los aspectos habituales de una negociación de este tipo, con los correspondientes análisis de la situación financiera de las dos entidades.

Azuaga ha recordado a los asistentes a la junta, celebrada de forma telemática, que Unicaja confirmó el pasado 5 de octubre, mediante comunicación a la CNMV, mantener contactos preliminares con Liberbank, en el marco del análisis de potenciales oportunidades de inversión u operaciones corporativas que pudieran resultar de interés para todos sus accionistas. También ha mencionado que, posteriormente, con fecha 8 de octubre, y de nuevo a través de una publicación en la CNMV, se informó de la designación por parte del Consejo de Administración de asesores para esta posible operación.

Por otro lado, ha recordado que, con independencia de este proceso, la entidad ha continuado trabajando en la implementación de su Plan Estratégico y de Transformación 2020-2022, en el que se incluyen, entre otros, los planes de transformación y de dinamización comercial, diseñados con la atención dirigida al cliente, así como el desarrollo de modelos avanzados de gestión del riesgo.

La situación derivada de la pandemia ha llevado a tener que proceder a la revisión del plan y a su adaptación con motivo de la nueva situación económica general resultante de la crisis sanitaria, "poniendo el foco en la transformación digital.

Unicaja Banco, según ha explicado, está afrontando la situación actual de pandemia desde "la cercanía al cliente, y una posición de fortaleza financiera, asentada en una trayectoria de gestión y de desempeño colectivo que le ha permitido superar crisis pasadas". Por ello, ha asegurado que el banco puede seguir apoyando a sus clientes "en el contexto de dificultad, superar con éxito esta situación excepcional y abordar el papel que la sociedad emergente nos demanda".

Azuaga ha afirmado que la actual situación sanitaria, económica y social generada por la pandemia "no tiene precedentes" y ha señalado que el papel del sector financiero en esta etapa "ha sido y sigue siendo crucial, confirmándose como parte de la solución a esta crisis". Ha resaltado la importancia de que las entidades "dentro de un marco de seguridad jurídica, puedan preservar unos niveles adecuados de solvencia, liquidez, eficiencia y rentabilidad".

Según ha detallado, se manejan unas previsiones de caída del PIB en España este año de entre el 12% y el 13%, y que el déficit publico llegue al 12%, lo ampliaría el endeudamiento al 120% del PIB, con posibles aumentos del PIB. A su juicio, los niveles de actividad y empleo no se recuperarán antes de 2023 o 2024, ya que "la reposición de la estructura productiva dañada no es inmediata, sin que quepa descartar implicaciones estructurales, percibidas ya a corto plazo". En 2021 el crecimiento del PIB será positivo, pero no compensará plenamente la caída de 2020.

También ha advertido de que una retirada "temprana" del abanico de medidas públicas de apoyo a la economía podria ralentizar el ritmo de recuperación y ha pedido que la política económica se oriente hacia los prespuestos. "No es momento de reducir el gasto público", ha sostenido Azuaga que, eso sí, ha pedido el establecimiento de prioridades en las partidas para lograr una mayor eficacia, mencionando también la importancia de los fondos europeos.

"La situación de deterioro económico y la previsible evolución epidemiológica aconsejan dotar de continuidad a buena parte del amplio abanico de medidas de apoyo directo adoptadas en una primera fase por las autoridades públicas, orientadas a combatir la enfermedad, a tratar de evitar que los problemas de liquidez afecten a la viabilidad empresarial, a sostener las rentas de los hogares y a la preservación de los puestos de trabajo", ha apuntado.

El presidente de Unicaja Banco ha añadido que la tasa nacional de paro se sitúa en el 16,3% de la población activa, y son más de siete millones las personas que, por distintas circunstancias, no contribuyen al proceso productivo. "La desproporcionada elevación de la tasa de ahorro de los hogares muestra la situación de preocupación y cautela de las familias ante la previsible evolución económica", ha apuntado.

También ha abogado por afrontar "las reformas estructurales que la economía española viene demandando".

Medidas aprobadas en la junta

La junta de accionistas ha aprobado destinar 77,52 millones de euros a reservas voluntarias y reducir su capital social en el 1,89% para amortizar las acciones en autocartera. Azuaga ha dicho que la entidad mantiene la intención de reanudar el pago de dividendo cuando del Banco Central Europeo (BCE) lo permita al sector.

"La calidad de balance y los niveles de solvencia de Unicaja Banco permiten continuar con nuestra intención de reanudar lo antes posible la retribución a nuestros accionistas mediante el pago de dividendos en efectivo y programas de recompra, tal y como venía haciendo con anterioridad a la publicación de las recomendaciones del BCE, ha dicho.

La Junta, que ha sido celebrada por vía telemática, sin asistencia física de accionistas y representantes, dadas las circunstancias y las recomendaciones sanitarias en el marco de la pandemia, da continuidad a la celebrada el pasado 29 de abril y, como estaba previsto, ha abordado los asuntos que en su momento fueron aplazados.

En relación con la distribución del excedente neto del ejercicio 2019, siguiendo la recomendación del BCE al conjunto del sector de no repartir dividendos antes del 1 de enero de 2021, se ha aprobado destinar a reservas voluntarias la cantidad de 77,52 millones, que estaba prevista inicialmente destinar a dividendos con cargo al ejercicio 2019.

Asimismo, se ha dado el visto bueno a la reducción del capital social de Unicaja Banco en un importe de 30,5 millones de euros, mediante la amortización de las acciones propias en autocartera, que representan el 1,89% del capital social, que fueron adquiridas en el marco del programa de recompra de acciones que fue cancelado siguiendo las recomendaciones del BCE. La amortización no tendrá impacto a efectos de solvencia dado que la entidad mantenía estas acciones en autocartera.

El presidente ha manifestado durante su intervención en la junta de accionistas que Unicaja Banco ha trabajado durante la pandemia en sus protocolos de actuación, garantizando el servicio a la clientela con un impulso de la banca digital y del teletrabajo.

Asimismo, ha participado en las medidas de concesión de liquidez y financiación a empresas y autónomos, de moratoria de préstamos, y de otras para particulares como exención y aplazamiento del pago de alquileres a personas en situación de vulnerabilidad, fraccionamiento de primas de seguros, o adelanto del pago de pensiones y de prestaciones por desempleo, con el objetivo de ayudar a los colectivos vulnerables y de adaptarse a las necesidades de los clientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook