El Partido Socialista de Málaga ha celebrado la Comisión Ejecutiva Provincial en la que ha pedido a los gobiernos del Partido Popular y Ciudadanos, a la Junta de Andalucía y a Diputación, una serie de medidas en favor de la creación de empleo. Estas reclamaciones principalmente van dirigidas a la hostelería, uno de los sectores más castigados por las consecuencias de la pandemia.

José Luis Ruiz Espejo, responsable provincial socialista, ha demandado ayudas directas valoradas en 200 millones de euros para que puedan sobrevivir tanto empresas como autónomos. "Es urgente que el gobierno de Moreno Bonilla deje de poner excusas y lleve a cabo el plan de rescate del comercio de cercanía de Andalucía", ha asegurado. Además, estarían dispuestas antes de finalizar el actual presupuesto, por lo que no tendrían que estar sujetas a la aprobación del próximo.

Otro de los puntos más importantes ha sido el empleo en los municipios con menos de 20.000 habitantes, pues el impacto de la pandemia ha sido mucho mayor. "Entendemos que es fundamental que se destinen recursos a la generación de oportunidades para aquellas personas que han visto perder su puesto de trabajo y que se encuentran en una situación muy difícil para volver a encontrarlo".

También ha querido hacer referencia a la gestión sanitaria que está realizando el ejecutivo andaluz. Ha argumentado que las decisiones han estado determinadas por la improvisación y por ocurrencias. Asimismo, ha reivindicado José Luis Ruiz Espejo que el plan de choque sanitario requería del refuerzo de una atención sanitaria ya colapsada, de la contratación de sanitarios y rastreadores y la apertura del hospital de Estepona ya acabado. "Hemos aprobado una resolución en la que reprobamos la gestión sanitaria del gobierno de Moreno Bonilla".

En la Comisión Ejecutiva Provincial se ha dado luz verde a las medidas tomadas por el Gobierno central enfocadas en los derechos sociales y en los servicios públicos. "Hemos demandado al gobierno andaluz que no boicotee la puesta en marcha de esta nueva ley educativa y no siga con la dinámica segregadora de privilegios a quienes más recursos tienen". También ha recordado la importancia de la nueva ley de eutanasia, en la que España ha sido el sexto país del mundo en aprobarla, y critica al PP por su posicionamiento como ya ocurriera con leyes como la del divorcio, el aborto o el matrimonio homosexual.