No era una Nochevieja cualquiera, ni en Málaga ni en ningún lado. Las medidas de restricción establecidas con motivo de la pandemia del coronavirus establecían para toda Andalucía el toque de queda a la una y media de la madrugada y el sentido común invitaba a quedarse en casa evitando aglomeraciones y reuniones con amigos más allá de las permitidas.

Y la ciudadanía malagueña cumplió. Al menos, la inmensa mayoría, según el parte de incidencias publicado este 1 de enero por el Ayuntamiento de Málaga, que no registró ni un solo positivo por alcoholemia en los controles realizados en la ciudad, ni tampoco se detectó ninguna fiesta no autorizada. En la plaza de la Constitución, lugar de encuentro habitual en Nochevieja, no fue necesario controlar el aforo. Además, solo fueron atendidos diez avisos por ruidos en algunos domicilios.

Por contra, la Policía Local de Málaga sí tuvo que efectuar algo más de 90 denuncias (92) a personas que incumplieron las restricciones de movilidad durante la noche y a otras tantas (93) durante todo el día, por no usar la obligatoria mascarilla.