14 de diciembre de 2020
14.12.2020
La Opinión de Málaga
Navidad

El Belén diocesano se adapta también a la pandemia

La Natividad volverá a representarse, aunque este año de forma virtual, debido a la situación excepcional en la que se tiene que celebrar como consecuencia de la Covid-19

13.12.2020 | 21:02
Fragmento de la grabación del Belén Diocesano.

La diócesis de Málaga, junto con la Fundación Victoria y la Casa Diocesana, organizan el Belén viviente, una actividad que todos los años es visitada por miles de personas que son testigos de las escenas más singulares que rodean la Navidad. Este año, con la actual crisis sanitaria, sus organizadores han tenido que reinventarse para que la ciudadanía pueda disfrutar de esta representación otro año más.

El tradicional Belén Diocesano, que se lleva celebrando desde hace cinco años, se adapta a los tiempos de la Covid-19 y vuelve a representarse este año también, aunque de forma virtual. A partir del 19 de diciembre, con una gran cuenta atrás hacia su estreno a las 10.00 horas, la ciudadanía malagueña podrá disfrutar de los momentos más importantes de los relatos evangélicos sobre el nacimiento de Jesús en la página web de la Casa Diocesana. El Belén estará disponible a lo largo de todo el tiempo navideño y contará con un mensaje especial del obispo Jesús Catalá.

«A mediados de octubre empezamos a pensar un poco cómo nos podíamos reinventar este año para que nadie se quedara sin el Belén viviente, por lo que adaptamos la idea al formato virtual y con un enfoque que fuera lo más acogedor posible para llegar a todos los rincones de Málaga», explica la directora del Departamento Pedagógico de la Fundación Victoria, Charo Villalba.

Los encargados de darle vida a este espectáculo son los alumnos del colegio Padre Jacobo, acompañados de dos pastorales que serán los responsables del apartado musical. A pesar de que este año cambia el formato, el alumnado mantiene las mismas e, incluso, más ganas que en las ediciones anteriores. Además de ser virtual, se produce un cambio de escenario, pasando de su plató habitual en la Casa Diocesana por el colegio, donde se han trasladado todos los utensilios y se han realizado las grabaciones de las escenas en un par de semanas.

«La coordinación al ser todos del mismo centro ha sido mucho más fácil. Al ser un escenario distinto al que los alumnos estaban acostumbrados, hemos intentado hacerlo lo mejor posible y ellos no han tenido ningún problema. Los guiones se los han aprendido de una forma muy fácil y como tienen mucha ilusión y les encanta realizar esta actividad no ha habido ningún problema en ningún momento», afirma la directora.

 

Un Belén durante la pandemia

Aparte de la modalidad online y el nuevo escenario, la situación actual derivada de la Covid-19 ha provocado que el Belén Diocesano se adapte mucho más, teniendo en cuenta las medidas de seguridad: «Cuando la escena se centra en un solo personaje no había problemas, pero cuando tenían que grabar varios juntos, como ocurre en las escenas de los Reyes Magos, hemos tenido que comprar mascarillas acordes con los trajes».

Este año con la peculiaridad que se está viviendo se han realizado varias versiones. La primera de ellas está dedicada especialmente a los alumnos de la Fundación Victoria, que estará disponible a partir del 16 de diciembre. La segunda está diseñada para el alumnado del resto de colegios que quieran participar, pudiendo ver el espectáculo desde el 18 de diciembre. La tercera de ellas es una pieza más breve, que está destinada a las personas más vulnerables en las circunstancias que se están viviendo: «No queremos que nadie en ningún momento se sienta solo. Acompañados de la Fundación Victoria van a recibir esta pequeña felicitación con el Belén viviente para que puedan disfrutar y nos sientan cercanos a ellos».

Otros eventos ajustados

La Fundación Victoria está adaptando este año todas sus actividades, como las convivencias, jornadas y encuentros. Intentando recrearse, el próximo mes de enero celebrarán sus novenas jornadas, cambiando el formato y adaptando los recursos necesarios. «Ninguna actividad se va a quedar sin hacer, pero evidentemente vamos a cumplir rigurosamente con todas las medidas de seguridad para que se puedan llevar a cabo con el máximo éxito posible», explica Villalba.

Actividades caritativas


El Consejo de Recursos Sociales de la Fundación se está volcando con las familias más necesitadas de sus centros. La directora afirma que ya tienen varias iniciativas puestas en marcha, además de las que siempre se hacen, como la recogida de alimentos con Bancosol, que se ha hecho este año de forma virtual, y la campaña del kilo.

En lo que resta de año se van a realizar dos actividades nuevas. La primera tiene el objetivo de paliar la brecha digital en cualquier alumno, proporcionando dispositivos electrónicos con la ayuda de instituciones como la Fundación Caixa: «Busca ayudar a esas familias que, por distintas circunstancias, no tienen recursos económicos suficientes para afrontar la nueva educación que tenemos ahora, a través del formato digital».

La segunda de estas actividades está vinculada con las próximas festividades navideñas: «No queremos que ningún niño se quede sin juguete este año. Queremos que todos sonrían como cualquier Navidad, por ello vamos a colaborar con una asociación que nos ayudará a detectar las necesidades más profundas en la familia para que sus hijos cuenten con los juguetes que quieran y puedan disfrutar igual que el año pasado», explica la directora del Departamento Pedagógico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook