El Área municipal de Movilidad, que dirige el concejal José del Río, confirmó ayer que la zona azul en el distrito Cruz de Humilladero arrancará el próximo lunes. De hecho, ayer se pusieron los parquímetros. Así, el edil incidió en que se hará una prueba de seis meses, como ocurre ahora en el entorno de Echeverría de Huelin y que, si no funciona, se eliminarán las zonas azules de los dos sitios. Lo que sí dejó claro es que, para futuras implantaciones, si no hay consenso entre vecinos y comerciantes el Consistorio impondrá un periodo de prueba.

«Haremos pruebas donde no haya consenso», dijo Del Río, quien además destacó que en la zona de Cruz de Humilladero los residentes y los comerciantes van a tener seis meses de gratuidad, al menos mientras se lleva a cabo la prueba. «A los de Cruz de Humilladero, vamos a ofrecerles buenas ofertas, tanto a los comerciantes como a los residentes, para que puedan aparcar en el parking de la Cruz de Humilladero», dijo, un espacio ciertamente infrautilizado hoy en día. «Vamos a llegar a acuerdos con ellos para aumentar la actividad en el aparcamiento, de forma que la zona experimente un desahogo y el centro comercial abierto de Cruz de Humilladero registre más movilidad y una mayor generación económica», destacó.

Esta es la defensa que ha hecho el Consistorio desde que el alcalde anunciara a finales de año la idea de recuperar la zona azul en Cruz de Humilladero: que los comercios y los hosteleros de la zona notarán un aumento de la actividad económica, de posibilidades de negocio y crecerá el ratio de rotación de las plazas. Sin embargo, a los vecinos de Cruz de Humilladero y a los de Echeverría de Huelin, o a buena parte de ellos, no les gusta esta iniciativa y así lo han hecho saber a la sociedad manifestándose en varias ocasiones con el apoyo del PSOE y de Podemos e IU, que piden la celebración de consultas ciudadanas acerca de si deben llevarse a cabo las experiencias pilotos del SARE tanto en Cruz de Humilladero como en Huelin.

El edil, en relación a Cruz de Humilladero, insistió en que si no funcionan una serie de parámetros como «el aumento de rotación, mayor actividad económica, el mantenimiento del empleo, entre otros, existe el compromiso de quitar el SARE». Asegura Del Río que habrá reuniones periódicas con los vecinos y comerciantes para evaluar el grado de salud de la iniciativa en Cruz de Humilladero y, tras los seis meses, se decidirá si se queda o no.

Lo cierto es que el Ayuntamiento ya intentó en septiembre de 2019 implantar la zona azul en Cruz de Humilladero, pero la fuerte división existente en el distrito al respecto hizo que el equipo de gobierno diera marcha atrás.

En cuanto a Huelin, donde ya funciona la zona azul a prueba, asegura Del Río que «todo está normalizado y funcionando, ya no ha vuelto a haber problemas de vandalismo». Y lanzó un mensaje: «Si hay demanda en las calles colindantes ampliaríamos la zona azul».

En los próximos días, por cierto, también se va a poner la zona azul en el entorno del Edificio Negro, de donde se quitó por obras, explicó el concejal.